null: nullpx
Papás y Mamás

10 maneras en las que nos descuidamos las mamás

No cometas estos errores. Con un poquito de esfuerzo puedes ser la tú de siempre.
24 May 2016 – 10:13 AM EDT

1- Cambiando de talla

Según los médicos, durante el embarazo se deben subir solo 9 kilos, máximo 12. Sin embargo, llegamos a subir 15, 18, 20 y hasta 25 kilos y por supuesto no siempre son fáciles de bajar. Yo subí 18 con mi primer hijo y 16 con el segundo y aunque el cuerpo cambie hay que tratar de regresar a nuestra talla así nos tome 3 años.

¡Cambiemos el concepto de “cuerpo de mamá”!

2- Andando “en fachas”

El hecho de que cuidar a los niños sea un trabajo en el que necesitamos andar cómodas y con ropa que no importa si se mancha, etc, no es pretexto para no intentar ponernos aunque sea mascara en las pestañas y salir del outfit de jogging en todo el día.

3- Hablando demasiado de los niños

Sí, son hermosos, el centro de nuestro Universo y lo mejor de la vida. Sin embargo siempre es bueno tener otros temas de conversación para no obsesionarnos con lo que estamos haciendo bien, mal o regular. Seguramente tu mamá, tu suegra y tus amigas no tendrán problema en hablar horas y horas con eso, pero por salud mental, es bueno cambiar de “cassette”.

4- Dejando de salir con nuestra pareja

El cansancio de ambos suele ser mucho y el tiempo, muy poco. Sin embargo, hay que hacerse el ánimo de hacer citas de vez en cuando para recordar cómo es todo cuando no están los pequeños absorbiendo toda nuestra atención. ¡Y prohibido hablar de los hijos en date night!

5- Dejando de salir con tus amigas (sin los niños)

Es común ver a nuestras amigas únicamente durante los play dates y... ¿por qué no irnos a cenar con ellas cuando los niños ya están dormidos, ir a un lugar lindo y hablar sin interrupciones? ¡Es muy revitalizante! Verás que una vez que empieces, ya no querrás dejar ese hábito y no tiene que ser a cada rato, pero de vez en cuando sienta muy bien.

6- Viendo en la TV únicamente lo que ven nuestros hijos

Tenemos muchas cosas que hacer y luego los críos acaparan la pantalla cuando ya es hora de relajarse un poco pero trata de buscarte una buena serie en Netflix que te esté esperando cuando tú tengas tiempo de ver qué pasa en el siguiente capítulo. Es otra manera de despejar la mente y olvidarnos un rato de todos los retos de la maternidad.

7- Leyendo solamente las historias de dormir de los niños

Sobre todo cuando los niños son muy pequeños es difícil encontrar tiempo para leer, sin embargo conforme crecen es muy bueno retomar el hábito. Recuerda que una buena novela te permite conocer personajes, realidades y aventuras sin la necesidad de salir de tu casa.

Para conseguirlos tampoco necesitas salir de tu casa. Aunque nada nunca sustituirá los libros impresos, con dispositivos como los Kindle, iPad e incluso en tu móvil, todo lo que se necesita para conseguir un libro que nos interesa es un click.

8- Escuchando solo música infantil

Los niños suelen adorar escuchar las mismas canciones una y otra vez, y generalmente eso ayuda a tenerlos más en calma. (¿Alguien dijo Frozen? Ejem, ejem).

Sin embargo si no dejas que ellos se posesionen del reproductor de música, ponerles lo que a ti te gusta y descubriendo música con ellos con plataformas como Spotify, es una gran manera de enseñarles varios grupos y géneros musicales.

9- Dejando de frecuentar a los amigos que no tienen hijos

Se complica por la diferencia de ritmos y estilos de vida, pero nadie te va a dar más referencia de lo que está de moda que tus amigos que siguen teniendo tiempo para vivir lo que pasa en el mundo no infantil. Puedes ver a tus amigos sin hijos en compañía de los tuyos y así ellos convivirán con alguien que no es de la familia, lo cual los ayuda a conocer más

10- Preocupándote por todos menos por ti

“Cuídate para que puedas cuidar de los demás”. Si tú no estás bien, nadie estará bien en tu familia. Recuerda que eres el pilar de tu casa y por eso también necesitas comer bien, dormir bien, hacer ejercicio y, en general, tener una vida sana y que te satisfaga.

Es complicado, sí, pero siempre se puede. Es solo cuestión de organizarse.

¿Qué errores de los anteriores cometes tú?


Más contenido de tu interés