null: nullpx
México

Qué hay detrás de la falta de medicamentos en los hospitales públicos de México

En las últimas semanas miles de personas en México han padecido la falta de medicamentos gratuitos en las instituciones públicas de salud, desde simples analgésicos, controladores de la presión arterial, insulina y hasta antirretrovirales que utilizan las personas con VIH.
29 May 2019 – 1:49 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.-Gabriel Gutiérrez tiene 44 años y padece glomerulonefritis membranosa, una enfermedad que afecta y va degenerando el funcionamiento de sus riñones. Desde que su padecimiento fue detectado, acude a un hospital público para recibir el único medicamento que lo ayuda a estabilizar su condición, pero desde hace un mes, en las farmacias de esa y de cientos de clínicas más, el medicamento está agotado.

El 18 de abril pasado, Gutiérrez acudió al Hospital General de Tacuba del ISSSTE (en el que se atiende a trabajadores del gobierno) a recoger su dosis mensual de tacrolimus, un medicamento que disminuye la actividad del sistema inmunológico y evita que sus propias defensas ataquen sus riñones, pero los encargados de la farmacia le dijeron que no tenían.

Como Gutiérrez, en las últimas semanas miles de personas en México han padecido la falta de medicamentos gratuitos en las instituciones públicas de salud, como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores (ISSSTE), en los que los pacientes han reportado la falta de simples analgésicos, controladores de la presión arterial, insulina para personas diabéticas y hasta antirretrovirales que utilizan las personas con VIH.

La situación, de acuerdo con usuarios del servicio y los propios funcionarios, se ha extendido al menos a 24 estados de México, en los que además de medicamentos, se reporta la falta de médicos y enfermeras, reducción de apoyos a pasantes de médicos e incluso la falta de pagos de servicios y aire acondicionado.

Ante esta situación y luego de ser cuestionado por diversos medios de comunicación, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció el problema de desabasto, pero aseguró que era peor en otras administraciones a causa de la corrupción.

“Me comprometo a que en este gobierno se haga valer el derecho del pueblo de México a la salud. Lo único que quiero es un poco tiempo porque dejaron en ruinas el sistema”, refrendó.

¿Por qué no hay medicinas en los hospitales?

De acuerdo con explicaciones del propio presidente, este desabasto tiene su origen en una operación similar a la que se realizó en enero pasado para frenar el robo de combustible, pues, según señaló en una conferencia de prensa, el llamado “huachicoleo de medicina” costó al gobierno federal 90,000 millones de pesos (unos 4.714 millones de dólares) tan solo en 2018.

Este huachicoleo, según AMLO, sucedía en las delegaciones estatales del IMSS y el ISSSTE cuando estas instituciones se abstenían de realizar algunas licitaciones para lanzarlas de último momento como compras de urgencia, que se realizaban sin ningún control, por lo que los medicamentos llegaban a incrementar su precio hasta 300%, favoreciendo a tres farmacéuticas.

Esto, según explica, ha generado problemas en diversos estados, que, pese a que tienen presupuesto disponible, la industria farmacéutica se niega a abastecerlos, por lo que advirtió que, si no se llega a un acuerdo con ellos, el canciller Marcelo Ebrard hará la compra de medicamentos en cualquier otro país.


Sin embargo, luego de que la semana pasada Germán Martínez renunció a la titularidad del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), evidenció las fallas en el presupuesto y de organización. A través de su carta de renuncia, condenó la "injerencia perniciosa" de la Secretaría de Hacienda en la dependencia, al acusarla de no entregarle 1,000 millones de pesos (unos 52.5 millones de dólares).

Además, directivos de los institutos nacionales de salud denunciaron ante diputados que los recortes del sector en lo que va del actual gobierno ascienden a 2.300 millones de pesos (120,4 millones de dólares).

A esto se suma que el gobierno decidió desmantelar el programa social conocido como Seguro Popular, que atiende a quienes no son derechohabientes, por lo que las otras instituciones de salud pública han tenido que duplicar su capacidad de atención sin aumento de presupuesto.

De acuerdo con un análisis realizado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), del presupuesto total de salud se destina el 13 % al gasto en medicamentos. El 76 % del gasto total en medicamentos corresponde a medicinas y productos farmacéuticos y el 24 % restante se destina a materiales, accesorios y suministros médicos y de laboratorio.

Usuarios sin medicamentos y con salud deteriorada

En medio de toda esta lluvia de declaraciones, como perjudicado directo, se encuentra Gabriel Gutiérrez, quien ante la falta del medicamento y el riesgo que representa a su salud el no tomarlo, decidió conseguir dinero para comprarlo por su cuenta.

Cada caja de ese medicamento tiene un costo de 3,000 pesos (156 dólares) y, según la dosis que le recetó el doctor, debe consumir poco más de 3 cajas al mes, es decir, su tratamiento tiene un costo de alrededor de 10,000 pesos (521 dólares), pero si durante los próximos meses sigue agotado, su economía no aguantará el gasto.

“Hay gente que puede comprarlo o cambiar de medicamento, pero cuando es tan específico se vuelve un problema. 10,000 pesos es el sueldo mensual de mucha gente, o más. Yo aquí tengo que hacer un esfuerzo porque si yo no me lo tomo, me muero. Es delicada la situación que yo tengo”.

Gutiérrez interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, quién como procedimiento notificó al ISSSTE y, en específico, al hospital que no pudo abastecerlo con su medicamento. Sin embargo, el hospital respondió que la responsabilidad era de la oficina central del ISSSTE, quien no había surtido el medicamento.

El mismo problema lo tienen los pacientes con VIH que recibían tratamiento con antirretrovirales. De acuerdo con Luis Adrián Quiroz, coordinador general de la organización Derechohabientes Viviendo con VIH/SIDA del IMSS, el problema con el suministro de estos medicamentos comenzó hace varias semanas por la manera en cómo el nuevo gobierno comenzó a realizar las compras.

Quiroz señaló que el a inicio de año, el IMSS informó que había retrasos en la entrega de medicamentos por la curva de aprendizaje por el cambio de personal del nuevo gobernó y que todo se resolvería en dos semanas, pero no se resolvió.

“Todo fue un retraso considerable por la forma en la que compraron los medicamentos y esto se iba agravando constantemente. Hasta la fecha seguimos con esta falta de medicamentos. Las decisiones que toma el gobierno de a quién contrata y cómo lo contrata es de él, lo que nos debe de importar es que el medicamento esté disponible en tiempo y en forma”, detalló.

Ciudadanos y organizaciones civiles crearon una plataforma llamada No Al Huachicol de Medicinas para registrar los casos de no surtimiento, surtimiento incompleto o inoportuno de medicamentos. Hasta su último corte hace un par de días, se habían registrado 327 reportes de personas que no recibieron sus medicamentos, con un promedio e 20 denuncias al día.

📷 Uno por uno, el gabinete que acompañará a López Obrador como presidente de México

Loading
Cargando galería
Publicidad