null: nullpx
Puerto Rico

Trump se queda en la crítica a Puerto Rico mientras 43% de los boricuas en la isla están en riesgo de perder ayudas

Mientras el presidente mantiene su retórica de descalificación a la ayuda que el gobierno federal ha dado a Puerto Rico, cientos de miles de personas padecen las consecuencias de la inacción. La peor: el hambre.
30 Mar 2019 – 12:12 PM EDT

WASHINGTON DC.- A 18 meses del devastador paso del huracán María por Puerto Rico, el presidente Donald Trump ha vuelto a crear un 'tsunami' de críticas por la respuesta del gobierno local en la reconstrucción de la isla. Mientras él hace sus críticas, las consecuencias quedan a la vista: centenares de miles de personas pasan hambre debido a los recortes federales en el programa de cupones de comida.

Durante un almuerzo a puerta cerrada a principios de la semana con líderes republicanos del Senado, Trump renovó su queja de que Estados Unidos ha enviado ya, según sus cuentas, 91,000 millones de dólares en ayuda para los esfuerzos de recuperación en la isla. Según el senador republicano por Florida Marco Rubio, Trump calificó la asistencia como “desproporcionada” en comparación con la que reciben otros estados.

Acostumbrado a una retórica repleta de superlativos, el presidente aseguró el jueves ante periodistas que ha ayudado a Puerto Rico “más que a ningún otro ser humano” y, al criticar la presunta mala gestión en la isla, afirmó que es el gobierno de San Juan el que “no está gastando el dinero de forma sabia”.

Trump puso como comparación los 29,000 millones de dólares que dio a Texas y los 12,000 millones de dólares a Florida para las tareas de limpieza y reconstrucción tras el paso de distintos huracanes en 2017.

Fotografías comparadas: Puerto Rico tras el paso de María y seis meses después

Loading
Cargando galería

Hay un dato que es necesario aclarar: el monto citado por el mandatario estadounidense para Puerto Rico se refiere a un estimado de las inversiones a largo plazo que se necesitarán para su recuperación, no a la cantidad que ya fue enviada, que se estima es menos de la mitad de la cifra citada por Trump, de acuerdo con las cifras de su propio gobierno.

Además de que la comparación que hace el presidente no toma en cuenta el impacto de desastres naturales en Texas y Florida, que son dos de las economías más sólidas del país, y en Puerto Rico, cuya situación antes del paso de los huracanes lucía bastante comprometida.

La peor consecuencia: el hambre

Desde que María tocó tierra en septiembre de 2017 en la isla, Washington ha aprobado más de 40,000 millones de dólares en fondos de emergencia para la reconstrucción, de los cuales 19,000 millones de dólares no se han gastado aún. Las autoridades también han aprobado 1,270 millones de dólares en ayuda suplementaria para los cupones de comida.

Por el tinte político que Trump ha puesto al tema de la ayuda a Puerto Rico y también por el estancamiento en las negociaciones para un nuevo paquete de ayuda en el Congreso, el gobierno puertorriqueño ha recortado en promedio 25% los fondos para el programa de cupones de comida, del que dependen 1.3 millones de personas de escasos recursos, 43% de la población en la isla.


Esa medida de austeridad ya ha afectado desde principios de marzo a poco más de 676,000 personas en la isla que reciben ayuda para los cupones de comida a través de un plan de subsidios en bloque que el gobierno federal concede cada año.

Tras el paso de María, el Congreso tuvo que aprobar un paquete de fondos de emergencia para expandir el programa alimentario. Pero mientras se alcanzaban los acuerdos, las autoridades puertorriqueñas recortaron sustancialmente la ayuda mensual: para una familia de cuatro personas, el monto de los cupones de comida pasó de 649 a 410 dólares, un promedio de 30% menos, según datos oficiales.

No está claro si el Congreso someterá pronto a votación un paquete de ayuda para el sector agrícola promovido por el senador republicano por Georgia, David Perdue, que destinaría 600 millones de dólares en fondos adicionales para los cupones de comida para Puerto Rico. Su oficina no respondió a la solicitud de información que hizo Univision Noticias.

El senador Rubio insistió en que su partido “no está bloqueando ayuda a Puerto Rico” —los responsables del estancamiento son los demócratas, a su juicio—, y ha propuesto que el Congreso apruebe los cupones de comida para la isla mientras continúan debatiendo más ayuda en el futuro.



Erica González, directora de la coalición Power 4 Puerto Rico, criticó en un comunicado el argumento de Trump de que los puertorriqueños ya están recibiendo demasiada ayuda.

“Es algo indignante, tomando en cuenta que este mes hubo recortes a la ayuda nutricional de emergencia, y tanto la gente pobre como los ancianos en la isla luchan por llevar comida a la mesa, mientras algunos pacientes han tenido que aguantarse con pañales sucios. Ahora el presidente (Trump) argumenta falsamente que nadie ha cuidado mejor de Puerto Rico que él”.

Alfonso Aguilar, activista republicano y presidente de la “Alianza Latina para Principios Conservadores”, dijo a Univision Noticias que Trump no debió iniciar esa polémica sino apoyarse en su historial de respuesta a la crisis en la isla, que considera que ha sido correcta.

En todo caso, Aguilar, de origen puertorriqueño, señaló que la comparación de Trump sobre la ayuda a Puerto Rico es errada porque la crisis desatada por María no tiene precedentes y porque no se trata de un estado, sino de un territorio.

“Ha sido una respuesta visceral política del presidente Trump, porque le molesta que los demócratas critiquen que la respuesta de su gobierno no ha sido adecuada… yo espero que los legisladores no tomen en cuenta lo que dijo Trump y agilicen la ayuda adicional para Puerto Rico”, dijo Aguilar, un exfuncionario de alto rango de Inmigración durante el gobierno de George W. Bush.

Retórica y recortes

La oposición demócrata y grupos de la diáspora boricua aprovecharon las declaraciones de Trump para insistir en que su gobierno no ha hecho suficiente para ayudar a la isla.

Desde el pleno del Senado, el líder de la minoría demócrata, Chuck Schumer, acusó a Trump de inventar la cifra de ayuda que, según precisó, se trata del monto de daños que dejaron los huracanes en Puerto Rico.

“El pueblo de Puerto Rico está sufriendo, y han recibido apenas una pequeña tajada de los fondos que necesitan. Es difícil entender cuánta crueldad se requiere para que un presidente trate al pueblo de Puerto Rico de esta manera. Son ciudadanos estadounidenses”, dijo Schumer.

En declaraciones a Univision Noticias, Edil Sepúlveda, cofundador del grupo Boricuas Unidos en la Diáspora, afirmó que las quejas y amenazas de Trump respecto a la ayuda económica “no son un mero ejercicio retórico… los recortes ya están afectando a la gente”.

“Ya antes del huracán, los puertorriqueños estábamos afrontando una junta de control fiscal con fuertes medidas de austeridad. Es como un montón de meteoritos cayéndonos encima uno tras otro", se lamenta Sepúlveda.

"Y ¿cuál es el efecto de todo esto para Puerto Rico?", se pregunta, e inmediatamente se responde: "Para mí, el más lamentable es la continua emigración masiva de puertorriqueños y la fuga de cerebros”.

Más contenido de tu interés