null: nullpx
Coronavirus

Una noche de boxeo en medio del coronavirus: así es la falta de controles por la pandemia en Nicaragua

Desde el principio de la pandemia el gobierno de Daniel Ortega ha ignorado la amenaza sanitaria del covid-19. Para algunos, que sigan haciéndose eventos deportivos con asistencia de público, es una muestra más de la irresponsabilidad oficial.
25 Abr 2020 – 04:14 PM EDT

En Managua se alistan para una cartelera de boxeo este sábado, desafiando la pandemia del coronavirus y las críticas de quienes califican como un acto “temerario” la realización de esta velada en el país centroamericano. Y el evento cuenta no solo con el visto buerno de las autoridades sino con el respaldo de ESPN, que lo transmitirá para América Latina.

El exbicampeón mundial de los pesos mínimo y minimosca Rosendo Álvarez organiza la inusual cartelera en la que se medirán 16 púgiles nicaragüenses en el gimnasio multiuso Alexis Argüello de la capital de Nicaragua.

Nicaragua es una de las pocas naciones en el mundo donde la actividad deportiva con público en las tribunas no se ha detenido, incluido el béisbol.

El gobierno del presidente Daniel Ortega no ha implementado medidas de distanciamiento social para frenar la propagación del virus y desde el principio de la pandemia ha promovido eventos de masas, hasta marchas para "repudiar" el virus.

La principal plataforma de oposición al gobierno de Ortega, la Alianza Cívica, envió una carta a la televisora especializada en deportes ESPN protestando por la decisión de patrocinar y transmitir el evento, que será presentando a través de ESPN Deportes, su señal para América Latina.

“Les metieron un gol (…) Aquí se les pasó la mano”, aseguró a Univisión Noticias Juan Sebastián Chamorro, coordinador de la plataforma opositora, asegurando que la empresa puede haber caído en lo que considera las maniobras del gobierno nicaraguense de presentar un cuadro de normalidad en medio de la pandemia.

“El gobierno ha tomado una actitud muy irresponsable de promover todo tipo de aglomeraciones, desde festivales hasta shows de belleza, y esto es la continuación de eso”, dijo Chamorro, destacando que la cifra oficial en el país centroamericano es de 10 infectados y 3 muertos a causa del coronavirus, un número cuya exactitud algunos ponen en duda.


La Organización Panamericana de la Salud (OPS) cuestionó recientemente al gobierno nicaragüense por desatender los protocolos básicos frente a la pandemia.

Al momento de la publicación de esta nota ESPN no había respondido a Univision Noticias una solicitud para que explicara cómo responde a las preocupaciones expresadas en su carta por la Alianza Cívica y que la imágen de la empresa pueda quedar vinculada con un evento que potencialmente pone en riesgo la salud pública.

"Los boxeadores tienen que comer"

En una entrevista con The Associated Press, Rosendo Álvarez aseguró que no le parece mal realizar la velada “porque aquí no hay coronavirus”.

“Aquí no tenemos coronavirus ni hay cuarentena, los tres muertos (reportados hasta ahora por el Ministerio de Salud) vinieron de afuera y en el país nadie se ha contaminado” por COVID-19, adujo el excampeón, que colgó los guantes en 2006.

“Nicaragua es un país pobre y los boxeadores tienen que comer, no pueden quedarse encerrados en su casa”.

Señaló que los boxeadores cumplen “un riguroso chequeo médico” antes de cada pelea, aunque no les han hecho la prueba del coronavirus porque “ninguno tiene síntomas ni se ha enfermado en los entrenamientos”.

Álvarez dijo que su empresa acata los protocolos del Ministerio de Salud y de la OPS. Aseguró que los asientos fueron colocados a dos metros de distancia del cuadrilátero y en las gradas y habrá médicos en la entrada del gimnasio para medir la temperatura de los espectadores, que deberán entrar con barbijos.

“Es un deporte de contacto y los dos boxeadores están en riesgo, pero lo más preocupante es el público que puede asistir”, expresó Juán Sebastián Chamorro a Univision Noticias.

"Lento avance"

Daniel Ortega es el único mandatario de Centroamérica que no ha tomado medidas extremas para controlar el covid-19 y durante 34 días no fue visto en público para orientar a la población sobre la enfermedad. Esta semana, ordenó el regreso a clases de 1,8 millones de alumnos y el reinicio de labores de 170.000 burócratas tras 15 días de vacaciones.

En días pasados, el gobernante sandinista admitió que el coronavirus “avanza lentamente” en Nicaragua, pero dijo que nadie puede dejar de trabajar porque “el país se muere”.


Durante todo abril, el Instituto de Turismo promovió al menos 81 actividades masivas en el país, como carnavales, desfiles, viajes a la playa y procesiones religiosas que habían sido suspendidas por la Iglesia católica.

Los médicos afirman que ello supone un enorme riesgo de exposición de personas al contagio de un virus letal.

“Las fiestas populares, los entierros masivos, las marchas y demás actividades aumentan el riesgo de múltiples brotes simultáneos en todo el país”, dijo a la AP el epidemiólogo Álvaro Ramírez. “Todavía no entiendo a qué está apostando el gobierno”.

Según el especialista, el gobierno intenta “cambiar los diagnósticos y ocultar los datos” sobre la epidemia, presentando varios casos de COVID-19 como neumonía. Sin embargo, “el crecimiento exponencial esperado para en estos días con el inicio de la época lluviosa dirá quien ha tenido la razón”, afirmó.

El Ministerio de Salud sólo reporta tres muertos y 11 casos positivos del nuevo coronavirus, que en el resto de Centroamérica se ha cobrado la vida de 492 personas y ha afectado a 12.838, según datos divulgados el sábado por el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).


“El covid-19 es una mentira”: los insólitos mensajes en las protestas contra las medidas para contener el coronavirus (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés