null: nullpx
Papás y Mamás

Cómo hablarle a los hijos del triunfo de Donald Trump en las elecciones

Preguntas como "¿por qué si este señor es un ‘bully’ ahora es presidente?", "¿qué pasará con nuestras familias?", "¿mamá por qué lloras?" se han multiplicado en hogares de todo el país. Pero aún, en la sensación de incredibilidad y shock hay respuestas para estas preguntas.
9 Nov 2016 – 4:09 PM EST

Mientras la mitad del país celebra el sorpresivo (y temido por muchos) triunfo de Donald Trump en la carrera presidencial, miles de familias comienzan esta jornada postelectoral con angustia, tristeza y buscando explicaciones para entender este resultado.

En muchas familias, la victoria de Trump despierta miedo e incertidumbre: miedo a la deportación masiva que ha prometido el ahora presidente electo, miedo al abuso a las mujeres, miedo a la violencia. También genera una desilusión enorme para quienes querían hacer historia poniendo a una mujer en la Casa Blanca.

Y también genera angustia en los hijos, que durante la controversial campaña absorbieron la negatividad de la pelea electoral y que ahora, cuando pensaban que era hora de celebrar, ven a sus padres en silencio, llorando o visiblemente enojados.

Las redes sociales se hicieron eco de la angustia de los padres que preguntan cómo explicarle a los hijos por qué un persona que ha dicho tantas cosas feas acerca de las mujeres, de los inmigrantes, que ha amenazado con construir una pared para dividir el continente, ha conseguido tanto apoyo de la gente.

Mientras que emocionalmente es difícil explicar un por qué, lo primero que hay que decirle a los hijos es que son amados y que eso no cambiará porque Trump sea presidente. Que sus amigos y sus familias siempre estarán con ellos.


Preguntas como "¿por qué si este señor es un ‘bully’ ahora es presidente?", "¿qué pasará con nuestras familias?", "¿mamá por qué lloras?" se han multiplicado en hogares de todo el país. Pero aún, en medio de la incredulidad y shock hay respuestas para estas preguntas.

El comentador político de la cadena CNN Van Jones lo anticipó durante la cobertura electoral diciendo que muchos padres pusieron a sus hijos a dormir antes de conocer el resultado de las elecciones y que ahora tenían miedo de la hora del desayuno, es decir, del momento en el que había que decirle a los hijos quién era el presidente electo.


En la conversación con los hijos es clave insistir en que ellos no han hecho nada malo y que son amados. También que deben seguir tratando a los demás con respeto y compasión, aunque la percepción sea que el odio y el racismo se han impuesto.

También es importante lo siguiente:

Que sepan que son amados y que están protegidos: ellos necesitan esa reafirmación, necesitan ir a clases sabiendo que son valorados, que son amados y que hay un sistema que los protege, que incluye a padres, maestros, directores, vecinos. Que no están solos y que el amor no cambia por un resultado electoral.

Ser honestos y no querer esconder lo que pasa: la experta en Parenting y Desarrollo Emocional Denise Daniels recuerda que lo mejor en estos casos expresar las emociones frente a los hijos para ayudarlos a expresar sus emociones. “Hay que considerar la edad y capacidad cognitiva de los chicos, pero yo les recomiendo y les pido a los padres que expresen sus emociones frente a los hijos, que sean honestos y que les enseñen que las personas no siempre están felices y con una sonrisa, pero no es culpa de los niños. La honestidad es una herramienta emocional muy importante”, agregó.

Dejarles saber que está bien sentirse triste o preocupado: otra forma de ayudar a los chicos es hacerles saber que no está mal sentirse mal. Que no hay bien o mal cuando se trate de las emociones, pero que esto pasará y que siempre pueden hablar con nosotros sobre esto. Daniels explica que cuando los chicos logran entender por qué sienten lo que sienten o reconocen sus emociones, pueden tener más control personal, ser más compasivos y tener más empatía.

Darles la oportunidad de actuar: otra forma de ayudarlos es darles 'empoderamiento', contarles que este momento es una oportunidad para que ellos sean compasivos y amables con los otros. Para que estén atentos a sus compañeros de clase, para que apoyen a quienes se sienten como ellos o peor. En ese sentido, el experto en motivación Chris Lee recuerda que ante la división y el ataque, la mejor medicina es la compasión y la aceptación de que los otros son diferentes.

SIempre hay algo por aprender: aunque suene a premio de consuelo, estas situaciones suelen ser momentos de gran aprendizaje y cambio. Podemos aprovechar las conversaciones para enseñarles que hay que ser tolerantes, pero también hay que educarse, aprender y creer en nosotros mismos. Creer que podemos ser aún mejores en todo lo que hacemos y trabajar por ello.

Recordarles lo valioso que son (y el increíble potencial que tienen): en su discurso de aceptación de derrota, la candidata Hillary Clinton envió un mensaje especial a las niñas, que muchos padres pueden extender a sus familias: “nuncan duden de que son valiosas y poderosas y que se merecen cada posibilidad y oportunidad en este mundo para luchar por sus sueños y hacerlos realidad”.

Continuar con las rutinas: por último hay que darles su tiempo para ser niños: aunque haga frío o llueva, es una buena idea llevarlos al parque, a jugar, a distenderse, a sentirse niños libres. El juego y el aire libre pueden ayudar mucho a devolverles el entusiasmo y quitarles la ansiedad post electoral. En ese sentido, la directora de la escuela Earth en New York City recuerda la importancia de la actividad física al aire libre como una forma de ayudar a los niños a distenderse en momentos complicados como éste.


RELACIONADOS:Papás y MamásFamiliaViralLocal

Más contenido de tu interés