publicidad

Disfrazarse de McDonald’s, la broma de Halloween que le salió bien a Burger King

Disfrazarse de McDonald’s, la broma de Halloween que le salió bien a Burger King

Para 'asustar' a sus clientes la cadena de hamburguesas cubrió una sucursal con una sábana blanca para simular ser el fantasma de su competencia.

La broma de Burger King

Las bromas relacionadas a las cadenas de comida rápida son una suerte de tradición en ciertos días del año, como April’s Fool o Halloween.

La más reciente corrió a cuenta de la cadena de hamburguesas Burger King que, para Halloween, disfrazó una de sus sucursales en Nueva York para simular ser un fantasma de McDonald’s, su principal competidor.

Durante una noche, la fachada del establecimiento fue cubierta con una manta blanca —en referencia a la sábana de los fantasmas— y colgó un letrero con la leyenda “Booo, just kidding, we still flame our burgers. Happy Halloween” (“Booo, es broma, todavía hacemos al grill nuestras hamburguesas. Feliz Halloween.).

Como complemento, los empaques de las hamburguesas también fueron intervenidos con el nombre, escrito a mano con un marcador,

McDonald’s no ha respondido a la broma pero las redes sociales, como era de esperarse, tienen opiniones al respecto —la mayoría celebrando esta puntada de Burger King—:

Esta no es la primera vez que Burger King apela a su competencia para hacer publicidad, en 2015, la cadena lanzó un mensaje abierto a McDonald’s, con anuncios en el 'Chicago Tribune' y el 'New Yor Times', pidiendo que crearan en conjunto la Mac-Whopper ( un híbrido de sus hamburguesas icónicas) para celebrar el Día mundial de la paz, según un artículo de Fortune.

Ve también:

Relacionado
Disfrazarse de McDonald’s, la broma de Halloween que le salió bien a Bur...
El comercial de tacos más efectivo del año
El robo a una taquería en Nevada se convirtió en su mejor publicidad
publicidad
publicidad
Durante el encuentro los jóvenes discutieron con el funcionario cómo pueden los gobiernos locales ayudar al movimiento de los dreamers para lograr un beneficio migratorio.
El incidente quedó captado en cámara, en donde se puede observar a un sujeto desmantelar la decoración "más bonita de su vecindario". La policía pide la colaboración de la ciudadanía para dar con el paradero del sospechoso.
Ana María Cardona fue declarada culpable de homicidio en primer grado y abuso infantil con agravantes por la muerte de su hijo Lázaro Figueroa, de tres años de edad, en 1990 en el caso conocido como 'Baby Lollipops'.
Según las autoridades, una joven de 16 años hurtó el vehículo y antes de accidentarse, un niño que con el que viajaba fue baleado desde otro auto en movimiento. La sospechosa enfrenta cargos por robo y posesión de drogas. El dueño del auto dice que piensa comprarse otro.
publicidad