null: nullpx
Pederastia

"Como un cazador viendo quién le gusta para escogerla": joven habla de su experiencia con el líder de La Luz del Mundo

Una chica que fue parte de un coro y un grupo de teatro de esa iglesia evangélica asegura que ella fue testigo de la presunta selección de adolescentes para servir al dirigente de la congregación y sus ministros. "Ese lugar no es bueno, ahí te lavan la mente, te dicen muchas cosas para hacerte sentir culpable", advierte.
7 Jul 2019 – 9:27 PM EDT

Belén acepta hablar sobre su experiencia en la iglesia La Luz del Mundo pidiendo que no se publique su nombre real. La joven de 25 años asegura que vive cerca de uno de sus templos en México y teme que haya represalias contra su familia. Cuenta que ingresó a la congregación cuando tenía 17 años y decidió abandonarla el día que nombraron como líder al hombre que la observaba "con morbo": Naasón Joaquín García.

"Cuando supe que pusieron a Naasón (al frente de la iglesia en 2014) ya no quise ir, porque él tiene una mirada fea, me daba miedo. Se me hacía como un cazador viendo quién le gusta para escogerla", señala quien vive en el fronterizo estado de Baja California.

Esta joven que ahora es madre de una niña pequeña afirma que comenzó a frecuentar un templo de La Luz del Mundo en 2011, por invitación de una amiga. "Cuando entré me pareció bien, porque todo lo que me decían era bonito", asegura. Pronto su atuendo imitó al del resto de las mujeres de esa iglesia evangélica: usaba faldas largas, blusas de manga larga y pañuelos sobre su cabeza, además dejó de maquillarse.

Ese mismo año, dice ella, conoció por primera vez a Naasón Joaquín García, entonces hijo del dirigente de la congregación, Samuel Joaquín Flores. Había acudido a una cena en su templo en Baja California y a ella le pidieron ser parte del grupo de adolescentes que atendieron la mesa de García y varios ministros.

Belén asegura que le pareció extraño el vestuario que les compraron para ese evento, porque parecía que intencionalmente trataban de que los invitados vieran su figura. "Para servir la cena nos pusieron ropa ajustada, una falda negra y una blusa blanca fajada. Pero si entrábamos al templo con ropa pegada nos regañaban", comparó la joven.

También le incomodaron las miradas constantes de García y otros pastores. Relató que después de servirles la comida, a todas las niñas las pusieron junto a ellos por si se les ofrecía algo más. "Nos veían como si nos estuvieran escogiendo, porque mientras comían nos miraban, se hablaban entre ellos y seguían comiendo. Las miradas eran con morbo", detalló.

Lo que más la perturbó fue la forma como la miraba el hijo del llamado 'Apóstol de Jesucristo'. "Me intimidaba porque casi te quería quitar la ropa con la mirada. No solo a mí, a todas", recordó la joven, explicando que antes de saludar a las niñas, el entonces hijo del líder miraba sus cuerpos y luego sus caras.

Una de las reglas de esta iglesia es separar a los niños por géneros en ceremonias y actividades. García prefería acercarse a ellas: "Hacía dos filas, una de mujeres y otra de hombres. Él siempre se acercaba nada más a la hilera de mujeres; volteaba hacia los hombres, sonreía y se iba".

Belén dice que no fue víctima de abuso sexual, ni escuchó alguna queja de ese tipo, pero detalla que sintió que algo malo se ocultaba en el trato que le daban a las niñas en esa congregación. "Yo celebré cuando lo agarraron", menciona sobre la detención de García, acusado de 26 cargos de abuso sexual de menores, pornografía infantil, extorsión, trata de personas y violación.


La campaña 'Yo soy la luz'

Hace dos semanas un juez mantuvo la fianza de 50 millones de dólares que le impuso a García en espera de que la Fiscalía General de California aporte pruebas de que representa un peligro para la seguridad pública y que –con el apoyo de su iglesia– puede fugarse a un país donde no se permitan las extradiciones.

La iglesia ha negado cada uno de los señalamientos contra su líder y lanzó una campaña en la que algunos fieles profesionales, entre estos la directora de un preescolar, una enfermera y una estudiante de universidad, mencionan cómo su fe ha cambiado sus vidas. El mensaje que quieren dar es mostrar una imagen distinta del culto a través del eslogan 'Yo soy la luz'.

"Desmentimos categóricamente esas acusaciones ofensivas. Nos molestan por ser falsas, irresponsables y equivocadas. Un pilar de nuestra creencia como cristianos es ser buenos ciudadanos", expresó el vocero Eliezer Gutiérrez en una conferencia de prensa el miércoles pasado.

"Nuestra iglesia nunca podría aceptar una cultura que viole esos valores", reiteró el portavoz.

Belén dice que decidió contar su experiencia después de que leyó nuevos detalles del caso revelados por una fuente cercana a la investigación a Univision Noticias. Uno de esos alegatos es que algunos fieles se encargaban de seleccionar a "las niñas más bonitas" para que García las abusara sexualmente. Ella afirma que puede dar fe de ese sistema de selección.

"Sí las escogen, yo me di cuenta hasta ahora que ya estoy grande y pasé por ahí", afirma, aunque ella no se refiere directamente a los señalamientos de tocamientos indebidos y violaciones.

Según esta joven, ella fue elegida para viajar a la sede de la congregación en Guadalajara, donde se encontró con otras adolescentes que eran parte de los coros de sus templos. De complexión delgada, Belén se dio cuenta al llegar que había pasado una selección relacionada con su apariencia física.

"Las que teníamos mejor cuerpo y cara fuimos las que nos pusieron en el coro ahí en Guadalajara", advierte.

En algunos de esos ensayos volvió a ver a García. "No me gustaba que Naasón iba y se mezclaba ahí. Y todos lo saludaban y se le acercaban. Yo no, porque no me gustaba su mirada".

Cuenta que en otra ocasión, el ahora pastor de La Luz del Mundo regresó a su comunidad en la frontera para inaugurar un templo. Para servir en ese evento, volvieron a buscar niñas.

"Nos dijeron: ‘tienen que ir muy presentables, tienen que ir las mejores’. Varias niñas se empezaron a levantar, pero empezaron a seleccionar a las más delgadas, a las gorditas no. Les pregunté y me dijeron que, como estaban gorditas, podían estorbar o no cabían".

Cuando se quejó sobre la forma en que la miraba García, los fieles le explicaban que en realidad revisaba que su vestimenta fuese la apropiada y hasta le advirtieron que si no creía en él debía salir de la congregación. "Para los hermanos lo que él haga está bien", lamenta.

"Tú debes ser pura y casta"

Hubo otro incidente que le incomodó a Belén. Siendo parte de un grupo de teatro dentro de la iglesia, ella actuó en una obra basada en la película 'El Rey León' vistiendo un leotardo que le compró su madre y que daba la apariencia de que estaba desnuda. Después de esa interpretación un pastor le hizo una oferta para pasar un tiempo en Guadalajara, la cual rechazaron ella y su madre.

El plan, según ella, era que actuara sola en un escenario frente a García. A pesar de que su mamá no otorgó el permiso, a ella le volvió a hacer la invitación un ministro. "Me insistió que nos fuéramos a Guadalajara, que ya iba a cumplir 18 años y que podía decidir sola. Y me pidió que no le dijera a mi mamá".

La joven asegura que, debido a la insistencia, les mintió diciendo que no quería ir porque tenía un novio en Baja California. "Ellos me empezaron a reprender, a decirme que yo estaba tocada por el diablo, que por eso no me quería ir a Guadalajara, que el 'Apóstol' me estaba dando una oportunidad y que yo la había rechazado. Y hasta me preguntaron si había tenido relaciones con mi novio".

Después de ese episodio la dejaron de invitar a sus actividades y al poco tiempo ella dejó de asistir al templo. "Me dijeron: así le vayas a servir un plato de comida al 'Apóstol' o a sus hijos, tú debes ser pura y casta’".

Belén cuenta que durante los tres años que fue parte de La Luz del Mundo se sintió "vigilada" y controlada.

De acuerdo con su relato, la manipulación que se ejerce sobre las mujeres es peor, comenzando con su vestimenta, incluso la que usan fuera de los templos. Dice que si algún feligrés la veía en la calle con pantalones de mezclilla, en vez de falda o vestido largo, la reprendían.

"Cuando llegaba a la iglesia me regañaban, que por qué usaba pantalón", recuerda. "Ahí te controlan desde cómo te cortas el pelo, por qué lo tienes que traer largo, no te lo tienes que pintar, ni depilar, ni pintar, ni nada".

Dice que también la regañaban si fallaba a los tres rezos diarios (a las 5:00 am, 9:00 am y 6:00 pm). "Ese lugar no es bueno, ahí te lavan la mente, te dicen muchas cosas para hacerte sentir culpable", alerta.

"Corran de ahí", es el consejo que les da a las niñas que van a esta iglesia, pues según ella no es un lugar bueno. También les recomienda denunciar ante las autoridades si han sido víctimas de alguna de las frecuentes acusaciones contra los líderes, incluso si no tienen el apoyo de sus propios padres.

"Abran los ojos, huyan de esa iglesia. No se dejen guiar por los hermanos, porque les van a decir que están mal, que el demonio las está utilizando", advierte.


"Es un hombre honesto y honorable": La Luz del Mundo defiende a capa y espada a su apóstol caído

Loading
Cargando galería
Publicidad