Papás y Mamás

Problemas en el matrimonio: ¿Primero los hijos y luego la pareja?

Problemas en el matrimonio

Cuando somos padres le damos prioridad a los hijos y es completamente lógico y entendible, pero ese gran amor no debería desplazar a la pareja. Entonces, ¿se trata de poner en primer lugar al cónyuge y dejar a un lado a los hijos?

Lo cierto es que si no trabajamos en la relación de pareja, el amor y la pasión se van apagando. Si no se construyen espacios para estar juntos, poco a poco nos convertimos en extraños, llegamos al punto de no saber lo que el otro piensa o siente y dejamos que ese amor tan hermoso y tan grande por los niños, nos ciegue.

Si le damos prioridad a la media naranja, estamos beneficiando a toda la familia, porque estamos cimentando las bases. En gran parte, la vida en familia se forja con una vida en pareja feliz.

Los hijos crecen demasiado rápido, pero la relación con tu compañero de vida también es importante y requiere sacrificios y preocupación, que se dedique un tiempo exclusivo y de calidad. No es tan fácil como parece, es que nos sentimos culpables y egoistas por hacer planes sin los pequeños, ya parece que no se disfruta igual hacer una actividad sin ellos o pensar en vacaciones para dos.

¿Has tenido citas con tu pareja después de los hijos? Si la respuesta es NO, es hora de empezar. Porque las citas no deberían desaparecer con el matrimonio o la llegada de los niños. Hay que llamar a la abuela, a la tía o a la niñera. De vez en cuando no está mal divertirse, ponerle chispa e imaginación a los cortos momentos, será muy beneficioso. Preocuparse por el otro, cultivar el amor y los detalles, hacer planes dentro y fuera de casa, halagar al otro y demostrarle afecto, debe hacerse a diario.

No es cuestión de dar prioridad al cónyuge y dejar a un lado a los hijos. No se trata de dar 100% para los niños y olvidar a la pareja, se trata de equilibrio para que todo funcione.


RELACIONADOS:Consejos Papás y Mamás