null: nullpx
Relaciones Internacionales

En medio de la crisis por el exespía envenenado, Rusia expulsa a más diplomáticos británicos

Una portavoz rusa dijo que, con esta medida, su gobierno busca equilibrar el personal de sus embajadas. La semana pasada, el gobierno británico expulsó a a 23 diplomáticos rusos en represalia por el envenenamiento con un agente nervioso de un exespía y su hija en Londres.
31 Mar 2018 – 08:46 AM EDT
Comparte

El gobierno de Rusia informó a Reino Unido que más de 50 diplomáticos y empleados de su embajada en Moscú deberán salir del país, en medio de la crisis por el envenenamiento de un exespía ruso y su hija en Londres.

"Rusia ha propuesto equilibrio, y los británicos tienen sobre 50 personas más", le dijo la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso María Zajárova a la agencia Interfax, al informar sobre la media.

La semana pasada, Reino Unido expulsó a 23 diplomáticos rusos en represalia por el envenenamiento con un agente nervioso de Sergei Skripal y su hija Yulia, del que Londres responsabiliza a Moscú.

Pese a que Moscú niega estar involucrado, una veintena de países decidieron replicar la medida de Reino Unido y retirar a personal diplomático de Rusia, lo que fue contestado por ese país este viernes con la expulsión de diplomáticos de 23 países.


Previamente, el jueves, Rusia había anunciado la expulsión de 60 diplomáticos estadounidenses y el cierre del consulado de ese país en San Petersburgo.

En el caso de Reino Unido, Moscú expulsó inicialmente a 23 diplomáticos británicos y les había pedido reducir su delegación al mismo nivel que quedó la rusa en Reino Unido tras la crisis. Pero ahora insisten en que son más los que deben irse, lo que implicaría la salida de al menos 27 diplomáticos adicionales.

La escalada de tensión entre Moscú y los países occidentales se produce luego que Skripal, un exmilitar de inteligencia ruso de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueran envenenados con un agente nervioso a principios de marzo. Ambos fueron encontrados inconscientes en un centro comercial en Salisbury, a unas 90 millas (145 km) al suroeste de Londres.

Según los investigadores, padre e hija entraron en contacto por primera vez con el agente tóxico en el domicilio del exespía. Ambos están ingresados en un hospital, pero mientras que Yulia se recupera y su vida ya no corre peligro, su padre permanece en una situación crítica pero estable.

El ataque es considerado como el primer uso de un arma química en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.


Skripal fue sentenciado en 2006 a 13 años de prisión en Moscú por trabajar como espía para el MI6, el servicio secreto de Reino Unido. Rusia siempre ha negado ser responsable del intento de envenenamiento y asegura que, hasta ahora, Londres no ha presentado pruebas que la incriminen.

Al anunciar la nueva medida para reducir el personal en la embajada británica en Moscú, Maria Zajárova declaró este sábado que el hermetismo de Londres sobre este caso despierta "sospechas" sobre la implicación de los propios británicos.

"El ocultamiento de información, el secreto en que se mantienen los detalles de lo ocurrido, hace pensar en que en esto pueden estar implicados, en particular, los servicios secretos británicos", afirmó la portavoz.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés