null: nullpx
Texas

Demócratas de Texas frenan momentáneamente el proyecto de ley que impone restricciones al voto en el estado

A última hora, los demócratas en la Cámara de Representantes estatal abandonaron el hemiciclo con lo que rompieron el quórum necesario para aprobar esta restrictiva ley. Pero, el gobernador Gregg Abbott anunció que obligará a regresar a los legisladores para una nueva votación.
Publicado 30 May 2021 – 03:03 PM EDT | Actualizado 31 May 2021 – 04:08 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Los demócratas de la Legislatura de Texas se anotaron una victoria, aunque puede ser efímera, al abandonar el domingo por la noche la Cámara de Representantes para impedir la aprobación de una de las leyes de voto más restrictivas de Estados Unidos,

La maniobra privó a la sesión del número mínimo de legisladores necesario para una votación antes de la medianoche, en lo que constituye un revés sorprendente para los republicanos del estado, que han hecho de esta ley una de sus principales prioridades.

El éxodo demócrata del hemiciclo se produjo después de que Chris Turner, presidente de su grupo en la Cámara de Representantes, envió instrucciones a sus colegas de bancada a las 10:35 pm, hora central, indicándoles que salieran del hemiciclo, reportó The Washington Post.

"Miembros, tomen su llave y abandonen la cámara discretamente", escribió Turner, en referencia a la llave que cierra el mecanismo de votación en sus escritorios. "No vayan a la galería. Abandonen el edificio".

Jessica González, representante demócrata estatal, dijo al Post que los miembros de su bancada "decidimos unirnos y decir que no íbamos a aceptarla". La legisladora afirma que la ley fue escrita excluyendo la opinión de los demócrata. "Teníamos que participar en el proceso. Nos dejaron por fuera y esta ley afectará a todos los votantes de Texas", añadió.

“Llevamos años diciendo que queremos que más gente participe en nuestra democracia. Y simplemente parece que no es el caso”, se quejó el representante demócrata estatal Carl Sherman.

Pero la victoria demócrata no será por mucho tiempo. Tras calificar de "profundamente decepcionante" la jugada, el gobernador Greg Abbott anunció rápidamente que ordenaría a los legisladores que volvieran al Capitolio estatal para una sesión especial, que podría ser tan pronto como este 1 o 2 de junio.

Arremetida al voto a nivel nacional

El Senado había aprobado la madrugada del domingo, después de ocho horas de cuestionamientos por parte de la oposición demócrata, el polémico Proyecto de Ley 7 que plantea reducir las horas de votación, faculta observadores electorales, reduce las formas de votar en Texas y aplica más sanciones a quienes la violen.

Durante las negociaciones de madrugada a puerta cerrada, los republicanos del Senado estatal agregaron un lenguaje que podría facilitar que un juez revoque una elección.

La medida de 67 páginas también eliminaría los centros de votación sin bajar del auto y los que están abiertos las 24 horas, ambos introducidos el año pasado en el condado de Harris, el mayor bastión demócrata del estado.

El lenguaje incluido por los republicanos, señala un análisis de The Washington Post, contempla:


  • Sanciones por "delitos graves" a funcionarios que ofrecen solicitudes para voto por correo a alguien que no la solicitó
  • Permitir que las firmas en las solicitudes de boleta electoral por correo se comparen con cualquier firma registrada
  • Imponer nuevos requisitos de identificación a votantes por correo.
  • Exigir que se complete un formulario si planean transportar a votar a más de dos personas que no sean familiares.

"Tengo serias preocupaciones sobre un proyecto de ley que se elaboró en las sombras y se aprobó a altas horas de la noche", dijo la senadora estatal demócrata Beverly Powell.
Texas es el más reciente campo de batalla en los esfuerzos del Partido Republicano a nivel nacional para endurecer las leyes de votación, impulsados por las falsas afirmaciones del expresidente Donald Trump de que le robaron las elecciones de 2020. Georgia y Florida también aprobaron nuevas leyes restrictivas.


El proyecto de Texas facultaría nuevamente a los observadores electorales partidistas permitirles más acceso dentro de los lugares de votación y amenaza con sanciones penales a los funcionarios electorales que restrinjan su movimiento.

Los legisladores republicanos también quieren que se prohíba la votación dominical antes de la 1 de la tarde, cuando es común que se movilicen las congregaciones de iglesias negras en todo el país algo que dificultarían el voto a esas comunidades.

Grandes corporaciones, incluidas American Airlines y Dell, con sede en Texas, han advertido que las medidas podrían dañar la democracia y el clima económico. Pero los republicanos ignoraron sus objeciones y, en algunos casos, recriminaron a los líderes empresariales por opinar.

Los cambios deben ser aprobados antes de la medianoche del domingo, cuando la legislatura controlada por los republicanos concluye una sesión dominada por su partido para aprobar medidas enérgicamente conservadoras relacionadas con las armas de fuego, el aborto y la enseñanza sobre cuestiones raciales en las escuelas públicas.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés