null: nullpx

"Rebelión" contra la agenda de Trump en la Asamblea estatal más hispana de EEUU

Legisladores de Nuevo México presentan un torrente de iniciativas para boicotear los planes del presidente en el estado fronterizo.
2 Mar 2017 – 11:01 AM EST

SANTA FE, Nuevo México. En este estado la confrontación con el presidente Donald Trump se puede intuir hasta en la invocación religiosa que da comienzo a la sesión legislativa. La reverenda Gail Marriner, invitada por el liderazgo demócrata, citaba a Martin Luther King este miércoles ante los legisladores de la Cámara Baja.

"Un tiempo como éste demanda grandes líderes (...) líderes que puedan enfrentarse a un demagogo y maldecir sus engañosos halagos sin pestañear", conminó Marriner, que le dijo luego a Univision Noticias que escogió esas palabras para que los legisladores piensen en el miedo que sufren las comunidades a las que representan.

El mensaje está en línea con el ánimo beligerante en esta legislatura donde muchos han prometido poner todo de su parte para boicotear la agenda del presidente.

Tres propuestas de ley han sido presentadas con ese objetivo por legisladores demócratas: la HB 292 pretende impedir la construcción del muro en los terrenos fronterizos propiedad del estado de Nuevo México, la HB 116 propone hacer de Nuevo México un "estado santuario" y la HB 560 busca impedir que la Guardia Nacional de Nuevo México sea usada para operaciones contra inmigrantes.

Trump ha encontrando resistencia en otros estados, condados y ciudades, sobre todo en lo que se refiere a la defensa de los indocumentados. En Nuevo México la oposición tiene su raíz en el profundo sentimiento de comunidad que muchos tienen con el país vecino y a la empatía de los legisladores hacia las personas sin documentos. Nuevo México tiene la proporción más alta de legisladores hispanos del país: 30 representantes hispanos de un total de 70 en la Cámara Baja y 15 senadores de 42.

La representante Patricia Royval Caballero habla de "rebelión".

"Nunca hemos sentido una represión tan fuerte como la que hemos visto con la administración de Trump", dice Caballero, que representa a un distrito de Albuquerque desde hace cinco años y antes era activista de inmigración.

Caballero es la patrocinadora de la propuesta para hacer de Nuevo México un estado santuario. Algunas de las mayores ciudades del estado -Albuquerque y Santa Fe- han adoptado recientemente medidas reafirmando su carácter de "lugares amistosos" con los indocumentados.


Los patrocinadores de la medida para impedir construir el muro en las 23 millas de terreno propiedad del estado de Nuevo México en la frontera aspiran a plantar una batalla larga con el gobierno federal. Trump tiene el recurso de la expropiación pero el conflicto podría llegar a los tribunales y encarecería el costo de la gran promesa del presidente.

"Tenemos que obstaculizar como sea ese proyecto porque el muro envía un mensaje muy negativo a nuestros vecinos al sur de la frontera", dice uno de los copatrocinadores, el representante por Las Cruces Bill McCamley. La representante Linda Trujillo, copatrocinadora, decía que esperaba que la medida fuera votada en el pleno de la Cámara Baja este jueves.

¿Ayudará la gobernadora a Trump?

El futuro de las tres medidas es incierto. A falta de poco más de dos semanas para que concluya el período de sesiones de este año, ninguna de las iniciativas ha llegado a votación en pleno. Los demócratas controlan con sus mayorías las dos cámaras legislativas y pueden acelerar el proceso pero en última instancia la gobernadora Susana Martínez, republicana, tiene poder de veto. Univision Noticias solicitó un comentario sobre estas medidas a la oficina de Martínez pero al tiempo de publicación de esta nota no había recibido respuesta.

Si alguna de las medidas llega al despacho de Martínez la gobernadora se encontraría en una situación complicada. Trump es muy impopular en Nuevo México -Hillary Clinton le ganó por más de 8 puntos- y si la gobernadora decide vetar alguna de las medidas Martínez aparecería alineada del lado del presidente, con quien trató de marcar distancias durante la campaña.

Muchos perciben a Martínez como insolidaria con los indocumentados. La gobernadora batalló durante años con los legisladores demócratas para impedir que las personas sin documentos pudieran obtener licencias de manejo. Finalmente hace un año llegó a una medida de compromiso aprobada por el que los indocumentados siguen manejando con unas licencias diferenciadas que también pueden solicitar otras personas.

"Desafortunadamente nuestra gobernadora ha sido una líder que no ha hecho el esfuerzo para nuestras comunidades", dice la representante demócrata por Las Cruces Angélica Rubio. "Mi esperanza es que con dos años que le faltan en su mandato que ella piense en su legado y no en la política porque ella y yo creo que tenemos mucha de la misma historia".

Mattew Reichbach, editor de New Mexico Political Report, cree que el fin de los proyectos en marcha en Nuevo México no es más que enviar un mensaje contra Trump, pero podrían también poner en aprietos a la gobernadora. "Si prosperan podrían poner en aprietos a Martínez", dice Reichbach. "Tendría muy difícil hacer el uso del veto y si recurre a ello tendrá que argumentar muy bien su decisión".

En fotos: Así transcurren los primeros 100 días del gobierno Trump

En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés