Un hospital de EEUU ofrece atender al bebé que iba a ser desconectado de su soporte vital

Los papás de Charlie Gard, un bebé británico de 11 meses que por una rara enfermedad no puede respirar por sí solo, quieren realizarle un tratamiento experimental para salvarlo, pero la justicia no los deja. Ahora se abrió una nueva esperanza.
7 Jul 2017 – 10:24 PM EDT

El Hospital Presbiteriano de Nueva York y el Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia se ofrecieron este jueves a ayudar a Charlie Gard, el bebé británico de 10 meses que no puede respirar por sí solo y al que la justicia le ha impedido ser tratado en el extranjero.

"El Hospital Presbiteriano de Nueva York y el Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia han acordado admitir y evaluar a Charlie, siempre y cuando se tomen las medidas necesarias para transferirlo con seguridad a nuestras instalaciones, se eliminen los obstáculos legales y contemos con la aprobación de emergencia de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU) para un tratamiento experimental", dice el mensaje.

Agrega que si es aprobado por la FDA coordinarán "el envío del medicamento experimental al Great Ormond Street Hospital" en Reino Unido y trabajarán con el personal médico en la administración del fármaco.

El niño Charlie Gard sufre una condición genética extraña que le ha causado daños cerebrales y le dificulta respirar por sí mismo.

Sus padres trataron de llevarlo a Estados Unidos para un tratamiento experimental, pero ese esfuerzo fue bloqueado por la justicia.


La historia de Charlie ha captado la atención de todo el mundo porque sus padres, Chris Gard y Connie Yates, han luchado para salvarle la vida a pesar de la decisión de un juez.

El caso fue llevado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que se negó a escuchar el tema la semana pasada al confirmar las sentencias judiciales anteriores que señalaron que se trata de un caso terminal, que la terapia no le ayudaría y que "el mejor interés" del bebé era "evitar más sufrimiento" al retirar el apoyo vital.

"Si podemos ayudar al pequeño Charlie Gard, como nuestros amigos de UK y el papa, estaremos encantados de hacerlo", tuiteó el mandatario el lunes.

Pelea con el hospital

Charlie nació en agosto de 2016 con una rara enfermedad genética llamada síndrome de depleción de ADN mitocondrial, o MDDS.


Semanas después, no podía levantar la cabeza y no ganaba peso. A sus dos meses, su respiración era superficial y luego fue trasladado al Great Ormond Street Hospital de Londres, donde ha permanecido desde entonces. A principios de este año, los médicos concluyeron que nada más podía hacerse por él.

El hospital británico planeaba desconectar al niño del soporte vital y declinó trasladarlo al centro de atención de niños del Vaticano Bambino Gesù que se ofreció a darle atención médica.

Según fuentes citadas por The Washington Post el hospital de Londres rechazó la oferta de Roma citando razones legales.

Es por eso que el centro de salud estadounidense dijo que otra opción podría ser enviar el medicamento experimental a Great Ormond y proporcionar instrucciones sobre cómo administrarlo a Charlie, siempre que la FDA lo autorice.

La tensión sobre el caso aumentó la semana pasada después de que los padres de Charlie aparecieran en video diciendo entre lágrimas que los médicos estaban planeando desconectar a Charlie.

Más tarde dijeron que el hospital decidió posponer esa decisión. Desde entonces se encendió aún más el debate sobre la vida y la muerte de un niño.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, dijo que apoyaba las decisiones de los tribunales y que quitarle el soporte vital iba "de acuerdo con los mejores intereses de Charlie".

El Papa desde Twitter aseguró que "defender la vida humana, sobre todo cuando está herido por la enfermedad, es un deber de amor que Dios confía a todos".


El poder de la última foto de un hijo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Salud
Publicidad