null: nullpx
Reforma Migratoria

La Conferencia Nacional de Alcaldes de EEUU le pide a Trump y al Congreso una reforma migratoria

A horas de la toma de posesión del nuevo presidente, crecen las preocupaciones por amenazas de redadas y deportaciones masivas, y la cancelación de las órdenes ejecutivas migratorias de Obama.
19 Ene 2017 – 11:42 AM EST

La Conferencia Nacional de Alcaldes de Estados Unidos aprobó el miércoles una resolución de emergencia para instar al presidente electo Donald Trump y al Congreso que aborden de inmediato una reforma migratoria integral.

También pidieron al presidente electo que mantenga la Acción Diferida de 2012 (DACA), que actualmente protege de la deportación a unos 750,000 jóvenes indocumentados que entraron siendo niños al país y se les conoce como dreamers.

"Hay mucha preocupación en nuestras ciudades" sobre la polìtica migratoria que adoptará el nuevo gobierno, dijo Mick Cornett, alcalde de Oklahoma City y presidente de la conferencia que agrupa a 1,400 ediles.

Los alcaldes emitieron el pronunciamiento mientras celebraban su reunión invernal en la capital estadounidense.


No se quedarán de brazos cruzados

Uno de los autores de la resolución fue el alcalde de Los Angeles Eric, Garcetti, quien preside el grupo de alcaldes latinos.

Garcetti dijo que el documento envía “un mensaje claro a cualquier persona que busca dividir nuestras comunidades. Nosotros defenderemos a nuestra gente y estamos listos para trabajar con ambos partidos, pero no significa que vamos a sacrificar nuestros valores".

Durante la campaña, Trump advirtió que si llega a la Casa Blanca deportará a millones de indocumentados con antecedentes criminales y cancelará las órdenes ejecutivas migratorias del presidente Barack Obama, entre ellas DACA.


Ciudades santuario

La resolución busca “asegurar a los indocumentados que estamos con ellos y haremos lo posible para que puedan alcanzar el sueño americano", dijo a periodistas Jorge Elorza, alcalde de Providence, Rhode Island.

Además de deportaciones masivas, Trump prometió la creación de una fuerza nacional de deportaciones, construir un muro en la frontera con México, castigar severamente la permanencia indocumentada y quitar los fondos federales a las ciudades santuario.

"Hay amenazas de quitarnos fondos federales, pero a ellos les digo que jamás vamos a sacrificar a nuestra gente", dijo Elorza, quien agregó que la conferencia cuenta con entre 40 y 50 de las ciudades santuario.


Plan sobre la mesa

La semana pasada un grupo bipartidista de legisladores presentó una iniciativa de ley para extender por tres años los beneficios de DACA mientras el Congreso estudia y adopta una solución permanente por medio de una reforma migratoria.

El proyecto, bautizado como 'Eliminación de la Prohibición para Personas que Sueñan y Hacen Crecer nuestra Economía' (BRIDGE, por sus siglas en inglés), mantiene los beneficios de la Acción Diferida, que incluye el amparo de las deportaciones y un permiso de trabajo renovable cada dos años.

El senador republicano Lindsey Graham (Carolina del Sur), uno de los patrocinadores del proyecto, se manifestó confiado que Trump apoyará el plan para darle un nuevo estatus legal a los dreamers, y simultáneamente anular la Acción Diferida de Obama.

El proyecto BRIDGE no cambia en nada los beneficios actuales que tienen los dreamers, pero Graham resalta que, al hacerlo de esta forma, será el Congreso, y no el ejecutivo, quien le brinde un estatus legal a estos jóvenes a través del debido proceso constitucional, el principal argumento esgrimido por los republicanos para criticar DACA.

El senador demócrata Richard Durbin (Illiois), ha dicho que la iniciativa de ley para los dreamers “es una oportunidad para que detractores y defensores se unan y aborden un tema humanitario con una perspectiva bipartidista!.

Simiultáneamente, el saliente jefe de la seguridad nacional de EEUU, Jeh Johnson, recordó al presidente electo y al Congreso que los datos personales de unos 750,000 dreamers protegidos por DACA, no deben ser utilizados con fines de deportación.


Plan a puertas cerradas

El proyecto BRIDGE no es el único plan que se ventila en el Congreso. El 11 de noviembre, tres días después de la elección de Trump, Univision Noticias reportó que un grupo de representantes y senadores republicanos y demócratas en ambas cámaras se han reunido a puerta cerrada por meses para discutir una futura reforma migratoria.

Las reuniones bipartidistas arrancaron desde al menos junio del año pasado, cuando Trump lanzó su candidatura y fijó una agenda antiinmigrante.

El congresista republicano Mario Díaz-Balart (Florida), dijo en noviembre que “esta (la reforma migratoria) es una avenida en la que el grupo bipartidista pueda poner ahí la solución permanente para los millones de indocumentados, estableciendo la legalización de los que llevan aquí muchos años y carecen de antecedentes criminales".

La última vez que el Congreso debatió una reforma migratoria fue el 27 de junio de 2013, cuando el Senado aprobó el plan S. 744 que incluyó un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados tras una espera de 13 años.

El proyecto fue detenido en la Cámara de representantes controlada por los republicanos desde el 2010.

Los rostros de los inmigrantes que en más de 50 ciudades dijeron 'Estamos aquí para quedarnos' (FOTOS)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés