null: nullpx
Papás y Mamás

Crecer jugando a las princesas: ¿es malo identificarse con ellas?

Las lecciones realmente importantes las aprenden en casa
14 Abr 2016 – 10:42 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
¿Qué tiene de malo soñar con ser princesa? Crédito: Dreamstime

Siempre recuerdo que en la universidad una profesora -al exponer sobre “hegemonía cultural"- comentó que a su hija no le permitía ver el canal de Disney ni jugar con Barbies argumentando que a través de esas muñecas y de ese canal de televisión se le transmitía a las niñas una visión del mundo "dominante y capitalista". Sin llegar a ese extremo, antes de ser mamá concordaba un poco con mi profesora y pensaba que a mi hija no la iba a incentivar a jugar a "las princesas" pues me oponía radicalmente al mensaje sexista que hay detrás de ellas. Las princesas no hacen nada y son dependientes de un hombre, su único valor (y sobrevalorado) es su belleza; con ese discurso, ¡por supuesto que no era mi idea que mi niña se identificara con ellas! Sin embargo, hoy disfruto tanto de verla jugar con tiaras y varitas mágicas que aprendí a relativizar un poco lo que pensaba y encontrar un término medio. ¿Acaso está mal que las niñas jueguen a ser bellas princesas?

No. Desde el punto de vista teórico, jugar a ser princesas no es malo porque los relatos transmiten mensajes optimistas. Así lo explica la psicóloga española Mireira Trias Folch: "El niño se identifica con uno de los personajes, sufre todo tipo de tribulaciones con el héroe o con la princesa y, finalmente, triunfa con ellos. Estos procesos suponen una esperanza de solución para los miles de anhelos e inquietudes cotidianas de los niños quienes, a menudo, no saben ni cómo llamarlos ni de donde provienen”. Los cuentos de princesas entonces trasmitirían que se pueden sortear las dificultades de la vida y -finalmente-ser feliz.


Es cierto que las princesas son todas bellas y suelen tener un carácter pasivo y dependiente
de un hombre. Pero, ¿es ese el mensaje que capta mi niña de dos años o esa es más bien la lectura que hacemos los adultos? Si mi hija ve a su mamá trabajar codo a codo con su papá para progresar día a día, ¿qué tan influentes son las princesas?

Creo que lo importante es lo que se enseña en casa; que ningún consumo es pasivo y que siempre es bueno que los padres acompañen a sus hijos en sus juegos y pasatiempos. No voy a negar que lo de Aurora, Cenicienta, Blancanieves y compañía es todo un mercado que "nos hace" consumir "princesas" en cientos de productos pero ¡vamos! Es mejor imaginar que se es princesa a encerrarse con los videojuegos o la tableta todo el día o ver programaciones para niñas de mayor edad. Las princesas están para que las niñas sueñen, sean coquetas...no me parece mal que quieran encontrar un príncipe azul cuando sean grandes. Si bien el príncipe de Disney no existe (como tampoco las princesas) sí están los nobles caballeros que son buenas personas, buenos esposos y buenos padres y saben amar de verdad. Esa es mi idea de príncipe real y no creo que esté mal que desde pequeñas querramos ser felices junto a alguien así.

Ahora bien, si lo que se cuestiona es que las pequeñas hoy están "mas princesas que nunca" y tienen un armario de atuendos predominantemente rosas, tutús, zapatos de tacones y tiaras y lleven a las princesas hasta en sus bombachas mi pregunta es: ¿Fueron las niñas las que compraron eso o sus madres? ¿Son las princesas las que obsesionan a las niñas o más bien las obsesionadas son las madres?

A lo que quiero llegar es que me parece muy dulce ver a mi hija corretear con su varita imaginando que convierte las cosas en carrosas o a sus muñecas en princesas. Me gusta verla con su coronita y saber que se siente especial por usarla. Es niña y todas –con o sin tiaras- son princesas. Permitámosle soñar a enamorarse y vivir en ese mundo idílico en el que -reconozcámoslo- todas soñamos alguna vez. Yo tengo 34 años y disfruto de películas que me hacen soñar como "Los puentes de Madison County" o "Diario de una pasión". Es mas, disfruto también de ver a las películas de Disney y me compenetro con sus personajes : ¿por qué se lo voy a prohibir a ella?

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad