Terremotos

Casi 1,000 réplicas en dos días atemorizan a vecinos y rescatistas en las zonas del terremoto de Italia

La cifra de muertos asciende a 267 personas, mientras se pierden las esperanzas de conseguir a más sobrevivientes. Cerca de 400 personas están siendo tratadas por lesiones en los hospitales.
26 Ago 2016 – 6:05 AM EDT

Fuertes réplicas asustaron el viernes a vecinos y rescatistas en Italia mientras empezaban a desvanecerse las esperanzas de que los bomberos encontrasen a más sobrevivientes del terremoto del miércoles. Estaba previsto que durante la jornada se celebrasen los primeros funerales para algunas de víctimas mortales, que este viernes se cifraron en 267 personas.

Tras estas réplicas, el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, informó de que la ciudad corría el riesgo de quedarse aislado debido a los daños que habían sufrido las dos vías principales de acceso a la población.

Algunos de los maltrechos edificios de la golpeada Amatrice mostraban nuevas grietas tras la réplica más fuerte, registrada a las 06:28 de la mañana. El Servicio Geológico de Estados Unidos estimó su magnitud en 4.7, mientras que el Instituto Italiano de Geofísica lo registró como 4.8.

Esa fuerte réplica se vio precedida por más de 50 más débiles durante la noche y otras nueve se registraron en la hora siguiente. Casi mil réplicas han remecido la zona central de Italia en la cordillera de los Apeninos en los dos días desde el gran sismo del miércoles.

Unas 928 réplicas se han registrado en el área en torno a Amatrice y las ciudades cercanas de Pescara del Tronto, Arquata del Tronto y Accumoli tras el sismo inicial del miércoles, informó la AFP.



Las labores de rescate continuaron durante la noche, pero ya había pasado más de un día y medio después de que se rescatara a una última persona con vida.

Aunque el primer ministro, Matteo Renzi, celebró que 215 personas hubieran sido rescatadas, las autoridades de protección civil iban informando de un creciente número de víctimas mortales.

El Departamento de Protección Civil en Roma informó que cerca de 400 personas están siendo tratadas por lesiones en los hospitales y reportes en los medios locales dijeron que unas 40 de ellas están en estado crítico.

La tierra seguía temblando, y los sobrevivientes debieron dormir por segunda noche en tiendas de campaña provistas por los servicios de emergencia.

"Fue una noche difícil porque hay un cambio significativo en la temperatura aquí. Durante el día, hace mucho calor y por la noche hace mucho frío", dijo Anna Maria Ciuccarelli de Arquata del Tronto.

"Se puede sentir la humedad en los huesos a pesar de las mantas que el Departamento de Protección Civil nos ha dado. Todavía hay réplicas precedidas por estruendos y, para aquellos de nosotros que sólo han pasado por un terremoto, tiene un gran efecto, sobre todo psicológico", agregó.



Las familias se preparaban para enterrar a sus muertos y los primeros funerales fueron fijados para el viernes en la mañana, entre ellos el de dos niños y sus abuelos que murieron en Pescara del Tronto.

La búsqueda de sobrevivientes continuó durante la noche en Amatrice, donde rescatistas con perros rastreadores trataron de ubicar a los que siguen atrapados bajo los escombros.

La responsable de las operaciones de protección civil, Immacolata Postiglione, insistió en que los trabajos de rescate continúan a pleno ritmo y siguen centrados en el rescate. Los rescatistas han señalado que tras el terremoto en L'Aquila de 2009, una persona fue recuperada con vida tras 72 horas, o tres días completos.

"Confirmo, una vez más como hemos hecho desde el principio, que las unidades que están haciendo búsqueda y rescate, incluyendo con perros que buscan a otras personas atrapadas entre los escombros, están plenamente activas", dijo en la sesión informativa de la agencia el viernes por la mañana.


Sobre el terreno aún había una determinación por localizar a todos los desaparecidos, aunque el número de personas que siguen en paradero desconocido es incierto, dada la gran cantidad de visitantes que había en la zona en los últimos días del verano boreal.

"Sí, aún hay oportunidad de encontrar a alguien con vida", dijo el jueves Gianni Antonini, entrenador de un perro de rescate.

El primer ministro, Matteo Renzi, prometió reconstruir las casas destruidas y dijo que reanudará los esfuerzos por aumentar las defensas italianas contra terremotos que sacuden regularmente al país.

"Queremos que esas comunidades tengan la posibilidad de un fututo y no sólo recuerdos", dijo a la prensa en Roma.

Lea también:


RELACIONADOS:TerremotosItaliaMundo
Publicidad