null: nullpx
Papás y Mamás

Lo importante que debe aprender tu nene de 3-6 años

Enseñar lo que realmente cuenta
16 Feb 2016 – 11:45 AM EST

Los primeros años de vida de nuestros hijos son los más importantes pues en ellos se cimientan los conocimientos, valores y experiencias que los pequeños interiorizan gracias a su interacción con las personas y su entorno y que constituyen la base sobre la que construirán aprendizajes posteriores cada vez más complejos y necesarios para desenvolverse en la vida.

Si eres padre o madre de un niño pequeño lo más probable es que sientas interés por saber qué aprendizajes son los más importantes en la etapa que va de los 3 a los 6 años (edad preescolar).

¿Cuáles piensas tú que son los más significativos? ¿Saber identificar y distinguir los colores?, ¿conocer las figuras geométricas?, ¿hacer trazos con el lápiz?, ¿recortar papel?, ¿colorear un dibujo sin salirse?, ¿saber contar hasta 30? ¿leer y escribir?

Pues no, estos no son los aprendizajes más relevantes en la vida de tu hijo pequeño. Lo esencial es que tu niño interiorice valores que le ayuden a crecer interiormente y lo hagan mejor persona.

En el presente artículo voy a compartir contigo todos los aprendizajes relacionados con los valores que harán de tu hijo un ser humano competente a nivel social y emocional, valores que la familia y la escuela tienen la responsabilidad de inculcar a través de sus enseñanzas.

Aquí los tienes:

  • La felicidad. La felicidad se construye y está en tus manos que tu hijo aprenda a hacerlo. Despierta en tu niño la chispa que hace que se maraville e ilusione con los pequeños detalles de la vida.
  • Los sueños. A los niños hay que motivarlos para que sueñen a lo grande y se esfuercen por cumplir sus deseos e ilusiones. Deben aprender que fracasar no consiste en no conseguir lo que ellos desean. Fracasar es no intentar luchar por sus sueños.
  • La libertad. Es fundamental que los niños sean libres para pensar, amar, expresarse, etc. y desarrollen a su vez el sentido de la responsabilidad.
  • Los errores. A los pequeños hay que enseñarles a no tener miedo a equivocarse. Cometer un error no es más que el inicio de una oportunidad para aprender.
  • El amor. El amor genera amor. En este sentido, un niño que se siente amado será capaz de amar también. Prediquemos siempre con el ejemplo.
  • Los límites. Interiorizar todas aquellas reglas que regulan la convivencia es fundamental en la vida de un niño pues esto le ayudará a desenvolverse en la vida con responsabilidad y autonomía.
  • La amistad. Es importante que los niños se relacionen y forjen amistades sanas, esas que les enriquecerán como personas y les reconfortarán tanto en los buenos como en los malos momentos.
  • El respeto. Debemos alejar a los niños de los prejuicios, los estereotipos, la intolerancia y discriminación. Los pequeños han de aprender a respetar a los demás sin peros ni condiciones.
  • La empatía, la solidaridad, la generosidad y la bondad. Enseñemos a los niños a ponerse en la piel del otro, a preocuparse por el sufrimiento y dolor ajenos y a tender su mano a quien lo necesite.
  • El perdón. Es importante que nuestros hijos sean capaces de pedir perdón cuando han dañado a alguien porque eso les dignifica. De igual forma, no guardar rencor al prójimo y saber perdonarlo son actos que ennoblecen el corazón de tu hijo.
  • Los miedos. Ayudemos a los niños a identificar sus miedos, a gestionarlos y a afrontarlos para superarlos. Es importante que sepan que nosotros estaremos ahí para ayudarles.
  • La ayuda. Los niños deben aprender a pedir ayuda cada vez que lo necesiten sin sentirse avergonzados por ello. De la misma forma hemos de enseñarles que ayudar a quien lo necesita es un acto de bondad que no solamente enriquece a quien lo recibe sino también a quien lo da.
  • La gratitud. Es fundamental que los niños aprendan a ser agradecidos y para ello padres y educadores debemos esforzarnos por ser su ejemplo.
  • Las emociones. La ira, la alegría, la tristeza, etc. son emociones que tu hijo debe aprender a identificar, gestionar y expresar con el fin de que se sienta bien consigo mismo y con los demás.
  • El sentido de la justicia. Es de suma importancia que nos esforcemos por enseñar a los niños cuáles son sus derechos y a protegerlos, a defenderse de las injusticias y a distinguir lo que está bien de lo que está mal para que actúen siempre con bondad.
  • Conocer, amar y respetar la cultura en todas sus manifestaciones: música, pintura, escultura, literatura, etc. Esto permitirá que desarrollen su creatividad, sensibilidad y potencial interior.
  • Jugar. El juego es el principal recurso de diversión y aprendizaje en la infancia. Permitamos que los niños jueguen solos y con otros niños. Juguemos también los padres con ellos y estrecharemos sólidos vínculos emocionales con nuestros hijos.
  • Cuidarse. Los niños han de aprender a cuidar de su salud desarrollando hábitos adecuados relacionados con la alimentación, la higiene, el sueño, el ejercicio físico, etc. Los padres debemos ser su referente.
  • La verdad. Enseñemos a los niños que mentir cierra las puertas de la confianza y que es importante ser honestos con uno mismo y con los demás siempre.
  • Crear. Debemos estimular la imaginación y la creatividad de los niños. Para ello ofrezcámosles recursos y démosles oportunidades para que creen e inventen. Esto les permitirá desarrollar todo su talento.
  • Amar y respetar la naturaleza. Cuidar el entorno que les rodea, la fauna y la flora, es una forma respetuosa y responsable de aprender a convivir.
  • Aceptarse. Los niños deben tener confianza en sí mismos, aceptarse y quererse tal como son de una forma incondicional. Los adultos somos los responsables de reforzar en ellos una autoestima positiva.
  • Sed de nuevos aprendizajes. Estimulemos el espíritu curioso de los niños y hagamos que sientan deseos por descubrir el mundo y aprender.

¿Qué otros aprendizajes consideras tú que son importantes en la vida de un niño pequeño? Cuéntanoslo.


RELACIONADOS:Papás y MamásEducación

Más contenido de tu interés