null: nullpx
Netflix

Netflix filmará ‘Cien años de Soledad’: ¿logrará triunfar donde muchos fracasaron al plasmar el mundo de Gabo?

La compañía de streaming anunció que comenzará a producir una nueva serie sobre la obra maestra del escritor colombiano Gabriel García Márquez. Intentos pasados de llevar a Gabo al cine no son buen augurio, pero el éxito de la película mexicana 'Roma', que ha animado a los herederos a ceder los derechos, y una producción en español, con talento local y filmada en Colombia quizás logren marcar la diferencia.
11 Mar 2019 – 12:38 PM EDT

Netlifx la tiene cuesta arriba, pero igual se arriesgará. El servicio de entretenimiento anunció esta semana que comenzará a producir una nueva serie basada en 'Cien años de soledad', la obra maestra del escritor colombiano Gabriel García Márquez. Desde que fue publicada en 1967 la novela ha vendido más de 60 millones de copias y en 1982 le ayudó a ganar el máximo galardón en escritura, el Premio Nobel de Literatura.

El proyecto de Netflix es la primera vez que la obra será adaptada a las pantallas y, si no se ha hecho antes, no ha sido por falta de interés. Este hito se dará en gran parte porque por primera vez podrá ser filmada principalmente en Colombia y en español, explicaron los hijos de García Márquez, Rodrigo García y Gonzalo García Barcha en un comunicado proporcionado por Netflix a Univision Noticias.

“Durante décadas, nuestro padre se mostró reacio a ceder los derechos cinematográficos de 'Cien años de soledad' porque creía imposible realizarla bajo las limitaciones de tiempo de una película y pensaba que producirla en un idioma que no fuera el español no le haría justicia”, dijo Rodrigo García, quien junto a su hermano serán productores ejecutivos de la serie.

Pero en los últimos años, el panorama en la industria cinematográfica ha cambiado radicalmente. Netflix se está convirtiendo en otro gigante comparable a los grandes estudios en Estados Unidos. Según la compañía, están presentes en más de 190 países y 139 millones de personas pagan sus membresías. Y, muy importante, este año se llevó varios premios Oscar con la película ‘Roma’, del mexicano Alfonso Cuarón .

'Roma' fue producida y ambientada en México y en español, marcando así un buen precedente para esta nueva producción. La película de Cuarón demostró que existe una “ gran recepción mundial del contenido en idiomas extranjeros”, dijo García en el comunicado, y por eso, “el momento no podría ser mejor para llevar una adaptación” de ‘Cien años de soledad’ al cine.


¿Pero será todo esto suficiente para triunfar donde muchos han fracasado? Intentos pasados de adaptar las obras de García Márquez al cine no son buen augurio. 'El coronel no tiene quién le escriba' (1999) trató y tuvo poco éxito, pero el mejor ejemplo es la película basada en la novela del Nobel ‘El amor en los tiempos del cólera’ (2007).

El diario The New York Times la llamó “emocional y espiritualmente anémica”, “desvestida de sus múltiples capas de sugestión filosófica y poética”, sus actuaciones una “pálida fotocopia de la creación del autor”.

Al regaño se unió el ya fallecido Roger Ebert, uno de los más respetados críticos de cine, quien se preguntó si “existe otro gran escritor moderno más difícil de traducir al cine” y si “lo que hace a García Márquez un escritor tan grandioso es la insistencia de su obra en ser leída, no vista”.

“No es de sorprenderse que ‘Cien años’... nunca haya sido filmada”, escribió Ebert. “Ver ‘El amor en los tiempos del cólera’ ... me hizo preguntarme si es posible traducirlo al cine. Las obras de Gabo quizá solo vivan allí en las páginas, en su juego entre lo erótico y lo absurdo, lo trágico y lo mágico. Si extraes la historia y no el lenguaje, te quedas con los huesos y el polvo y sin un corazón que palpite”, añadió.

Directores y escritores latinoamericanos que lo han estudiado de cerca también mostraron sus dudas.

"La mayoría de cineastas supusieron que a Gabo había que evidenciarlo en la pantalla con una serie de desmesura conseguible solo con efectos muy artificiosos. Ahí radicó el resbalón de muchas adaptaciones", señaló el director colombiano Lisandro Duque durante el coloquio 'Gabo y el Cine', de la Feria Internacional del Libro de Bogotá en 2015.

Duque añadió que muchos cineastas olvidaron "la manera tan cotidiana como operan sus personajes", y por esto han fracasado esas adaptaciones. Para triunfar, dijo Duque, es necesario identificar la "cotidianeidad (de sus novelas), porque García Márquez lo extraordinario lo convierte en trivial y a lo insignificante le da una dimensión épica e imposible".

Gran parte del problema hasta ahora era que para hacer una producción con una “dimensión épica” proporcional a la obra de Gabo era necesario hacerlo con los estudios estadounidenses, con talentos fuera de Latinoamérica y por lo tanto en inglés, como apunta la reseña del Times de ‘El amor’.

Y sacar a ‘Cien años’ de su lenguaje original, de lo absurdo, de la poesía y la musicalidad en la que está envuelta, elementos clave de la obra, resulta en una pieza desabrida y torpe, cuando eso es justo lo que no es (como escribí para la revista Slate el día en que murió Gabo). Y esa música, poesía y humor es justo lo que se considera intraducible, ya sea a otro idioma u otro formato.

Llevar al cine a García Márquez, quien falleció en 2014, es difícil porque él tejió sus universos justamente con palabras, escogiendo una frase en vez de otra porque era cercana y familiar (‘los calderos y las pailas’) o aparentemente inconexa e improbable (‘manos de gorrión’) o seca e irrefutable (‘con la abnegación de un científico’). Lo hizo capturando la realidad colombiana con la precisión de un periodista y la claridad de un poeta. Es casi imposible recrear eso en otro formato porque la historia, la música y las emociones que carga una palabra vienen envueltas en el contexto del cual surgen, y ese contexto era la realidad latinoamericana.

Quizá Netflix no repita los errores de otras producciones que intentaban interpretar esa realidad con ojos ajenos. La serie 'Narcos', por ejemplo, sobre Pablo Escobar y el narcoterrorismo que asedió a Colombia en los años 70, 80 y 90, fue un éxito comercial indudable, pero sobre todo para las audiencias estadounidenses.

Para muchos colombianos ver a Escobar, odiado como fuera, hablar en inglés o con el acento paisa de un brasileño era doloroso y casi hereje. Ver esas tragedias, nuestras tragedias, adaptadas y contadas a medias solo nos llevaba a sentirnos más solos, como dijo García Márquez, en su discurso de aceptación del Nobel.

En ese discurso advertía sobre tratar de comprender el pasado y presente sociopolítico de América Latina desde afuera, y lo mismo quizá aplica a tratar de adaptar sus obras a otros formatos.

"La interpretación de nuestra realidad con esquemas ajenos", dijo el Nobel, “sólo contribuye a hacernos cada vez más desconocidos, cada vez menos libres, cada vez más solitarios".

Mira también:

¡Adiós Gabo!, su legado en el Cine

Loading
Cargando galería
Publicidad