null: nullpx
Papás y Mamás

El canto prenatal: crear un vínculo entre madre e hijo desde la voz materna

A través del canto prenatal, el sonido y la vibración de la voz de sus padres transmiten amor al bebé
11 Ago 2016 – 06:19 AM EDT
Reacciona
Comparte

Los seres humanos estamos asistiendo a la era de las comunicaciones: somos capaces de lanzar mensajes a cualquier persona mediante mil sistemas distintos y al instante. Sin embargo, cuando el mundo entero vive la revolución de la tecnología, quizá olvidando las relaciones personales directas, el canto prenatal propone centrarnos en la comunicación humana “hacia adentro”, desde el elemento musical más poderoso que poseemos: la voz Humana, La Voz Materna.

¿Es posible comunicarse con el bebé durante la gestación? ¿Podemos influir en el bienestar físico y emocional de éste? ¿Cuál es el entorno sonoro que le rodea? ¿Se puede estimular al feto durante el embarazo?

Qué es el canto prenatal
El canto prenatal es una técnica multidisciplinar que persigue favorecer la comunicación madre-bebé y padre-madre-bebé utilizando como elemento canalizador la voz materna y paterna. En nuestro equipo, seguimos el modelo de M.L Aucher, organizando las sesiones en torno a los elementos sonoros: vibración, ritmo, melodía y palabra. Combinamos este trabajo, además, con dinámicas de grupo, actividades de escucha, visualizaciones y creación de canciones en un espacio que permite compartir emociones con el resto de las familias que esperan un bebé.


¿Por qué la voz materna?
Al contrario de lo que se suele creer, el bebé está inmerso en un ambiente sonoro intenso: Escucha multitud de sonidos endógenos (como la respiración, los latidos de ambos, la digestión o el líquido amniótico) y exógenos (todos los sonidos exteriores que se filtran a través de los tejidos de la madre, la placenta y el líquido amniótico). Elevándose sobre todos ellos, y en un rango de frecuencias que lo facilita, está la voz materna. Ésta llega al bebé de manera privilegiada porque no sólo se transmite por el aire, sino también a través de la columna vertebral. Como si se tratase de un violonchelo, la vibración de la voz llega al vientre y se amplifica.

El bebé (por una cuestión de pura supervivencia) identifica perfectamente y “graba” el sonido de la voz de la madre (y paterna) para reconocerla cuando salga al mundo exterior. Esto ocurre a partir de la semana 20 de gestación, cuando la cóclea alcanza las dimensiones adultas. Hasta entonces, el bebé ha percibido a través de to da su piel, huesos y órganos, a nivel vibración, experimentando una percepción corporal total.

Trabajar esta maravillosa herramienta de comunicación y mejorar su calidad, “activando” los puntos de vibración corporales para que se transmita mejor, es uno de nuestros principales trabajos en el aula.

Beneficios del Canto Prenatal
Son muchos los contenidos que se trabajan en las sesiones y múltiples los beneficios que madre (y padre) e hijo experimentan:
- Familiarización progresiva con los elementos de la música y con la capacidad expresiva que ésta nos ofrece
- Utilización de la vibración de la propia voz para mejorar la conciencia corporal (especialmente de aquellos puntos que intervienen en la gestación, el trabajo de parto y/o el puerperio)
- Mejora del bienestar físico y emocional
- Embarazo consciente. Empatía con nuestro bebé.
- Mejora de la expresión comunicativa y emocional
- Aprendizaje de un repertorio de canciones específicas
- Ayuda en la adquisición del nuevo rol (madre) de la mujer
- Autopercepción corporal positiva
- Pertenencia a un grupo (tribu) de madres (padres) que se apoyan mutuamente

Pero el gran objetivo es EL VÍNCULO.
El vínculo es la relación íntima, única e indestructible entre madre (padre) e hijo y que va a perdurar toda la vida. El óptimo establecimiento de éste contribuye de manera esencial al bienestar físico y emocional de nuestros hijos durante el resto de su vida.

Aprendizaje intrauterino. Estimulación temprana
“Nada tiene más impacto sobre el cerebro que la música: En el sentido de que afecta a la memoria, las emociones, el movimiento,... lo afecta prácticamente todo.” Stephan Koelsch

Que los bebés desde el mismo momento del nacimiento aprenden y absorben sin parar, ya no es ninguna novedad: todos lo tenemos clarísimo y son muchas las modalidades que podemos encontrar para “estimular” este aprendizaje.


Lo que poca gente conoce es el importantísimo aprendizaje intrauterino que experimenta el bebé. Así, está demostrado que los bebés de apenas tres días de vida reconocen su lengua materna y las distinguen de las demás: hay un importante aprendizaje del lenguaje en el vientre materno. Los estudios más avanzados sugieren incluso que la música es anterior al lenguaje. Las conexiones neuronales que se producen alcanzan niveles extraordinarios, y una vez más, el medio para llegar al niño, es la voz de la madre.

Muchas veces llegan a nuestra escuela padres preguntando si el canto prenatal es “estimulación temprana”. Y nosotras les contestamos: “si te diriges a un bebé, si le miras a los ojos, si le acaricias o le cantas o si le bañas, le estás estimulando. Del mismo modo, si cantas y hablas a tu bebé en el vientre con intención, si le dices que le esperas o que le quieres, si visualizas vuestro futuro juntos, también le estás estimulando”. Ponemos en nuestro horizonte el aspecto más humano: el vínculo, pero de camino, efectivamente, se produce una estimulación muy potente.

Recuperar la importancia de nuestra voz y las nanas tradicionales es esencial y dirigirnos al bebé con intención supone un momento de intimidad insustituible. El canto prenatal implica una madre activa, que participa y que se dirige a su bebé de manera consciente. Una madre que está en su lugar, asumiendo el rol que ha elegido. Y un bebé que se siente querido, deseado y abrazado por la voz de su madre.

Este viernes, 12 de agosto, a las 12pm ET estaremos conversando en vivo acerca del canto prenatal. ¡Te invito a que te unas! Prepara tus preguntas.

Reacciona
Comparte
Publicidad