null: nullpx

La madre Teresa de Calcuta ya es santa: fue canonizada por el papa Francisco

"Proclamamos a la beata Teresa de Calcuta santa y la inscribimos entre los santos, decretando que sea venerada como tal por toda la Iglesia", declaró el Papa, quien pronunció en latín la frase de canonización ritual ante unos 100,000 fieles.
4 Sep 2016 – 5:17 AM EDT

"Que nos ayude a entender que nuestro único criterio de acción es el amor gratuito, libre de cualquier ideología (...) y ofrecido a todos sin distinción de lengua, cultura, raza o religión". Con esas palabras y ante unos 100,000 fieles, el papa Francisco proclamó este domingo santa a la madre Teresa de Calcuta, símbolo de la defensa incansable de los pobres.

El Papa utilizó la fórmula en el latín como es habitual en estos casos para declarar la santidad de la religiosa, que murió en Calcuta en 1997, a los 87 años: "Proclamamos a la beata Teresa de Calcuta santa y la inscribimos entre los santos, decretando que sea venerada como tal por toda la Iglesia".

Desde primera hora de la mañana comenzaron a congregarse en la emblemática plaza de San Pedro, engalanada para la ocasión, los afortunados que consiguieron una de las 100,000 entradas emitidas para el evento.


Durante la ceremonia papa Francisco elogió su labor "en defensa de la vida humana" y valoró su lucha contra el aborto.

También destacó su valor al hacer "sentir su voz a los poderosos de la tierra para que reconocieran sus culpas ante los crímenes de la pobreza creada por ellos mismos".

El público celebró la proclamación con un gran aplauso antes de que se llevara al altar, donde prosiguió la ceremonia, una reliquia con unas gotas de sangre de la santa contenida en un relicario tallado en madera con forma de cruz.


En fotos: De maestra a santa, la vida sacrificada de la Madre Teresa de Calcuta

Loading
Cargando galería

El papa francisco ofició la ceremonia de canonización junto con 70 cardenales, 400 obispos y 1,700 sacerdotes, a la que acudieron algunas personalidades como la reina Sofía de España; la primera dama de Panamá, Lorena Castillo de Varela, y el ministro hondureño de la presidencia, Reinaldo Sánchez Rivera.

Proceso de canonización

El pontífice argentino quiso que la canonización de la madre Teresa fuera durante la celebración de esta Año Santo dedicado a la Misericordia, como la que repartió en vida la religiosa nacida en 1910 en el seno de una familia albanesa en Skopje, Macedonia.

Para que la Iglesia católica eleve a la categoría de santo a una persona abre un proceso en el que es necesario demostrar que obró dos milagros, uno para la beatificación y otro para la canonización.


En su caso, el primero fue una "curación inexplicable" de Mónica Besra, una mujer india de 34 años, que padecía un tumor en el abdomen que se repuso después de que le colocaran una imagen de la santa en el abdomen, y por el que la madre Teresa fue beatificada en 2003.

Y el segundo, fue protagonizado por el brasileño Marcilio Andrino, de 35 años, que padecía una grave infección cerebral y se sanó en 2008 después de que su esposa pidiera la intercesión de la religiosa, que se le atribuyó la "cura milagrosa".

Su festividad a partir de ahora en el calendario católico de santos será el 5 de septiembre, día del aniversario de su muerte.

Recuerdo en Calcuta


Envuelta siempre en su sari blanco de algodón con un borde azul, la madre Teresa, fue durante la segunda mitad del siglo XX la voz de los más necesitados no sólo en las calles de Calcuta sino de todo el mundo con la expansión de su congregación, Misioneras de la Caridad, que fundó en 1950.

En Calculta, también recordaron a la santa y numerosos fieles depositaron este domingo ramos de flores en su tumba. Decenas de personas también se acercaron hasta la sede de las Misioneras de la Caridad.

Santa Teresa, cuyo nombre era Agnes Gonxhe Bojaxhiu, nació el 26 de agosto de 1910 y llegó a India en 1929 como hermana de la orden de Loreto.

Sin embargo, en 1946 recibió lo que describió como "una llamada dentro de la llamada" para fundar una nueva orden dedicada a cuidar de los más rechazados, los "más pobres entre los pobres".


Fue así como creo una nueva congregación que se fue extendiendo por todo el mundo y cuyas religosas son distinguidas por ese saris blancos con franjas azules que enmarcó el rostro de la recien declarada santa.

Lea también:

Publicidad