publicidad
Virginia Millares, de 59 años, sostiene la fotografía de su esposo, Vicente Medina, desaparecido en Ciudad de México el terremoto del 19 de septiembre.

“El corazón me dice que está vivo y que lo tengo que encontrar”: la esperanza de hallar a los 156 que faltan en México

“El corazón me dice que está vivo y que lo tengo que encontrar”: la esperanza de hallar a los 156 que faltan en México

En México no hay un registro oficial de desaparecidos durante el terremoto, ni en la capital ni en los estados afectados. Pero según el registro de ciudadanos y familiares, 156 personas siguen sin aparecer.

Virginia Millares, de 59 años, sostiene la fotografía de su esposo, Vice...
Virginia Millares, de 59 años, sostiene la fotografía de su esposo, Vicente Medina, desaparecido en Ciudad de México el terremoto del 19 de septiembre.

CIUDAD DE MÉXICO.- Vicente Manuel Medina Elizalde no está donde se supone que podría. No está en el lugar donde estuvo su casa. No está en la morgue ni en los hospitales.

Los rescatistas no hallaron rastros de él cuando al fin el jueves pudieron llegar con perros y termómetros a las ruinas de lo que fue su casa en el piso 4 del número 4 de la calle Edimburgo, uno de los seis edificios de la colonia del Valle demolidos el martes por el terremoto de magnitud 7.1 que sacudió con fuerza la Ciudad de México y cinco estados del centro del país – Morelos, Puebla, Guerrero, el Estado de México y Oaxaca–.

“Con el permiso de los ingenieros, mi hija pudo entrar entre los escombros a lo que era mi departamento. No hay nadie allí, aparentemente”, cuenta Virginia Millares, esposa de Vicente desde hace 33 años, mientras sigue rondando las calles cercanas al edificio que se desparrama en pedazos sobre la calle Edimburgo, después de buscar cuatro días en morgues y hospitales sin encontrar nada.

En México no hay un registro oficial de desaparecidos durante el terremoto de este martes 19 de septiembre, ni en la capital ni en los estados afectados, ni del gobierno federal ni de los gobiernos locales. Como tampoco lo hubo de los cientos de desaparecidos en el sismo que azotó la ciudad en 1985, también un 19 septiembre, hace 32 años, y que mató a miles de personas.

publicidad

La única referencia conocida hasta ahora es una página web administrada por los propios ciudadanos ( www.desaparecidos-sismo.mx), en la que las familias publican información de las personas que buscan: sus nombres, fotografías, dónde se sospecha que debían estar a la hora del terremoto y algún contacto en caso de que hubiera noticias de ellos.

Según este registro, 156 personas siguen sin aparecer –vivas, heridas o muertas– y 245 personas de las que no se sabía nada el martes, ya han sido localizadas.

Hasta este viernes, los grupos de rescate habían logrado sacar a dos personas heridas y recuperar 12 cuerpos atrapados en Edimburgo 4, según confirmó el general Omar García Vázquez, jefe del Estado Mayor del Cuerpo de Guardias Presidenciales, a cargo de las operaciones de salvamento. Pero entre sus nombres no estaba el de Vicente.

Vicente Medina junto a su esposa, Virginia Millares, en una imagen de 2017
Vicente Medina junto a su esposa, Virginia Millares, en una imagen de 2017


El portero identificó a varios y dice que no lo reconoció entre los muertos. Pero sí le aseguró a Virginia que lo vio entrar al edificio poco antes del terremoto, entre las 12:00 y 12:30 del mediodía. Ella no se fía demasiado de su testimonio: “El portero está todo aturdido porque vio cadáveres, está todo trastornado”.

A la hora del temblor, Virginia quedó atrapada en las oficinas de la agencia de viajes donde trabaja como contadora, entre las calles Cervantes y Atenas, en un edificio que no se desplomó pero también sufrió daños. A las 4:00 de la tarde llegó caminando a su colonia y encontró el desastre; según la primera versión que escuchó, ya habían logrado sacar a 16 personas heridas pero vivas, y entre ellos pudo haber estado su esposo.

Desde entonces barrió todos los hospitales cercanos, sin éxito ni suerte, y con ayuda de su hija comenzó a difundir por redes sociales la fotografía de su marido, pidiendo información.

“Y una cosa muy extraña pasó. Publicamos la foto de mi esposo y el miércoles nos localiza un señor, diciendo que encontró la licencia de manejo del señor Vicente Manuel”, dice Virginia, sosteniendo el documento. “La encontraron tirada en la calle Eugenia el miércoles, a una cuadra de mi casa. Eso nos hace pensar que Vicente a lo mejor está afuera”.

Un desconocido encontró la licencia de conducir de Vicente Medina un día...
Un desconocido encontró la licencia de conducir de Vicente Medina un día después del terremoto, tirada a una calle de su casa.


Aferrados a ese indicio, toda la familia de Vicente Medina se ha volcado a las emergencias, a las morgues de la ciudad. Han mirado en las listas escritas a mano y colgadas en los postes por voluntarios y vecinos para informar a las familias quién ha sido hallado con vida y adónde se cree que lo llevaron.

“No hay control, todo mundo dice puras cosas que son inciertas. A los hospitales vas y no te dan la información como tú la requieres. O a lo mejor ellos tienen una recomendación de parte de los jefes, de las autoridades del hospital, de no dar bien la información. Pero también nos deben comprender a nosotros. Estamos devastados”, se queja Virginia, agotada, a punto de derrumbarse, hasta que un impulso la recompone.

“Pero mi corazón me dice que está vivo, que lo tengo que encontrar. Y si está vivo, qué bueno. Si está muerto, quiero encontrar el cuerpo. Es lo único que quiero saber para estar tranquila”.

Estos son los desaparecidos del 286 de Álvaro Obregón
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad