Papás y Mamás

7 Tips para que mi peque se coma toda su comida

Quizás uno de los mayores tests de paciencia

Hacemos un baile, gritamos alegremente porque ha probado un nuevo sabor o la cuchara se convierte en un avión. Creo que todos los padres, sin excepción, hemos utilizado trucos para que nuestros hijos coman.

Así sean niños con buen apetito, los pequeños tienen momentos en que no les provoca alimentarse o están interesados en seguir haciendo una actividad distinta. No todo les gusta, no todo les provoca. Algunas veces comienzan a comer y parece que se cansaran y han dejado la proteína o los vegetales a un lado y se quieren levantar de la mesa. Entonces toca pensar con rapidez y ayudarlos a comer de todo.

En ocasiones mi niña me dice que quiere solo arroz o la ensalada, que no le provoca el pollo. Empieza a comer, compartimos en la mesa, la ayudo (usando algún truco o simplemente hablando con ella) y termina comiéndose todo. Si la dejo sola o le digo que coma solo lo que le provoque no estaría alimentándose de forma balanceada.

Más que trucos, yo utilizo ciertas estrategias para lograr mi objetivo de crear buenos hábitos para alimentarla.

  1. Quitar los elementos distractores. La hora de comer es exclusiva, si tiene el televisor encendido, un juguete, el celular del papá o la tablet en la mano, un niño no prestará atención a los alimentos. Enséñales a permanecer sentados, tranquilos y que disfruten sus alimentos.
  2. El truco del avión. Estimular su imaginación y hacer que la hora de comer sea divertida y no regañarlos o castigarlos porque no quieren algo. La cuchara puede ser un avión, un carro, un tren (Chu Chu) o hasta una mariposa. Lo que sea que les agrade y que haga ruido y movimientos que llamen la atención. No tiene que usarse todos los días, pero funciona porque el juego y las risas son un estímulo muy poderoso.
  3. Dejarlos comer solos y luego ayudarlos. Si se te ocurre que tus niños no quieren ayuda y quieren comer solos, déjalos un rato intentarlo. Tal vez te sorprendan y se coman todo solitos. Están creciendo y quieren demostrar que también pueden. Déjalos que imiten, eres su ejemplo. Come tus vegetales con gusto y luego cuando veas que empiezan a distraerse, ayúdalos un poco. Si te pones a insistir desde el comienzo puedes crear una barrera y perder de vista tu objetivo.
  4. La presentación de la comida. El color y el tamaño de las porciones nos ayudará mucho. Hay muchas ideas en Internet que podemos usar y se trata de hacer formas con los mismos alimentos para hacerlos llamativos. Hacer caras o muñecos con vegetales o frutas, servir porciones pequeñas en una bandeja de hacer hielo para que piquen los más pequeños son opciones efectivas.
  5. Escoger en el supermercado lo que comeremos. Cuando vamos al supermercado podemos hablarles de los alimentos y sus beneficios y cómo los comeremos. Mostrarle la diferencia entre comerse sus vegetales en vez de algo procesado, seguro que despertaremos un especial interés.
  6. Cocinar con ellos. Se pueden hacer recetas fáciles, sencillas y deliciosas. No será una actividad de todos los días, pero les llamará la atención y comerán más cuando los involucramos.
  7. Hablar de los beneficios de los alimentos. Decirles que los vegetales harán que crezcan fuertes y sanos. Que su cabello se pondrá hermoso, que tendrán energía para jugar e ir al parque.

¡Espero que te sirvan estos tips y si tienes alguno más que uses, coméntanos!

RELACIONADOS:Bebés