Los muchachos jóvenes y la tecnología: 3 mitos

  Como muchos padres, estoy fascinado con los muchachos jóvenes y la tecnología y me preguntaba si sería bueno compartirlo con mi hija. Un artículo erudito en la materia, publicado en la edición del primer trimestre de Childhood Education, escrito por Lydia Plowman y Joanna McPake, dos investigadoras especialistas en la educación, disipan los mitos acerca …
Univision
7 Ene | 3:47 PM EST


 
Como muchos padres, estoy fascinado con los muchachos jóvenes y la tecnología y me preguntaba si sería bueno compartirlo con mi hija. Un artículo erudito en la materia, publicado en la edición del primer trimestre de Childhood Education, escrito por Lydia Plowman y Joanna McPake, dos investigadoras especialistas en la educación, disipan los mitos acerca de los muchachos jóvenes y la tecnología. No es casualidad que éstos coinciden con algunos de mis errores cuando mi hija estaba más joven. A continuación, algunos de esos mitos:

1. Los muchachos jóvenes no necesitan que les enseñen tecnología

Cuando yo tenía 12 años, mi responsabilidad era programar en VCR para mi abuela, algo que ella decía estaba más allá de su conocimiento. En un esfuerzo por mantener a mis hijos “desconectados” el mayor tiempo posible, demoré en exponerlos a las computadoras, videojuegos, y finalmente, a los teléfonos celulares.

Sin embargo, mi hija estaba molesta por sus incursiones iniciales en la tecnología. Enseñarles a tus hijos cómo usar los recursos tecnológicos, te da el beneficio de estar en primera fila de sus actividades en línea. Sin embargo, mientras ella lo que aprende ahora quizás no aplique cuando sea adulta (ni siquiera en 5 años, tomando en cuenta el ritmo de los avances tecnológicos), no hace daño inculcarle la paciencia para involucrarse en la nueva tecnología que puede ser frustrante de aprender, pero maravilloso de utilizar.

2. Todo es educativo

Al principio, yo dudaba sobre si debía permitirle a mi hija jugar con una computadora, hasta que hacerlo resultaba ser un apoyo para que aprendiera el alfabeto. Entonces, tomé otro camino, pensando que todo lo que tuviera una luz intermitente y la energía de una pila era una herramienta de enseñanza. Algo de esta tecnología es sólo un entretenimiento, lo cual está bien. No todo tiene que ser una experiencia de aprendizaje, algunas veces puede ser sólo divertido.

También, los muchachos pueden desarrollar unas habilidades inesperadas, basadas en el progreso de la tecnología. Mi abuela solía decirme que jugar con los videojuegos no me llevaría a algo bueno. Ninguno de los dos sabíamos que el dominio esta actividad me convertiría en un candidato ideal para ser un piloto de avión no tripulado.

3. Demasiada tecnología limitaría sus habilidades de tener interacciones sociales saludables

El comediante Louis C. K. muy seguido lanza una percepción interesante sobre la crianza en sus crudas presentaciones. En una reciente comparecencia en Conan, el comediante ofreció un punto de vista diferente. Explicó por qué no les permitía a sus hijos usar el smartphone: “no estoy criando niños, estoy criando a las personas mayores que algún día serán”, dijo. Y después comentó, “mientras los muchachos están usando los smartphones, no miran a las personas cuando les están hablando y no forjan la empatía.”

Como todo en la vida, el desarrollo social saludable depende de cuánto se involucran los padres con sus hijos y la tecnología. Yo superviso los medios sociales de mi hija, que es una excelente manera de supervisar su desarrollo social. Si veo que ha publicado un comentario conteniendo palabras duras—como cuando sugirió que se debería disparar a aquellas personas que les gusta matar lobos—a veces tengo que intervenir y tener una discusión sobre lo que hubiera sido apropiado escribir. Francamente, eso me ha convertido en un padre más involucrado.

¿Cuándo fue o será que expongas a tus hijos a la tecnología?