null: nullpx
Papás y Mamás

Beneficios para los niños de estar en contacto con la naturaleza

La naturaleza es terapéutica y desafiante. No te la pierdas
3 Mar 2016 – 3:31 PM EST

Friedensreich Hundertwasser, un pintor, artista, arquitecto y amante de la naturaleza, dedicado a construir casas que estuvieran siempre en armonía con el medioambiente , decía que la naturaleza no tiene ningún mal (There are no evils in Nature) e incentivaba con sus obras y palabras a vivir en contacto con la naturaleza.


Los beneficios de jugar afuera son muchos. Empezando porque simplemente los niños y adolescentes no pueden estar conectados a una computadora o mirando una pantalla por varias horas. Pero hay muchas otras cosas que la naturaleza puede hacer por nosotros y por nuestros hijos y que se consiguen con el simple hecho de abrir la puerta e invitarlos a jugar.

Tiempos modernos

Un estudio de la Universidad de Hofstra revela que un 70 por ciento de las mamás de ahora asegura haber jugado afuera todos los días cuando era pequeña, mientras que sólo un 31 por ciento de los chicos juegan afuera todos los días o la mayoría de los días.

Otro estudio con resultados preocupantes fue hecho por la Universidad de Maryland y reporta que desde 1997 al 2003 la cantidad de niños de 9 a 12 años que pasan tiempo fuera, haciendo actividades al aire libre como caminar, escalar, o jugar en la playa , se redujo un 50 por ciento.

Obviamente, en invierno, con temperaturas gélidas, es mucho más difícil encontrar formas de hacer actividad física al aire libre, y de resistir la tentación de quedarse tirado mirando películas o jugando con videos, pero con la llegada del clima más cálido es tiempo de aprovechar al máximo las posibilidades de hacer cosas ‘afuera’, ya sea en el jardín, en el parque o en el campo y de darles a los niños esa oportunidad tan especial que es la de hacer contacto con la naturaleza.

Esto son algunos de los beneficios de la vida al aire libre:


La naturaleza es terapéutica: los niveles de estrés en los chicos se reducen al poco tiempo de que están en algún espacio verde, o que se ponen en contacto con la naturaleza. Sí, la naturaleza tiene un magnetismo que nos atrapa y sus efectos positivos han sido documentados desde hace muchos años por estudiosos, naturalistas, filósofos y científicos. Estar en contacto con la naturaleza nos relaja y nos da sensación de bienestar general.

Nos ayuda con la salud mental: los espacios verdes, abiertos, sirven también para reducir la ansiedad y para salud emocional de niños y grandes. Siempre hablamos de ‘escapadas’ a lugares al aire libre, y en realidad es porque sirven para desconectarse, relajarse y recargar energía positiva. Numerosos estudios muestran cómo el contacto directo con la naturaleza ayuda a un mejor desarrollo mental, espiritual y psicológico. Según un estudio divulgado en el 2007, la mayoría de la gente con problemas de salud mental reporta que hacer una caminata por un espacio verde los ayuda a disminuir los síntomas de la depresión y a aumentar su autoestima.

Nos pone activos: seguro les ha pasado que salen a caminar a un parque o por la playa y sienten esa necesidad de estar activos, de hacer cosas por su bienestar físico. La naturaleza no solo ayuda a reducir el estrés sino que también es una gran motivadora e inspiradora.

Nos conecta con nuestro ser interior: el contacto con la naturaleza nos ayuda a encontrar un propósito, o buscar un equilibrio y armonía interior. La naturaleza nos ofrece la posibilidad de ponernos en contexto, en dejarnos ver como somos parte de algo a lo que le debemos respeto y cuidado.

Nos desafía: la naturaleza tiende a desafiarnos y a ponernos a prueba, en el buen sentido. Cruzar un lago, saltar un charco, trepar un árbol, hacer un castillo de arena, escalar una montaña, son desafíos grandes o pequeños que los niños aprenden a sortear. Cada ‘obstáculo superado’ ayuda a construir la confianza en ellos mismos y refuerza la relación con la naturaleza.

Nos abre las puertas a nuevo mundo: la naturaleza estimula la imaginación la creatividad, y jugar al aire libre ayuda a los pequeños a resolver problemas, a pasarla bien y a trabajar en la disciplina personal.

RELACIONADOS:Papás y MamásNiños

Más contenido de tu interés