Estilo de Vida

El fútbol en cien años de uniformes (y cómo cambió la moda en las canchas)

Los shorts no existían en las primeras décadas del Siglo XX porque el fútbol se jugaba en pantalones. Las zapatillas deportivas eran unos botines y las camisetas eran de manga larga. Todo ha cambiado radicalmente desde entonces.
8 Jun 2016 – 3:56 PM EDT

La Federación Internacional de Futbol (FIFA) establece dentro de las reglas de juego que un uniforme está conformado por: una camiseta con mangas, un pantalón corto para los jugadores, (que en caso de los guardametas, puede ser largo), medias largas, espinilleras, zapatillas con tacos y que el equipo no puede combinar más de cuatro colores. Sin embargo, a lo largo de estos cien años de Copa ese uniforme básico ha sufrido importantes transformaciones que han hecho que la moda traduzca las evoluciones sociales y tecnológicas de cada década.


Swiper demo
Cien años de moda en el fútbol
Un resumen histórico de las formas cómo han cambiado los uniformes en el balompié.
Ilustraciones: Salomé Zafra

Por ejemplo, entre 1916 y 1930 los shorts de los jugadores eran largos porque eran una reciente evolución de los pantalones largos hasta los tobillos de los que provenían y que fueron tradicionales en el fútbol del Siglo XIX. Predominaban para entonces los cuellos tipo polo a los que se le anudaban un cordoncito que ayudaba a darle estructura y las camisetas llevan las mangas largas. Todos los jugadores llevaban un saco para la foto previa al comienzo del partido.


Una década después, en 1940 los shorts se acortaron un poco y llegaron a media rodilla. Se añadieron por primera vez más colores a los uniformes en forma de franjas verticales u horizontales que rompieron el tradicional mono color.

La tecnología que trajo consigo las Guerras Mundiales hicieron posible crear zapatos más livianos que incluso alentaron a que los jugadores sentenciaran: “Esas nuevas botas son más apropiadas para practicar ballet que para jugar al fútbol”.


Algunos clubes locales como el River Plate, en Argentina se convirtieron en los primeros equipos que se preocuparon por introducir diseños más atractivos en sus uniformes y esto luego temrinó por transformar los colores mismo de los seleccionados nacionales.

En 1950 nació la base de los uniformes más modernos. Los tacos de goma para las suela de los zapatos entraron en escena y los botines perdieron rigidez, lo cual ayudó a un mejor control.


En 1960 se puso un fin oficial a los shorts holgados y jerséis abotonados y los cuerpos de los jugadores se ajustaron más. Las zapatillas dejaron de ser botas y liberaron los tobillos, aligerando su peso mientras que aparecieron las medias con líneas gruesas como las que impulsó el equipo boliviano.
El cuello polo fue reemplazado por cuellos predominantemente redondos y aparecieron los guantes para los porteros.

Por su parte, en los años 70 surgieron los logos de los equipos por primera vez en los uniformes. El gran Pelé usó las primeras zapatillas diseñadas por Puma y así se inició la alianza entre marcas de moda y fútbol que se convertiría en una industria multimillonaria.

La gente común empiezó a poder comprar las camisetas de los equipos en tiendas masivas y las camisetas de materiales brillantes se usaron más ajustadas que en otras décadas.

En los años 80, los shorts se hicieron más cortos y ajustados que nunca, había un frenetismo porque los jugadores enseñaran algo más de piel.Los materiales se aligeraron considerablemente haciendo que los jugadores sudaran menos, lo cual tuvo importantes repercusiones en sus desempeños sobre la cancha. Se extiendió el uso de cuellos en v y apareció algo que hoy parece muy obvio, el número del jugador junto a su nombre en la parte de atrás de las camisetas.


En los años 90, los diseños llamativos predominaron, como los que usó el guardameta mexicano Jorge Campos, quien con los estrambóticos diseños de su indumentaria logró distraer a más de un goleador.

Lanzados para la Copa del Mundo de EE.UU. Los nuevo zapatos estaban hechos de piel y tenían en el empeine una cubierta de hule para mejorar el control. Tenían como principal característica una suela con tacos en forma de navajas, algo que mejoró la tracción y la velocidad. Los shorts se alargaron hasta sólo unos centímetros arriba de la rodilla.

Aparecen las camisetas dryfit que son fabricadas de materiales sintéticos, para que el sudor o la lluvia, pueda secarse rápidamente.

La década de los 2000 inauguró, por su parte, la revolución de los materiales, más que de los diseños los equipos se concentraron en llevar sofisticados uniformes de algodón, nailon y poliéster. Las tecnologías como ClimaLite, ClimaCool, CoolMax y Dri-Fit permitieron a los jugadores mantenerse frescos.

Este año Introdujo el concepto de los tacos intercambiables. Se podían ajustar de acuerdo a las necesidades del campo o del jugador. Las zapatillas se volvieron uno de los accesorios más valorado entre los jugadores por lo que en el campo de juego se vió una explosión de colores chillones y diseños que traducían el carácter de cada uno de los jugadores.

Lea también:


Más contenido de tu interés