null: nullpx
Papás y Mamás

¿La maternidad es para mí? 7 Tips a tener en cuenta si piensas en ser madre

16 Ene 2015 – 12:31 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La maternidad es algo que nace del corazón no solamente de las entrañas, querer ser madre es más que el embarazo y dar a luz a un bebé, es afrontar la crianza y esa dulce y sacrificada condición de las mujeres. Puedes leer mil libros o artículos, asistir a cursos, hablar con cientos de personas, pero nadie te puede decir cómo es exactamente, porque eso hay que vivirlo.

Con la maternidad, la mujer madura, crece, y sigue adelante con los amores más grandes de su vida, sus hijos. Una mujer nunca estará lista para ser madre, cada momento sumará como un proceso de aprendizaje. ¿Te has preguntado si estás o no preparada para ser madre? Aquí tenemos 7 tips para ti.

  1. Tu vida va a cambiar 100%

Con un hijo, te cambia la vida, nada vuelve a ser igual y nada tiene ni tendrá el mismo significado. Todo va a girar en torno a tus hijos, incluso cuando ya han crecido. Las prioridades son distintas. No vuelves a dormir hasta tarde, es más, no vuelves a dormir profundamente; las vacaciones nunca serán iguales, las salidas a pasear o a un restaurante no tendrán punto de comparación.

Serán 9 meses de embarazo, muchos cambios físicos y hormonales, malestares, dolor, etc. También vendrá el parto que podría ser de forma vaginal o por cesárea y todo lo que implica. Después de tener un bebé, habrá ocasiones en las que no te reconocerás. Lo más notorio es que posiblemente tengas que lidiar con estrías, tu metabolismo puede que se vuelva un poco lento y te cueste bajar de peso. Hay mujeres que hacen todo lo posible y gastan mucho tiempo, energía, dinero y horas en el gimnasio para mantenerse y volver a tener un cuerpo tonificado, pero eso no es posible para todas las personas.

  1. Preparación en la parte económica

Para la llegada de un hijo hay que pensar en muchos aspectos en cuanto a lo económico. Por ejemplo, seguros y manutención. Debes tener un seguro médico que pueda cubrir los costos de los controles del embarazo, el parto, los controles médicos del recién nacido, etc. También necesitarías mantener una dieta saludable, cubrir los costos de la fórmula hasta el año de edad si no puedes dar leche materna o si la combinas con leche de este tipo, pañales hasta los 3 años de edad, ropa, meriendas, juguetes. Eso sin contar con ir pensando en un seguro y un ahorro programado para los estudios en el futuro.

  1. Llevar un estilo de vida saludable

Para traer a un hijo al mundo el cuerpo de una madre debe estar preparado. Se debe comer lo más sano posible con poca grasa, poca azúcar, todo rico en proteínas, vegetales y frutas. No bebidas alcohólicas, cero cigarrillo y lo ideal es que se haga ejercicio regularmente. Después del parto, hay que seguir cuidándose sobre todo si se va a amamantar al bebé y luego cuando crecen se debe dar el ejemplo para que los hijos coman de esta misma forma y hagan ejercicio regular.

  1. Cambia la vida en pareja

Ya no serán dos y pensar todo para dos. Se tiene que pensar en tres o más. Serán menos espontáneas las manifestaciones de amor y la sexualidad con el cónyuge porque un hijo ocupará gran parte del tiempo y atención. Por eso hay parejas que deciden vivir su eterna luna de miel sin interrupciones.

  1. La crianza y el apoyo del padre y familiares

La crianza no es fácil y para una madre asumirlo sola es una tarea mucho más difícil. El apoyo del padre es muy importante, se viva o no con la pareja. También lo es tener familiares cerca para apoyar, ya que sería un alivio poder contar con ellos para el cuidado de los pequeños.

  1. La vida profesional versus tu papel de madre y esposa

Si te has preparado, tienes una carrera profesional, has logrado muchas metas y quieres seguir haciéndolo, pero también deseas ser madre; tal vez debas pensar bien en las condiciones en las que deseas criar a tu hijo. Es posible que no quieras tener un hijo para que otras personas cuiden de él y apenas puedas verlo por las mañanas unos minutos y cuando llegues de trabajar ya esté dormido. Cambiar un trabajo de tiempo completo por algo de medio tiempo, dejar de trabajar por unos años, pensar en otro tipo de trabajo para poder estar disponible para los hijos, son algunos de los cambios que podrían darse.
Finalmente, nada ni nadie te debe presionar a ser madre, la edad (después de los 30 años), los comentarios de amigos o familiares en tu entorno. La maternidad trae consigo sacrificio y trabajo arduo con unas recompensas muy dulces (sonrisas, felicidad) pero sacrificio al fin y al cabo.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásEmbarazo
Publicidad