null: nullpx

"No voy a dejar que mueras": Una mujer embarazada salva a tres niñas de morir ahogadas

Desesperada por el fuerte oleaje, la mujer recuerda que una de las niñas la miró llena de angustia mientras intentaba mantenerse a flote y le dijo: "me voy a morir". Esa mirada y esa frase la llenaron de adrenalina para completar el rescate.
9 Jun 2021 – 07:45 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

El pasado 25 de mayo, la intuición de Alyssa DeWitt -madre de tres menores y con cinco meses de embarazo- salvaría la vida de tres niñas y la convertirían en una celebridad de Michigan.

Dejando de lado su habitual raciocinio, DeWitt no se dejó llevar por el fuerte viento que hacía y tomó a sus tres hijos -de 2, 3 y 6 años- y decidió visitar First Street Beach de la ciudad de Manistee, sitio que visitan con cierta regularidad. “Sentí que realmente necesitábamos ir”, recuerda Alyssa para la cadena FOX 5.

Al arribar al lugar, Alyssa pudo ver las dos partes en las que está dividido y contrario a lo que siempre hace, eligió el lado derecho donde se encuentra el muelle. “No estoy segura por qué elegí ese lado, pero no creo que haya sido una coincidencia”, agregó DeWitt.


Mientras Alyssa veía a sus pequeños en la orilla, vio de reojo a tres niñas que se metían cada vez más profundo en el agua casi junto a la orilla del muelle, mientras el viento provocaba un oleaje considerable. Sin saber por qué, DeWitt las observó sin pestañear y por eso, en cuanto vio que comenzaban a agitar sus brazos con desesperación, se levantó de inmediato.

Tras poner a salvo a sus propios hijos en la arena y pedirles que se quedaran allí, Alyssa se olvidó un momento de sus cinco meses de embarazo y corrió por el muelle cerca de donde estaban las niñas peleando por su vida mientras llamaba al 911. Allí pudo ver que las tres sufrían por tratar de mantener sus cabezas encima del agua.

Sin pensarlo, Alyssa se puso boca abajo mientras intentaba subir a las niñas al muelle, aunque el fuerte oleaje dificultaba el rescate. “Hubo un par de ocasiones en las que ya las había subido parcialmente, pero las olas las empujaban hacia abajo”, recuerda.

Desesperada por no poder ayudarlas, Alyssa recuerda que una de las niñas la miró llena de angustia mientras intentaba mantenerse a flote y le dijo: “me voy a morir”. Sin embargo, casi sin darse cuenta, la mirada y esa frase alimentaron su valentía y le dijo con tono claro: “No voy a dejar que mueras. Te voy a sacar del agua, lo prometo”.


Al poco tiempo DeWitt rescató a las tres niñas y pudo llevarlas a la arena, donde los equipos de emergencia les atendieron las raspaduras y contusiones leves que tenían. Tanto Alyssa como el bebé resultaron ilesas a pesar del esfuerzo.

Alyssa compartió una publicación en Facebook en la que contó la historia y aseguró que “ Dios me puso exactamente donde tenía que estar, una vez más” porque explicó que hacía mucho viento y no pensaba llevar a los niños al lugar. “Pero algo me dijo que fuéramos”, dijo.

DeWitt aseveró sentirse agradecida de haber estado en el lugar y que las niñas puedan seguir viviendo y aprovechó para pedirle a todos los padres que enfaticen las medidas de seguridad que los menores deben tener en el agua. “Sé que esas grandes olas son divertidas y nunca esperas encontrarte en esa situación, pero no vale la pena correr el riesgo, simplemente no lo vale”.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés