null: nullpx
Embarazo

Hay una dolorosa práctica que te pueden hacer después del parto “por el bien tu esposo”

Publicado 26 May 2021 – 05:19 PM EDT | Actualizado 26 May 2021 – 05:19 PM EDT
Reacciona
Comparte

A pesar de todos los avances médicos y científicos de las últimas décadas, las mujeres que están a punto de dar a luz aún se enfrentan a desinformación, mitos y hasta malas prácticas en los hospitales. Esto, sin importar si se trata de un parto natural o una cesárea.

Por ejemplo, a algunas mujeres se les niega un trabajo de parto normal y, de inmediato, se les realiza una episiotomía, sin esperar a que la naturaleza siga su curso.

¿Nunca has escuchado de esta intervención? Stanford Children ‘s Health explica que se trata de una incisión en la pared vaginal y el perineo (la parte entre el orificio vaginal y el ano), para agrandar el área y facilitar la salida del bebé.

Durante muchos años, esta práctica fue considerada normal, pero al día de hoy se desaconseja su uso.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud no la recomienda para las mujeres que tienen un parto vaginal espontáneo, ya que considera que «en muchos casos no es necesaria» y «a veces hace más daño que bien».

La Clínica Mayo detalla que la recuperación de la episiotomía es incómoda, la herida se puede infectar y también puede causar dolor en las relaciones sexuales después del parto.

En los casos más extremos, también puede provocar un desgarramiento vaginal de cuarto grado.

Sin embargo, hay un problema mayor con este procedimiento. En algunos casos, los médicos que realizan la episiotomía caen en una práctica conocida como 'el punto para el marido' o 'el nudo para el esposo'.

El procedimiento para cerrar la incisión de la episiotomía se llama episiorrafia. Al hacerlo, algunos médicos dan un punto de más.

Esto tiene el objetivo de que el canal vaginal quede más apretado y, así, la pareja de la mujer sienta más placer en las relaciones sexuales: de ahí el nombre que recibe.

Vale la pena mencionar que, usualmente, el punto extra se hace sin el consentimiento de la mamá que acaba de dar a luz o sin que ella se dé cuenta.

La doctora Melania Amorim señaló en una entrevista con la revista Empoderamiento Materno que esto se basa en la creencia (falsa) de que la vagina se agranda con el embarazo y el parto y ya no regresa a su tamaño natural, por lo que los maridos no volverán a sentir placer al tener relaciones con su esposa.

Por ello es que considera que el 'punto para el marido' o 'nudo para el esposo' es una práctica machista y que demuestra:

«La falta de fe en la capacidad del cuerpo femenino para dar a luz y querer reconstituir la naturaleza para satisfacción sexual del hombre».

¿Conocías esta práctica en los partos? Cuéntanos en los comentarios qué opinas al respecto.

Te recomendamos leer estas historias:

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:EmbarazoEvergreenLectura 3MéxicoParto