null: nullpx

"Es una pérdida muy grande": un empleada doméstica es acusada de secuestrar y participar en el asesinato de su jefa

Con apenas un mes trabajando en casa de la víctima, la joven la habría llevado con engaños a una cabaña donde fue secuestrada y asesinada. Seis días después, las autoridades hallaron el cadáver de la mujer con signos de violencia y lograron detener a tres implicados, incluida la empleada doméstica.
13 May 2021 – 09:59 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

A mediados de marzo, Marisa Valdés decidió recibir en su casa de Saltillo, Coahuila (en el norte de México) a una joven que le había pedido trabajo como empleada doméstica. Las dos entrelazaron una buena relación a base de confianza. Por eso, cuando el viernes pasado la joven le pidió a su empleadora que la acompañara a una cabaña por una situación personal, a nadie le pareció raro que Valdés aceptara hacerlo.

Sin embargo, a las horas y sin que nadie supiera el paradero de Valdés -una ciudadana respetada en la comunidad-, las autoridades emitieron una alerta AMBER para tratar de localizarla, a petición de la propia familia.


Casi una semana después, las autoridades pudieron encontrar el cadáver de Valdés con evidentes signos de violencia y con varias puñaladas, cerca de la cabaña ubicada a las afueras de la ciudad vecina de Galeana, en el mismo estado mexicano.

“La degollaron, no tienen perdón de Dios. Es una pérdida muy grande”, dice un afligido Miguel Castillo, empleado del Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), organización donde Marisa fungía como presidenta.

Según las primeras investigaciones, la joven llevó a Marisa con engaños y aprovechando la confianza ganada, para después entregarla a los secuestradores.


Según el fiscal de Coahuila, Gerardo Márquez, el objetivo de los atacantes era robar la casa de Marisa y no pedir rescate por el secuestro. “La joven advirtió que Valdés tenía recursos económicos y por eso decidió robarle”, precisó el funcionario.

Tras el hallazgo y en medio de una conmoción en toda la comunidad que valoraba el trabajo de Valdés para ayudar a las personas, las autoridades pudieron arrestar a varios implicados en este suceso, incluida la empleada doméstica. Sin embargo, todavía hay dos sospechosos que más que se encuentran prófugos.

Esta mañana de jueves, la comunidad y familiares de Marisa le dieron el último adiós.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés