null: nullpx
Papás y Mamás

Tics nerviosos en mi hijo: cómo podemos ayudar desde casa

Los expertos definen a los tics nerviosos como movimientos involuntarios, bruscos, cortos y repetitivos de cualquier grupo muscular.
17 Mar 2016 – 1:04 PM EDT


Los expertos definen a los tics nerviosos como movimientos involuntarios, bruscos, cortos y repetitivos de cualquier grupo muscular.
Generalmente suele desaparecer sin tratamiento y pueden denominarse espasmos mímicos.

Pero aquí te informamos algunos ítems para tener en cuenta, y ayudar desde casa:

No intentar controlarlos: se aconseja no retar al niño ni tratar de controlarlos. Ya que son conductas involuntarias, que el niño no puede suprimir y no las realiza a propósito.
Si como padres, le exigimos control vamos a promover más angustia y estrés en su vida.

Reconocer el motivo: a veces conversando con nuestro hijo, se puede reconocer: cuál es la situación que le está provocando el tics.
Al tener identificada la situación particular, podemos ayudar orientándolo para evitarla o enfrentarla.

Fortalecer su autoestima: enfocarse SIEMPRE en las fortalezas de nuestros hijos. Para que puedan enfrentar las dificultades con confianza y amor.
Acompañar sus sentimientos: es esperable sentir vergüenza, tristeza o culpa durante la aparición de los tics. Acompañemos con amor…

No reiterar el tema: tratar el tema en casa con total naturalidad y sin recaer en la repetición continua.

Ofrecerle métodos de relajación: podemos transmitirles técnicas de respiración o visualización de imágenes favoritas.

Orientaciones generales para reconocer signos o síntomas de un tics según medio de consulta:

Sacudir el cuello, realizar gestos o muecas faciales, toser, repetir palabras, saltar, repetir e inventar sonidos, decir términos no aceptados socialmente.

Sugerimos asistir a una consulta con el pediatra:
• Si el tic se manifiesta por más de un año o se hace más frecuente.
• Si le dificulta al niño realizar alguna de sus tareas diarias o afecta su rendimiento escolar.
• Si afecta sus relaciones interpersonales.
• Si afecta su comunicación con el habla.

El pediatra puede solicitar trabajar en equipo con otros profesionales: el neurólogo pediatra y el psiquiatra.

Y tú, ¿qué otros ítems que nos ayuden puedes brindarnos sobre los tics?

Más contenido de tu interés