"Ya es suficiente": senadores demócratas piden la renuncia a Al Franken tras acusaciones de acoso sexual

Un grupo de senadoras demócratas tomaron la iniciativa para pedir al senador de su partido que dejara su escaño en el Senado. Se espera que este jueves Al Franken haga un anuncio, según informó su oficina.

En una poderosa demostración de apoyo a las víctimas, más de 20 senadores demócratas pidieron este miércoles a su compañero de partido en la Cámara Alta, Al Franken, que renuncie tras las acusaciones de acoso sexual en su contra.

"Me he sentido conmocionada y decepcionada de saber en las últimas semanas que un colega a quien personalmente admiro se haya involucrado en un comportamiento inaceptable para las mujeres", escribió en su cuenta de Facebook la senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand, una de las promotoras de la petición junto a sus colegas mujeres.


"He dedicado mucho tiempo a reflexionar sobre el comportamiento del senador Al Franken. Ya es suficiente. Las mujeres que hablaron son valientes y les creo. Aunque es verdad que su comportamiento no se compara con la presunta conducta criminal de Roy Moore, Harvey Weinstein o del presidente Trump, sigue estando incuestionablemente mal".

Entre algunas de las senadoras que le pidieron a Franken dejar su escaño se encuentran Mazie Hirono (por Hawaii), Claire McCaskill (Missouri), Maggie Hassan (New Hampshire), Kamala D. Harris (California), Tammy Baldwin (Wisconsin), Debbie Stabenow (Michigan), Heidi Heitkamp (Dakota del Norte), Patty Murray y Maria Cantwell (Washington).

Hacia el mediodía, se unieron a la solicitud un grupo de senadores hombres, entre ellos Robert P. Casey Jr. (Pennsylvania), Joe Donnelly (Indiana), Michael Bennet (Colorado), Ed Markey (Massachusetts), Sherrod Brown (Ohio) y Richard J. Durbin (Illinois).

Luego, en horas de la tarde, se sumó al pedido el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer (Nueva York) con un comunicado en el que indicó: "Considero al senador un querido amigo y tengo gran respeto por sus logros, pero él tiene una obligación mayor con sus electores y el Senado y debería renunciar de inmediato".

También le pidió la renuncia el demócrata Doug Jones, quien compite por un escaño en el Senado por Alabama con el republicano Roy Moore, quien también enfrenta acusaciones por agresiones sexuales.

"La conducta de Franken estuvo mal. Ya lo ha admitido y debe renunciar al Senado", exigió Durbin en una alocución con reporteros.

Fuera del Senado, también le exigió la renuncia el presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez. "El senador Al Franken debe renunciar. Todos deberíamos compartir la responsabilidad de construir una cultura de confianza y respeto a las mujeres", escribió en su cuenta de Twitter.

La petición de los senadores ocurre justo cuando se conoció la última acusación contra Franken este miércoles. La web Politico publicó el testimonio de una asistente demócrata del Congreso que contó que intentó besarla a la fuerza luego de grabar un programa de radio en 2006, tres años antes de que se hiciera senador. "Es mi derecho como artista", le dijo a la joven, que para entonces estaba en sus 20 años, al justificar su conducta.

Franken enfrenta varias acusaciones de manoseos y avances inapropiados contra varias mujeres, aunque los ha negado. Su oficina informó que este jueves hará un anuncio del que no se dieron detalles.

Días atrás, el senador de Minnesota dijo sentirse "avergonzado" y que cooperaría con la evaluación que hacía del asunto el Comité de Ética. No obstante aclaró que no recordaba haber tocado de forma inapropiada a ninguna mujer: "Eso no es algo que haría intencionalmente".

El caso del demócrata se enmarcó en una ola de denuncias de mujeres que aseguraban haber sido agredidas sexualmente por hombres poderosos del mundo del entretenimiento, los deportes, los medios de comunicación y también de la política.

La primera acusación contra el senador llegó cuando la locutora de radio de los Ángeles, Leeann Tweeden, tuiteó que Franken la besó por la fuerza y la manoseó durante una gira en 2006. Se disculpó con ella, pero agregó que recordaba aquel encuentro de manera diferente.

Días después, una segunda mujer acusó a Franken de un manoseo de carácter sexual no deseado. Lindsay Menz, de 33 años, contactó a CNN para decir que Franken agarró sus nalgas mientras posaban juntos para una foto en la Feria Estatal de Minnesota en 2010. Menz ahora vive en Texas. Franken afirma que no recuerda ese momento y que se toma miles de fotos con cientos de personas.

Otras dos mujeres lo acusaron anónimamente de tocarles el trasero en dos eventos políticos separados en 2007 y 2008.

De renunciar, Franken se convertiría en el segundo miembro del Congreso en abandonar su puesto tras acusaciones de agresiones sexuales. El primero fue el representante demócrata John Conyers, quien anunció su decisión el martes después de haber sido el legislador con más tiempo de servicio en el Congreso de EEUU y uno de los políticos más poderosos de Washington.

RELACIONADOS:Acoso SexualEEUU