Porsche

El Porsche 911 Carrera T es lo más cerca a la pureza mecánica que podemos llegar en 2018

50 años de avance tecnológico conspiran contra el empeño de la más reciente variante del legendario Porsche 911 de rescatar la simpleza mecánica que hizo famosa a la marca.

Aún viven entre nosotros algunos de los modelos que llegaron con la avalancha de vehículos retro que arrasó a la industria automotriz al inicio del siglo XXI, cuando la nostalgia estaba de moda. Ya dejamos atrás horrores automotrices como el Plymouth Prowler o la Chevrolet SSR, pero aún nos acompañan modelos retro mucho más afortunados como el Dodge Challenger, el Volkswagen New Beetle, y el eternamente retro Porsche 911.

Debajo de las carrocerías de los carros retro siempre se han encontrado las tecnologías más modernas disponibles del día. En el caso de modelos de alto costo, estas tecnologías tienden a ser abrumantes y a invadir todos los aspectos del funcionamiento del vehículo en inmisericorde contraste con su aura nostálgica. En el Porsche 911 la saturación tecnológica también choca con la maravillosa simpleza técnica inspirada en el Volkswagen Beetle original diseñado por Ferdinando Porsche, de que el modelo disfrutó en sus primeros años, la cual si bien era un producto de su época también era uno de los atributos más atractivos de los primeros 911.


Con la creación del nuevo Porsche 911 Carrera T, una nueva variación del coupé 911 actual, el fabricante alemán intenta capitalizar la emoción de un manejo menos intervenido por la tecnología gracias a una dosis de mecánica retro. Una dosis que resta en vez de sumar. El nuevo auto tiene por ejemplo menos aislamiento contra el ruido así como una ventana trasera y ventanas laterales traseras hecha de un nuevo cristal de bajo peso. Increíblemente con un peso total de 3,142 libras, el Porsche 911 es apenas 11 libras más liviano que el 911 Carrera regular.

El ahorro de peso no es el único atributo retro-mecánico del nuevo Porsche 911 Carrera T. El Carrera T cuenta con una transmisión manual de radios reducidos con una palanca de tiros más cortos (la transmisión PDK será opcional) y con un diferencial de bloqueo mecánico, que prometen una experiencia de manejo más interesante y un papel más prominente para el conductor en esa experiencia.

Debajo de la tapa del motor conseguimos el mismo motor ‘Boxer 6’ de posicionamiento trasero que produce 370 caballos de fuerza y 331 lbs.-pie de torque que motoriza al Porsche 911 Carrera regular. El 911 Carrera T es capaz de acelerar de 0 a 60 millas por hora en 4.3 segundos, 0.1 segundos más rápido que el 911 regular.


Entre la lista de juguetes de norma que se conseguirán en el nuevo 911 Carrera T encontramos la suspensión PASM Sport así como un deflector de aire frontal rediseñado para mayor eficiencia aerodinámica donde seguramente se debe haber modificado el ángulo de entrada para compensar por la perdida de altura de carca de 1 centímetro gracias a PASM Sport.

Porsche dice que el 911 Carrera T, revitaliza el concepto pureza mecánica del 911T de 1968. Esa es una manera muy bonita de rendir homenaje al más básico de los Porsche 911, un carro creado hace 50 años cuando Porsche decidió hacer una versión del 911 con 110 caballos de fuerza (en 1968 el 911 regular de 130 caballos de fuerza fue rebautizado como 911L). Pero el nuevo vehículo no tiene nada de básico. De hecho con un precio inicial de 103,150 dólares el Carrera T es 13,750 dólares más caro que el 911 Carrera regular con transmisión manual. Anótense en la lista de espera los que creen que una décima de segundo menos de aceleración vale 137 billetes y medio billetes de los grandes.

El Porsche 911 Carrera T llegará a Estados Unidos en marzo de 2018.

Lea también:

RELACIONADOS:CoupesAutos Deportivos