En su hermético viaje a México, Jared Kushner condiciona reunión de Peña y Trump a avances en negociaciones del Nafta

El viaje del asesor presidencial y yerno de Trump se produce días después de que Kushner perdiera acceso a información de seguridad altamente clasificada y que surgieran informaciones sobre supuestas presiones de gobiernos extranjeros, entre ellos el mexicano, por su papel en el gobierno.

CIUDAD DE MÉXICO.- Jared Kushner, yerno y asesor del presidente de Estados Unidos Donald Trump inició en la mañana de este miércoles una visita a México para reunirse el presidente Enrique Peña Nieto y el secretario de Relaciones Exteriores , Luis Videgaray.

Durante el encuentro, México y EEUU establecieron que una reunión entre los presidentes de los dos países dependerá del avance en acuerdos como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte ( Nafta, por sus siglas en inglés), de seguridad, migración y economía.

Sobre una "reunión entre el presidente Enrique Peña Nieto y el presidente Donald Trump, los funcionarios de ambos países acordaron que la realización de dicho encuentro dependerá del nivel de progreso alcanzado en los acuerdos vinculados con la relación integral, incluyendo el TLCAN y otros temas en materia de seguridad, migración y cooperación económica", señaló la Cancillería mexicana.

Alrededor de las 10 de la mañana, hora local, el funcionario estadunidense arribó en un convoy de tres camionetas blindadas a las instalaciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores para mantener una reunión privada con el canciller mexicano, bajo fuertes medidas de seguridad y de confidencialidad. Horas después puso rumbo a la residencia presidencial de Los Pinos para encontrarse con Peña Nieto, en una reunión que duró más de tres horas.

La visita de Kushner, quien llegó acompañado de otros diplomáticos y funcionarios de seguridad estadounidenses, está rodeada de gran hermetismo y ni la Casa Blanca ni el gobierno mexicano han ofrecido detalles de la visita.

De hecho, el viaje del asesor presidencial a México fue confirmada a última hora del martes por la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana, que informó que las reuniones se centrarían principalmente en cuestiones de seguridad, inmigración y comercio.

La visita se produce días después de que Kushner perdiera acceso a información de seguridad altamente clasificada y surgieran informaciones en The Washington Post sobre supuestas presiones de gobiernos extranjeros, entre ellos México, sobre el yerno presidencial.


De acuerdo con ese reporte, México, China, Israel y Emiratos Árabes Unidos habrían estudiado la posibilidad de explotar los problemas financieros de la empresa de Kushner y su inexperiencia diplomática para influenciar por su intermedio al presidente Trump.

El asesor estadounidense perdió la semana pasada el acceso a información altamente clasificada luego de que el jefe de gabinete John Kelly ordenara la exclusión de los funcionarios que no cuentan con una credencial de seguridad.

Kushner ha sido encargado por su suegro de manejar las relaciones con México, con cuyo canciller, Videgaray, tiene una vieja relación.

La visita se da en un momento de incertidumbre sobre la renegociación del Nafta y de la propuesta de Trump para elevar los aranceles al acero y al aluminio.


La polémica propuesta tomó mayor relevancia luego de que el propio Trump describiese estos aranceles como incentivo en la renegociación del Nafta , algo que las delegaciones de Canadá y México rechazan.

Además, a finales del mes pasado, según publicó el diario The Washington Post, Trump y Peña Nieto pospusieron los planes para la primera visita del líder mexicano a la Casa Blanca, luego de una acalorada llamada telefónica en la que el líder estadounidense habría presionado para que México pague por un muro fronterizo que planea construir.

Trump ha insistido reiteradamente en que México debe pagar por el muro, una postura que los líderes mexicanos han rechazado reiteradamente.