Papás y Mamás

Expertos: el cloro de la piscina puede ocasionar alergias y hasta asma

Nada mejor que un chapuzón en la piscina para disfrutar de una tarde de verano, pero con la alegría y diversión vienen también los riesgos.
6 Jul 2016 – 11:18 AM EDT


Para muchas personas el olor a cloro está asociado con horas de piscina, clases de natación y hasta recuerdos de la infancia. El cloro es un ingrediente necesario para mantener a las albercas limpias, en especial cuando son públicas y tienen muchos ‘visitantes’.


Pero el cloro puede también generar alergias y hasta asma en los chicos, según coinciden estudios globales. Mientras que es necesario para proteger a los pequeños que disfrutan de las piscinas, también representa riesgos.


Un estudio hecho en Bélgica en el año 2006 mostró como el uso de cloro en las piscinas cubiertas hacía más factible que los chicos menores de 7 años desarrollaran asma y que, obviamente, el efecto es peor en chicos que nadan en forma frecuente.

Just Add Water: juegos y juguetes para darle la bienvenida al verano

Loading
Cargando galería

El asma afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo y es la causa más frecuente de enfermedad infantil respiratoria crónica.


Las piscinas al descubierto también representan riesgos para los chicos. Según un estudio hecho por la Sociedad Respiratoria de Europa, el uso regular de piscinas exteriores también incrementa las posibilidades de desarrollar asma.

Esta probabilidad de desarrollar asma aumenta, según los expertos, cuanto más pequeño sea el niño, cuanto más tiempo permanezca en el agua y si ingieren mucha agua de la piscina


20 actividades de verano que no requieren playa o piscina

Loading
Cargando galería

En el 2013, Neumosur, una asociación que reúne a neumólogos y cirujanos torácicos del sur de España, difundió un comunicado con la advertencia sobre los riesgos del cloro en las piscinas públicas.


Los especialistas recordaron en su comunicado que, cuanto más pequeños son los niños , más vulnerables resultan a productos irritantes como el cloro.

Aunque existen actualmente procesos alternativos al uso del cloro para controlar la calidad e higiene de las piscinas, el uso de cloro sigue siendo la técnica más común.


Uno de los primeros síntomas que manifiesta un niño afectado por el exceso de cloro es la irritación de las mucosas oculares, de la nariz y de garganta. Esta irritación puede, producir tos y vómitos.


Otras reacciones al exceso de cloro son erupciones en la piel, incluido eczema, picazón y ardor de ojos y decoloración del cabello.


Aún se necesitan más estudios para conocer con mejor detalle el efecto del cloro en el sistema respiratorio de los chicos.


Mientras tanto, los especialistas sugieren:


- Ir a la playa en vez de la piscina


-En el caso de escoger piscinas, buscar aquellas que tienen reglas más estrictas en cuanto a la higiene antes de entrar a la alberca (como duchas obligatorias, uso de gorros, etc)


– Procurar ir a piscinas que no sean tan populares o que tradicionalmente estén llenas de gente.

– Preguntar acerca del mantenimiento y ventilación de la piscina a la que llevas a tu familia en forma frecuente y corrobar que las bombas y los sistemas de filtración estén funcionando, es decir escuchar que hagan ruido y que estén activados.

– SI tienes una piscina en casa, intenta evitar el uso de cloro y si lo usas, sigue las recomendaciones e instrucciones en forma correcta para evitar excesos y lesiones.

En ese sentido, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), advierten las lesiones asociadas a los productos químicos para las piscinas, como el cloro. dan lugar a 5,200 consultas médicas de emergencia cada año.


Casi la mitad de estas lesiones suelen ocurrir en piscinas de residencias privadas. Las personas que utilizan estos productos químicos pueden sufrir lesiones al inhalar los vapores, abrir los recipientes de estas sustancias químicas, intentar disolverlas o al manipularlas sin precaución. También puede haber lesiones si estos productos químicos salpican los ojos. Los CDC recuerdan que este tipo de lesiones no solo ocurre en personas que manipulan los productos químicos, también pueden afectar a los nadadores y a las personas que están cerca del área.

RELACIONADOS:Papás y MamásNiñosSalud

Más contenido de tu interés