null: nullpx
Relaciones Internacionales

La visita de Obama a Cuba, entre el aplauso y la condena

Ted Cruz criticó el "espectáculo de mal gusto", Donald Trump que Raúl Castro no lo haya recibido en el aeropuerto, Bernie Sanders celebró el hecho.
21 Mar 2016 – 2:30 AM EDT

El presidente Barack Obama, que inició este domingo su histórico viaje a Cuba, es el primer mandatario de Estados Unidos que visita la isla en casi 90 años y el único que lo ha hecho desde el triunfo de la revolución castrista en 1959. Pero su visita, en medio de una vibrante campaña electoral, tiene diferentes lecturas y valoraciones.

Uno de los primeros en repudiar el viaje de Obama a Cuba ha sido el precandidato republicano a la Casa Blanca Ted Cruz, de padre cubano, quien valoró el hecho como "un espectáculo de mal gusto" que "enriquece y da poder a la dictadura" de la isla.

"Tengo unas palabras para los cubanos que contemplen el espectáculo de mal gusto en La Habana este fin de semana: Estados Unidos no los ha olvidado", sostiene el senador por Texas en un artículo de opinión publicado el domingo por el diario Politico.

"Yo soy el hijo de un cubano que fue golpeado y torturado por el régimen de (Fulgencio) Batista y mi tía fue maltratada por los matones de (Fidel) Castro. Gracias a Dios tanto mi padre como mi tía Sonia encontraron la libertad en Estados Unidos", explica el legislador.

Para Cruz, "la libertad" debe llegar a Cuba pero no lo hará "enriqueciendo y dando poder a la dictadura mientras exporta terrorismo en toda Latinoamérica".

"Y no puede llegar olvidando el heroísmo y el sufrimiento de las valientes almas que se han opuesto a los Castro por muchas décadas", agrega.

El padre de Cruz, Rafael Bienvenido, nació en Matanzas (Cuba) y fue encarcelado y golpeado por las fuerzas de Batista tras haberse unido con 14 años a la lucha revolucionaria de Fidel Castro.

A los 18 consiguió salir de Cuba solicitando su admisión en la Universidad de Texas y una visa de estudio de cuatro años en EEUU.


Sanders: Debió hacerse hace tiempo

En las antípodas de esa posición, el precandidato demócrata Bernie Sanders expresó su satisfacción por la visita del presidente estadounidense a la isla.

En un breve comunicado de su equipo de campaña, aplaudió al presidente Obama "por hacer historia al viajar a Cuba y elevar las relaciones entre nuestros países hacia una nueva era".

"Este es un enfoque que debió tomarse desde hace mucho tiempo. Yo continúo apoyando sus peticiones al Congreso para acabar por completo con el fallido embargo. Cincuenta años de Guerra Fría fueron suficientes. Ha llegado la hora de que Cuba y Estados Unidos cerremos ese capítulo y normalicemos nuestras relaciones”, dice el comunicado de Sanders.


Trump: "no hay respeto"

Caracterizado por su pugnacidad verbal, el aspirante republicano Donald Trump esta vez rebaja el volumen para criticar que el presidente Obama no fuese recibido por el gobernante cubano a su arribo a La Habana (lo hizo el canciller Bruno Rodríguez).

Trump consideró este domingo una falta de respeto que el presidente de Cuba, Raúl Castro, no haya recibido a su homólogo estadounidense, Barack Obama, este domingo en el aeropuerto de La Habana a su llegada a la isla.

"¡Guau! El presidente Obama acaba de aterrizar en Cuba, una gran cosa, y Raúl Castro ni siquiera estaba allí para recibirle. Recibió al papa y a otros. No hay respeto", escribió el magnate en su activa cuenta en la red social Twitter.

Sin embargo, el gobierno estadounidense descartó que haya sido ofensivo que el gobernante cubano no haya recibido a Barack Obama.

Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, dijo que "nunca se contempló ni se discutió" que Castro estaría en el aeropuerto.

Agregó que las autoridades cubanas piensan realizar una ceremonia este lunes por la mañana con Obama y Castro que represente un acto oficial de bienvenida.

Es bueno recordar que la posición de Trump con relación a Cuba no es de signo radical conservador. En un debate de campaña reciente, Trump dijo que no está "de acuerdo con el presidente Obama" sobre la política hacia Cuba, pero se encuentra "a medio camino" entre la posición del mandatario y el rechazo absoluto de sus rivales republicanos.

"Creo que tiene que haber algo (que cambie la relación con Cuba). Después de 50 años, ya ha llegado la hora, amigos", sostuvo entonces Trump.

El magnate defendió que hace falta "un acuerdo mucho mejor" que el que se alcanzó en julio pasado para restablecer las relaciones diplomáticas y avanzó que, Si llega a la Casa Blanca, probablemente cerrará la embajada estadounidense en La Habana hasta que logre un nuevo pacto con Cuba.


Hillary alineada con Obama

A pesar de que la campaña de la precandidata demócrata Hillary Clinton no hizo pública ninguna reacción o comunicado específico sobre el viaje de Obama a Cuba, históricamente la exprimera dama se mantenido una línea política similar a la que desarrolla hoy la Casa Blanca.

Hace unos meses, durante un discurso en la Universidad Internacional de Florida (FIU), en la ciudad de Miami, donde reside la mayor comunidad de cubanos de Estados Unidos, Clinton pidió al Congreso el levantamiento del embargo a Cuba y pidió republicanos abandonar las "fallidas políticas del pasado".

La exsecretaria de Estado estadounidense ha apoyado de forma vehemente al acercamiento entre Estados Unidos y Cuba anunciado en diciembre pasado por los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro, que sellaron el pasado 20 de julio con la reapertura de sus embajadas en Washington y La Habana.

Lea también:


Más contenido de tu interés