Papás y Mamás

Para mamás que quieren volver a trabajar, compartir información personal puede ayudar

Hasta ahora, las etiquetas ‘no escritas’ indican que si una mujer aspira a tener igualdad de condiciones en un empleo, la información relacionada con la vida en el hogar debe quedarse en casa. Pero las cosas parecen estar cambiando...
27 May 2016 – 10:20 AM EDT



Cuando las mujeres que están intentando volver al mercado labora l comparten información personal en las entrevistas de trabajo que les permite explicar por qué estuvieron sin trabajar por tiempo dramáticamente aumentan sus posibilidades de ser contratadas, asegura un estudio.

La investigación fue hecha por dos mujeres economistas y muestra que hablar de la familia para explicar ‘brechas’ en la hoja de vida puede ser la mejor manera de conseguir el trabajo que las mamás están buscando. Es decir, no negar la existencia de una vida privada y ser honestas puede ser más que beneficioso a la hora de regresar al mercado laboral que hablar sólo de la experiencia profesional.


Decir o no decir

Hasta ahora, las etiquetas ‘no escritas’ indican que, en durante una entrevista de trabajo, si una mujer aspira a tener igualdad de condiciones en un empleo, cualquier información relacionada con la vida en el hogar debe quedarse en casa. Básicamente no hay que mencionar nada relacionado con la familia.

A esas reglas no escritas, se le suma el miedo que tienen muchas mujeres de que si mencionan su vida familiar o la cantidad de hijos, esto puede tener un impacto negativo en la percepción del que la entrevista y puede reducir sus chances de conseguir el trabajo.


Este concepto es tan fuerte y ‘universal’ que tanto la persona interesada en conseguir trabajo cómo el empleador evitan de todas formas preguntar o comentar acerca de la vida privada de la mujer, si tiene hijos y otras cosas relacionadas con la familia.


Y tiene un peso enorme, considerando que un 80 por ciento de las mujeres con estudios universitarios que están en la fuerza de trabajo son las llevan la mayor parte de las responsabilidades cuando se trata del cuidado infantil y crianza familiar.


El estudio hecho por dos economistas de la escuela de Leyes de Vanderbilt contradice este estilo de entrevistar y asegura que las mujeres tienen más posibilidades de conseguir el puesto que buscan si comparten información relacionada con su vida familiar, algo que puede ayudar a explicar, por ejemplo, por qué en su hoja de vida hay períodos de tiempo “sin trabajo”.

“Nuestro estudio provee evidencia de que las mujeres que esconden o evitan compartir información personal tienen muchas menos probabilidades de ser contratadas”, explica Joni Hersch, profesora de Derecho y Economía en la Universidad de Vanderbilt.


"Los empleadores prefieren contratar a candidatos que proporcionaron información para explicar una brecha en su hoja de vida”. Cualquier información que pueda dar cuerpo a la historia y la cualificación mejora de las perspectivas de empleo en relación con ninguna explicación", agregó por su parte, la otra autora del estudio Jennifer Bennett Shinall.

El estudio demuestra que las mujeres que compartieron información personal tuvieron hasta un 40 por ciento más de posibilidades de ser contratadas, en comparación a aquellas que no.


Mejor saber


Las investigadoras explican que este concepto va de la mano con las conductas económicas: “los individuos prefieren lidiar con riesgos conocidos que con riesgos inesperados”:

Nada en contra de la ley


Según las investigadores, las guías de la Comisión de Igualdad en la Oportunidad de Empleo (EEOC por sus siglas en inglés) no son leyes sino recomendaciones y por ende no está prohibido por ley que el entrevistador pregunte sobre temas familiares.


Las investigadoras también concluyen que sería oportuno que haya un cambio en estas recomendaciones y que tanto el empleado como el empleador puedan tener una conversación honesta acerca de necesidades y deseos de cada una de las partes, en especial cuando se trata de conseguir el famoso balance entre trabajo y vida familiar.


"Tenemos un número significativo de mujeres con educación superior, altamente calificadas que se toman algunos años para criar a sus hijos y quieren volver al mercado de trabajo. Y pareciera que están recibiendo malos consejos de ‘recruiters’ que instan a fingir su vida privada no existe”, dijeron las especialistas.


Más contenido de tu interés