null: nullpx

Trump está considerando "despedir" al fiscal especial, según un confidente del presidente

Chris Ruddy dijo después de salir de la Casa Blanca que el presidente está sopesando la opción de apartar de su cargo a Robert Mueller, quien es visto como un investigador independiente de la interferencia rusa en la elección.
13 Jun 2017 – 9:45 PM EDT

El presidente Donald Trump está considerando "despedir" a Robert Mueller, el fiscal especial al que su gobierno nombró para investigar la interferencia rusa en la elección presidencial, según Chris Ruddy, un amigo y confidente de Trump.

Ruddy, director ejecutivo del medio conservador Newsmax, dijo en una entrevista con PBS después de visitar la Casa Blanca este lunes que Trump "está sopesando la idea".

El comentario de Ruddy se produce un día después de que uno de los abogados de Trump, Jay Sekulow, no descartó la posibilidad de que el presidente despidiera al fiscal especial. Mueller fue nombrado fiscal especial para supervisar la investigación de Rusia en mayo. Reportes indican que Mueller ha contratado en los últimos días a un equipo de abogados de alto perfil. con experiencia en casos de renombre como Watergate o Enron.

"Creo que está sopesando esa opción", dijo Ruddy, quien estuvo en la Casa Blanca este lunes.

Las palabras del amigo del presidente tuvieron una respuesta inmediata desde el gobierno, que reaccionó con cierta sorpresa. La portavoz de la Casa Blanca Sara Huckabee Sanders dijo que "Ruddy habla por sí mismo".

Por su parte, el portavoz Sean Spicer sostuvo en un comunicado que "Ruddy nunca habló con el presidente sobre este tema" y añadió que "en este tema, solo el presidente o sus abogados están autorizados a realizar comentarios".


El despido de Mueller sería una nueva crisis -después del cese de James Comey, director del FBI encargado de investigar el 'Rusiagate'- que podría tener consecuencias desconocidas. Trump cesó a Comey precisamente por la pesquisa sobre la influencia de Moscú en las elecciones presidenciales -como el propio Trump ha reconocido-. Cuando el Departamento de Justicia nombró un fiscal especial para continuar las investigaciones, Trump criticó la decisión y llegó a afirmar que estaba viviendo la "mayor caza de brujas" de la historia de Estados Unidos . Además, las similitudes con el Watergate, el caso que acabó con la dimisión de Richard Nixon, serían más evidentes.

El congresista Adam Schiff, el demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, advirtió de que el presidente estaría a punto de cometer un grave error si se confirma la información.

"Los ecos de Watergate están volviéndose más y más fuertes", dijo Schiff en CNN. "No vamos a dejar que el presidente decida quién lo va a investigar".

Durante el escándalo de Watergate, el presidente Richard Nixon trató de despedir al fiscal especial, Archibald Cox, en lo que pasó a la historia como "la masacre del sábado noche".

Aumentan las críticas desde el entorno de Trump

El comentario del amigo y confidente del presidente no es el único que se ha producido en los últimos días sobre la labor del fiscal especial. Desde el entorno de Donald Trump se han empezado a lanzar mensajes críticos contra Mueller en lo que podría ser una estrategia para minar su credibilidad.

Así, el expresidente de la Cámara de Representantes y uno de los principales aliados de Trump, Newt Gingrich, atacó el lunes a Mueller en su red social Twitter.

"Los republicanos están delirando si piensan que el fiscal especial va a ser justo", escribió.

Su crítica supone una contradicción consigo mismo, dado que él fue de los primeros en alabar la capacidad de Mueller tras ser elegido para liderar la investigación del 'Rusiagate'.

Jay Sekulow, nuevo miembro del equipo legal personal del presidente, no descartó este domingo en una entrevista que Mueller corriera la misma suerte que Comey. Más enigmático se mostró Chris Ruddy, amigo personal del presidente, quien afirmó que Trump ya sabe lo que hará en este tema, aunque no reveló exactamente la decisión final del mandatario.

"Creo que está considerando quizás poner fin al fiscal especial- dijo Ruddy en la cadena PBS-. Creo que está sopesando esa opción".

"Personalmente pienso que sería un error muy importante, aunque no creo que haya una justificación para tener un fiscal especial (sobre el caso ruso)", agregó.

Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpRusiagate

Más contenido de tu interés