null: nullpx
Proceso de Paz

Santos convoca al diálogo con el uribismo para superar la resaca del ‘no’

El presidente colombiano nombra a una comisión de alto nivel para negociar con el partido del expresidente Álvaro Uribe Vélez, el mayor antagonista del acuerdo de paz con las FARC.
4 Oct 2016 – 08:50 PM EDT

BOGOTÁ, Colombia. La negociación para lograr la paz en Colombia transcurre ahora en otro centro y entre partes que se suponían iguales: en la propia Casa de Nariño y entre los partidos políticos del oficialismo y la oposición que aún no saben cómo lidiar con la sorpresa que la democracia les dio el domingo, al despachar en el plebiscito –por un margen mínimo de votos y con una abstención enorme– el acuerdo de paz que alcanzó el gobierno de Juan Manuel Santos con la guerrilla de las FARC tras cuatro años de negociaciones.

Tras conocerse el resultado de la consulta en la que 50.2% de los electores dijo 'no' a los acuerdos y el 49.7% los apoyó, el presidente Santos designó este lunes una comisión para dialogar con el Centro Democrático, el partido liderado por el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, que encabezó la campaña contra los acuerdos.

El equipo está conformado por tres interlocutores de peso: el propio jefe de comisión negociadora con las FARC, Humberto de la Calle; la canciller María Ángela Holguín y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas. Como si de firmar la paz con otro estado enemigo se tratara.

El Centro Democrático también nombró una comisión, integrada por el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, el excandidato a vicepresidente Carlos Holmes Trujillo y el senador Iván Duque. El diálogo entre ellos ya ha comenzado, a puerta cerrada y en secreto.


“Tendremos que actuar con prontitud y poner límites de tiempo, pues la incertidumbre y la falta de claridad sobre lo que sigue ponen en riesgo todo lo que hasta ahora se ha construido”, dijo Santos al hacer el anuncio, en un breve mensaje transmitido desde el palacio de gobierno.

El presidente ya se había encontrado este lunes por la mañana con representantes de todos los partidos en la reunión a la que citó a todos los protagonistas de la campaña del 'no'. Al encuentro no acudió ningún vocero del Centro Democrático, a pesar de que el propio Álvaro Uribe anunció el domingo por la noche su disposición a “aportar a un gran pacto nacional” donde fueran escuchadas sus razones.

Además del acuerdo mismo con las FARC, los resultados del plebiscito ponen en peligro el legado político que Santos se empeñó en construir presentándole al mundo la paz de Colombia, aún a costa de su popularidad entre los colombianos.

La comunidad internacional que acompañó a Santos en el acto triunfal de firma de los acuerdos de paz, celebrado en Cartagena el pasado 26 de septiembre, sigue respaldándolo en la derrota. Pero le urge a dar una respuesta inmediata que destrabe el juego político que está dando continuidad a la guerra.


“Es clave que el proceso de paz llegue a todos los colombianos, incluyendo (al) 60 % que no votó. Apoyamos diálogo incluyente. La Paz es obra de todos”, escribió Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), a través de su cuenta de Twitter.


Este mismo lunes, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, envió a Jean Arnault a La Habana como su representante especial para “continuar con las consultas” que hagan posible un nuevo acuerdo.

Cuba fue durante los últimos cuatro años la sede de los diálogos entre el gobierno colombiano y las FARC y es allí donde ahora se encuentran los altos mandos de la guerrilla, esperando una respuesta de los partidos colombianos. En este punto del conflicto, los alzados en armas ya no son los más rebeldes.


Publicidad