null: nullpx

Cámaras, decenas de armas y la mejor ubicación: el atacante de Las Vegas planificó hasta el último detalle su masacre

Este martes el alguacil de Las Vegas dio más detalles sobre la planificación que llevó a cabo Stephen Paddock para llevar a cabo la peor masacre en la historia reciente de EEUU. Sin embargo, aún no hay pistas sobre las motivaciones.
3 Oct 2017 – 7:12 PM EDT

El atacante de Las Vegas, Stephen Paddock, tenía en mente un objetivo: causar la mayor cantidad de muertos. Con eso en mente, modificó 12 rifles con el fin de que dispararan la mayor cantidad de balas en el menor tiempo posible.

Para ello usó el dispositivo conocido como 'bumb stock' que permite que el arma dispare cientos de rondas por minuto. Eso es lo que hallaron las investigaciones que adelanta el FBI y cuyos resultados preeliminares dio a conocer este martes el alguacil de Las Vegas, Joseph Lombardo.

Paddock, de 64 años, no solo llevó a su habitación del Hotel Mandalay Bay más de 20 armas y miles de minuciones, para lo que utilizó unas 10 maletas. Instaló cámaras, una de ellas en la puerta de su suite, para monitorear el momento en el que la policía llegaría, lo que da pistas que apuntan a inferir que el hombre estaba dispuesto a morir tras la masacre que ya es considerada la peor en suelo estadounidense.

"Me adelanto a decir que estaba pendiente de que alguien llegara para arrestarlo", dijo Lombardo en rueda de prensa.

Sin embargo, las autoridades aún no tienen pistas sobre la incógnita más relevante: los motivos detrás de la masacre que dejó al menos 59 personas muertas y más de 500 heridas. Cualquier motivación religiosa o ideológica también queda descartada. El FBI no consiguió ninguna conexión entre Paddock y alguna organización terrorista internacional, desmintiendo el comunicado de Estado Islámico reclamando responsabilidad.

Del total de muertos solo tres no han sido identificados, por lo que las autoridades pidieron a familiares y amigos de posibles víctimas comunicarse si temen que pudieron estar el pasado fin de semana en el festival de música country donde ocurrió la tragedia.

El dispositivo en el rifle

La venta de armas automáticas en EEUU está prohibida. Son consideradas armas de guerra y permite a quien las porta disparar balas una tras otra con solo mantener el gatillo del rifle presionado hasta que se acaba el cargador o hasta que la persona deja de presionar el gatillo.

Sin embargo, el acceso a armas semiautomáticas en Estados Unidos es amplio y extendido. Los rifles semiautomáticos disparan solo una bala por cada presión del gatillo. Aún así, es posible convertirlos en rifles completamente automáticos al agregarle el 'bumb stock', un dispositivo que se coloca en la culata del rifle, permitiendo que dispare todas las balas con una sola presión del gatillo.

Estos dispositivos se venden libremente y sus versiones más económicas solo cuestan 99 dólares.

La última vez que alguien presentó una propuesta de ley para prohibirlos fue en 2013, pero sin ningún éxito. Este martes esa misma persona, la senadora por California Dianne Feinstein, volvió a presentar su iniciativa legal.

Cámaras

Paddock no solo preparó el ataque por mucho tiempo: compró gran cantidad de armas y municiones, escogió una habitación de hotel con vista privilegiada e identificó un blanco fácil con premeditación: un concierto al aire libre.

El atacante además instaló cámaras en la suite donde se hospedó por cuatro días y en el pasillo que daba a la habitación del piso 32 del Hotel Mandalay Bay.

"Fue planificado con mucho detalle, y estoy casi seguro que evaluó todo lo que iba a hacer, lo que es impactante", dijo Lombardo este martes.

Una de las cámaras estaba escondida debajo de la mesita con ruedas donde los empleados llevan la comida a sus huéspedes y que el atacante dejó en el pasillo. Esto avisó a Paddock del momento en que la policía llegó a su puerta.

Lombardo dijo que abrirá una investigación por la publicación no autorizada de las imágenes de la habitación de Paddock, donde se ven las armas utilizadas, las cámaras e incluso el cuerpo del atacante.

El alguacil dijo que de los más de 500 heridos, muchos siguen en condición crítica. Sólo en el Sunrise Hospital and Medical Center de Las Vegas hay 33 en estado grave.

Mientras tanto, no han aparecido pistas que den luz sobre los motivos que llevaron al atacante a hacer lo que hizo. Joseph Lombardo solo tuvo una respuesta este martes; "No puedo entrar en la mente de un psicópata".

En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TiroteosLas VegasEstados Unidos

Más contenido de tu interés