null: nullpx
Papás y Mamás

Celulares: ¿uso o abuso?

17 Nov 2013 – 06:18 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte


 
Todos los días íbamos caminando para llevar a nuestra hija a la escuela, donde cursaba el quinto grado. En realidad, ella iba caminando algunos pies detrás o delante de nosotros, con una amiga y aparentando que no nos conocía, pero era una buena oportunidad para hacer ejercicio y asegurarnos que llegaba sana y salva a la escuela, ya que recién nos habíamos mudado a un lugar nuevo. Algunas veces me quedaba atónita por la cantidad de muchachos con teléfonos celulares. ¡Incluso niños de primer y segundo grado los tenían! Más sorprendida estoy al ver la cantidad de muchachos que están aprendiendo a enviar textos telefónicos mientras montan sus patinetas y bicicletas. Eso me hace pensar que Louis CK estaba en lo correcto al no permitirles a sus hijos menores tener teléfonos celulares.

Nuestro hijo mayor se escapó de la casa antes de que los teléfonos celulares se convirtieran en una necesidad, pero nuestra hija con sólo 12 años de edad, comenzó a pedir uno. Nos resistimos hasta que cumplió los 15, pero ya en ese momento la conveniencia para comunicarnos, por ejemplo, para que mi hija me llamara a la hora que se terminara la práctica de porrista, fue demasiado tentadora. Aprendimos a la fuerza y tuvimos que ponerle un límite al uso del teléfono después de recibir la cuenta del primer mes de uso… durante el cual ella había enviado 5,000 mensajes de texto. Nosotros no teníamos un plan de mensajes ilimitados.

Nuestra hija tiene ahora 23 años y está totalmente devastada porque su hermano menor de 13 años YA TIENE un smartphone. ¡Qué injusto!

Mucho ha cambiado desde que mi hija era una jovencita y ahora hasta los niños pequeños tienen celulares. Nuestra familia ya no tiene teléfono fijo en la casa, lo cual es muy común en la actualidad. En realidad en el teléfono de la casa solamente se recibían llamadas de vendedores que ni siquiera nos conocían. De acuerdo al Wall Street Journal uno de cada tres hogares ya no contrata teléfono fijo. Además, nuestro hijo menor padece de Asperger’s y nos hemos dado cuenta de lo provechoso que le ha resultado el uso del teléfono celular para mantener conversaciones sociales, lo cual le resulta muy difícil en persona.

¿Necesita tu hijo un teléfono celular? Todo depende. Yo pienso que los celulares cumplen un propósito maravilloso porque permiten mantenerse en contacto, a salvo y conectados. Es como todo (los videojuegos, la comida y la televisión), se puede hacer un mal uso de los privilegios que el teléfono celular ofrece. Y a pesar de estar atónita ante la idea de que un niño de primer grado tenga un celular, si yo tuviera la necesidad de salir a trabajar antes que mis hijos salieran para la escuela, quisiera contar con la posibilidad de saber si llegaron bien.

Muchos niños no necesitan teléfonos celulares, pero prefiero que mis hijos aprendan el uso de la tecnología responsablemente y, al mismo tiempo yo estaré disponible para enseñarles etiqueta. En nuestra casa, no se usan los teléfonos a la hora de comer; además, cuando se está sosteniendo una conversación con otra persona, no se puede estar mirando el teléfono o jugando Temple Run.

¿Ya están tus hijos comenzando a pedir un teléfono celular? ¿Cómo planeas manejar esta situación?

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásTecnología
Publicidad