Trump presentará una rebaja fiscal histórica que beneficiará a las corporaciones

El gobierno bajará la carga fiscal del 35% al 15% a las empresas, lo que supondrá dejar de recaudar dos billones de dólares. La Casa Blanca considera que los recortes permitirán que los ciudadanos y a las empresas tengan más dinero para gastar, expandir la economía y a crear nuevos trabajos, según adelantan medios, aunque algunos analistas creen que aumentará el déficit.

De nuevo el presiente Donald Trump acomete una tarea compleja que prometió que haría al llegar al gobierno: una reforma tributaria. Este miércoles presentará su propuesta con ideas como simplificar las declaraciones y reducir los impuestos -del 35% al 15% para empresas- con el objetivo de generar crecimiento económico, aunque algunos expertos ponen en duda la eficacia de esta estrategia.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, confirmó este miércoles los planes de Trump, que calificó como la "mayor reforma fiscal en la historia de Estados Unidos".

Trump se juega mucho tras importantes reveses al no conseguir poner en marcha de forma expedita -como le hubiera gustado- algunos de sus compromisos de campaña como la derogación ‘Obamacare’ o la construcción del muro, que según indicó esta semana pospuso para evitar que los presupuestos no salieran adelante por falta de acuerdo sobre el asunto en el Congreso.

A punto de cumplir los 100 primeros días de gobierno, Trump todavía no ha conseguido un logro legislativo por eso con esta reforma quiere dejar huella y con su estilo grandilocuente la semana pasada aseguró que su proyecto de reforma ofrecerá "quizás la mayor reducción de impuestos jamás vista".

Durante la firma de unas órdenes ejecutivas el pasado viernes en el Departamento del Tesoro, el mandatario anunció que "el miércoles haremos un anuncio importante respecto a la reforma impositiva". "El proceso comenzó hace mucho, pero formalmente se iniciará el miércoles" dijo el mandatario.

El anuncio fue una sorpresa para los asesores legislativos, según indicó la agencia Reuters, que recuerda que el pasado mes de febrero Trump prometió presentar en el plazo de unas semanas un plan de impuestos "fenomenal" del que no dio detalles.

De momento, entre las propuestas que ha trascendido que presentará, está la reducción de impuestos a propietarios de empresas pequeñas de la tasa máxima de 35% a una máxima de 15%, según adelantó un funcionario con conocimiento del plan.

La tasa impositiva máxima para individuos sería recortada de 39,6% a alrededor de 35%, señaló el funcionario, quien solicitó no ser identificado ya que no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el tema antes del anuncio, informó The Associated Press.

El plan también incluirá créditos contributivos para ayudar a pagar las guarderías infantiles, una causa abanderada por su hija Ivanka, quien junto con su esposo Jared Kushner, forman parte del círculo de asesores más cercano del mandatario.

La reforma también tiene previsto una reducción de los impuestos sobre la renta (que son la principal fuente de ingresos del gobierno federal) , proporcionando un recorte "modesto", según el New York Times, para las personas de ingresos medianos y se simplificarían las franjas impositivas de siete a tres posibles de 12%, 25% o 33%.

Apoyo republicano

Los republicanos que criticaron la creciente deuda nacional durante el gobierno del presidente demócrata Barack Obama dijeron el martes que están abiertos al plan fiscal de Trump, a pesar de que podría agregar billones de dólares al déficit durante la siguiente década.

Al mismo tiempo, el gobierno de Trump asegura que, al bajar la tasa impositiva de las empresas, creará empleos y atraerá nuevamente a empresas a territorio estadounidense. La nueva administración se propone aumentar el crecimiento económico anual por encima del 3%, más del doble del 1.6% registrado en 2016.

Los republicanos en el Capitolio, en la línea con la Casa Blanca, defienden que los recortes fiscales estimularían el crecimiento económico, lo que reduciría o incluso eliminaría cualquier disminución en el ingreso fiscal, algo que también defendió esa semana el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, pero que han cuestionado algunos expertos.

Según Mnuchin, "la reforma fiscal se pagará por sí misma”.

Sin embargo, el Comité Conjunto de Tributación –no partidista- señaló este martes que un gran recorte a los impuestos corporativos, incluso si es temporal, agregaría déficits presupuestales a largo plazo.

Los sectores más beneficiados, según el Washington Post, serán las compañías del sector de venta al por menor, construcción y servicios, puesto que están en los rangos superiores de pago de impuestos y hasta ahora han tenido dificultades para beneficiarse de otros alivios fiscales.

De todas formas habrá que esperar para evaluar el plan al completo puesto que el diario apunta que todas las medidas no serán reveladas este miércoles.

RELACIONADOS:EEUUImpuestos