Papás y Mamás

Mamá de víctima de Sandy Hook escribe a las familias de las víctimas de Orlando

"Lo siento. Lo siento mucho. Siento mucho que la tragedia aquí en Sandy Hook no fue suficiente para salvarle la vida a sus seres queridos."
14 Jun 2016 – 9:21 PM EDT

Nelba Márquez-Greene es la mamá de Ana Grace Márquez-Greene, una niña de 7 años que murió durante el ataque a la escuela Sandy Hook, en Newtown, el 14 de Diciembre del 2012.

Tras el tiroteo que dejó 26 muertos, entre ellos 20 niños, Nelba se convirtió una activista a favor del uso con sentido de armas (gun sense) y es una oradora que recorre el país bajo el lema #lovewins, buscando apoyo para cambiar la legislación y además para llevar consuelo a miles de familias que son víctimas de terribles actos de violencia por armas.

Este es el post que compartió en su página de Facebook ‘Remembering Ana Márquez-Greene’, escribió un emotivo mensaje en el que les envía palabras de condolencias, consuelo y amor a las familias de las víctimas de la masacre en Orlando.


" Estaba durmiendo hasta tarde porque recién había regresado de trabajar en Canadá. Mis amigos vinieron para hacer nuestra caminata que teníamos planeado. No tenía mi teléfono. Cuando regresé a la casa mi teléfono está sonando como loco. Mensajes preguntando ¿estás bien?, ¿dónde estás?, “estamos rezando por tí”, “te quiero”.


Todavía no lograba entender qué estaba pasando. No tengo más una cuenta personal en Facebook y el televisor estaba apagado. No chequeo las noticias. Luego lo vi en Twitter y vi los números aumentar en tiempo real. Primero algunos muertos, luego múltiples, luego 20 y ahora 50.


Mi primera reacción fue visceral. Conozco el horror de esperar. Un helicóptero voló por encima. Hizo todo demasiado real. Demasiado familiar. Entré en pánico. Llamé a un amigo. Lloré. Cincuenta personas. Estoy reviviendo lo que es ser un miembro de la familia a la espera de saber qué ha pasado.

Y luego ella me dijo. Un ataque contra un grupo gay. Un grupo específico. Tal cómo pasó hace un año por ésta época. El 17 de Junio. Una Iglesia de la comunidad afroamericana. Mi cabeza va a mil.

“No puedo ir a Wisconsin”

Estoy cansada. Acabo de regresar de Canadá. Y mañana es Wisconsin, pero estoy tan asustada. Quiero enrollarme en posición fetal en el sofá y mirar películas de Harry Potter con mi hijo. Quizá construya una barrera protectora de balas alrededor de mi casa y ordene mercado online de Peapod todo el verano. O por el resto de nuestras vidas.

Pero mi mensaje siempre fue y siempre será “el amor gana (love wins)”. Y es por eso que debo ir a Wisconsin. ¿Cómo le digo a mi hijo que 50 personas murieron de la misma manera que su hermana? Y qué pasó en uno de nuestros lugares favoritos: Orlando, Florida.

Estoy esperando que la Iglesia reaccione de una manera tan impactante a la violencia de armas como mucha gente reaccionó al hecho de quién puede orinar en los baños de Target.

Tengo un mensaje para las familias de Florida:

Lo siento. Lo siento mucho. Siento mucho que la tragedia aquí en Sandy Hook no fue suficiente para salvarle la vida a sus seres queridos. Intenté evitarlo y no dejaré de intentar. No se les ocurra de ninguna manera escuchar a UNA persona que insinue que esto es culpa de sus seres queridos porque eran gay o por otra razón. Tampoco es la ira de Dios.

Nos hicieron eso cuando pasó lo de Sandy Hook. Y me rompieron el corazón. Recibirán amor desde un millón de lugares. Acéptenlo. Cuidense. Este será un viaje para siempre. Cosas feas aparecerán en el camino. Borrénlas. Ignorenlas. Déjenlas ir.

Sus pérdidas traerán lo peor Y lo mejor de cada uno de nosotros. Quizá nos comprometamos a ser lo mejor que podamos ser para honrar eso que ahora nos duele tanto.

Voy a Wisconsin a llevar el mensaje de que el amor gana. En honor a sus seres queridos. Porque el odio, la maldad y el prejuicio no pueden silenciar el amor, el coraje y lo bueno.

No se que le voy a decir a mi hijo. Pero se que me comprometo a aprender acerca de cada uno de sus seres queridos. Y nos comprometemos como familia a aprender sobre sus vidas y los legados que se construyan para recordarlos. Pero lo siento tanto. Porque ustedes no deberían haber pasado por esto. Deberían estar planeando sus vacaciones de verano en la playa y los asados y las fiestas de cumpleaños y graduaciones. Y yo se que nunca más será lo mismo.

Mi hijo aprenderá acerca de sus seres queridos. Y nosotros nunca olvidaremos. Diremos sus nombres en voz alta. Recordaremos a sus hijos. Así como ustedes recuerdan y aprendieron sobre los nuestros.

Y queridos amigos con corazones generosos por favor ESPEREN a hacer donaciones hasta que sepan que sus dólares que tanto le costaron ganarse serán para las víctimas y no para individuos, organizaciones y grupos que crean para beneficiarse de estas tragedias.

Los tiroteos masivos de Estados Unidos no deberían ser el día de pago de United Way o una fuente de financiación de una ciudad específica para construir un centro para personas mayores . Millones se donaron para Sandy Hook . Muy poco en realidad nos llegó a las familias . Y las víctimas de la violencia de las armas tendrán una vida de necesidad. Antes de dar pregunta dónde irán sus dólares. Especifica que deseas que vaya a las familias de las víctimas.

Amigos, eres o parte del problema o parte de la solución. Las víctimas no pueden soportar este dolor solos. Por favor ayuden.

Hablen de la violencia por armas en la casa, en su Iglesia o comunidad. Unanse a grupos como Moms Demand Action For Gun Sense in America o cualquier otro grupo con el que se sienten identificadas.

Y si alguien es lastimado o víctima de bullying porque es gay, por favor visiten

Si conoces a alguien que muestra el odio extremo hacia un grupo o individuo, que tiiene acceso a las armas y sientes que puede lastimar a alguien, por favor llama inmediatamente a la policía . Seamos a ser más que transeúntes. Salvemos vidas.


Desde Sandy Hook. De parte de los padres de Ana y Isaiah

Los queremos. Estamos con los corazones rotos.


Nelba Márquez-Greene

Isaiah Márquez-Greene


Publicidad