null: nullpx
VIH y SIDA

Cuánto falta para conseguir una vacuna contra el VIH

La Organización Panamericana de la Salud espera acabar con el sida en menos de dos décadas. En el HIV Vaccine Awareness Day explicamos por qué ha sido tan difícil eliminar el virus con el que actualmente viven más de un millón de personas en Estados Unidos.
29 Sep 2016 – 5:23 PM EDT

El año pasado, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) anunció que espera acabar con el sida antes de 2030. Una de las maneras de lograrlo es desarrollar una vacuna que reduzca los nuevos casos en la región del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que causa el sida y con el que actualmente viven más de un millón de personas en Estados Unidos y que infecta a más de 50,000 personas anualmente.

"Junto a otras modalidades de prevención, una vacuna podría cambiar dramáticamente la trayectoria de la epidemia, disminuyendo el número de personas que son infectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida", explicó este jueves el National Institute of Allergy and Infectious Diseases en un comunicado a propósito del Día de Concientización sobre la Vacuna del VIH.

La tarea, sin embargo, ha resultado ser mucho más difícil de lo que se ha venido estimando desde 1984, cuando se creía que era cuestión de dos años.

Aunque hay varios estudios clínicos en camino, es probable que no haya una vacuna contra el VIH segura para humanos en la próxima década. “Si bien estamos a solo un paso y ha habido pruebas recientes que mostraron tener eficacias parciales, aún falta un camino por recorrer. Lo bueno es que los avances de los últimos cinco años nos alientan a estar transitando la senda correcta”, mencionó a Univision Noticias Juan Pablo Jaworski.

El científico argentino participó en una investigación publicada en 2016 donde por primera vez se logró erradicar por completo el VIH del organismo, específicamente en monos.

Lo importante de su hallazgo es que una vez que una persona se infecta con VIH, el virus se incorpora al ADN de sus células y le queda un reservorio de por vida. Aunque las drogas antirretrovirales logran controlar la carga viral hasta niveles indetectables y restablecer la respuesta inmune de los pacientes, no son capaces de eliminarlo.

¿Para qué una vacuna?

Personas que viven con el virus pueden tener una vida normal si tienen acceso a las drogas antirretrovirales, pero su sistema inmunológico nunca regresa a la normalidad y enfrentan mayores riesgos de enfermedades cardiovasculares, cáncer y demencia. “Es por ello que en los últimos años, el sida pasó de ser una enfermedad letal a una enfermedad crónica”, explicó Jaworski.

Una vacuna prepararía al sistema inmunológico a una exposición al virus, para que en el caso de que se vea expuesto otra vez pueda producir anticuerpos rápidamente y en grandes cantidades para combatirlo.

Liderado por la doctora Nancy Haigwood en en el laboratorio de Oregon Health & Science University (OHSU) en Oregon, Estados Unidos, el equipo en el que participó Jaworski estudia desde hace más de 10 años los anticuerpos que son producidos naturalmente por los pacientes o animales infectados de HIV.


Así fue como descubrieron anticuerpos extremadamente potentes, que al ser administrados tempranamente a monos infectados con VIH, lo pueden controlar.

“En dos semanas no quedaban rastros del virus en ninguno de los animales tratados. Se había eliminado totalmente el virus del organismo. Estos animales estaban curados”, agregó Jaworski. Por otra parte, los animales no tratados presentaban una elevada carga viral, su sistema inmune no respondía y la enfermedad progresaba velozmente.

Según Jaworski, unos de los principales retos que presenta el VIH y que lo diferencia de otros virus es que una vez que infecta a las células puede permanecer en ellas por un largo periodo de tiempo sin llamar la atención del sistema inmune. También que sus constantes cambios y mutaciones lo hacen un blanco más difícil de alcanzar.

En este sentido estos anticuerpos de última generación tienen la propiedad de detectar estas células infectadas y favorecer su eliminación, además de ser capaces de contrarrestar la alta variabilidad del virus.

El científico, que estudió veterinaria en la Universidad de Buenos Aires y es doctor en ciencias médicas, siempre tuvo vocación por las ciencias biológicas y el conservacionismo ambiental.

Actualmente es investigador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, enfocado en virología e inmunopatología.

“Creo que todo ese amor que sentía por la naturaleza, terminé analizándolo en los distintos trabajos de investigación que he realizado a lo largo de mi carrera profesional”, comentó. Junto a un grupo de investigadores está creando un consorcio local que permita desarrollar la investigación en este campo.


En fotos: Celebridades con VIH que impactaron al mundo

Loading
Cargando galería
Publicidad