null: nullpx

¿Qué le falta a los republicanos para derogar Obamacare?

La Casa Blanca celebró como si todo estuviera dicho en el reemplazo a la Ley de Cuidados de Salud Asequible, pero todavía falta superar un escollo en el Senado, donde algunos republicanos no están convencidos de que sea buena idea lo aprobado en la Cámara de Representantes.
4 May 2017 – 5:38 PM EDT

La escena en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca este jueves dejaba claro que para los republicanos la aprobación en la Cámara de Representantes de su versión de la ley con la quieren sustituir la Ley de Cuidados de Salud Asequible u Obamacare es una victoria épica.

Para demostrarlo realizaron esta reunión inusual en la que estaban decenas de representantes, encabezados por el presidente de la cámara Paul Ryan y el presidente Donald Trump, a quien muchos legisladores reconocieron su liderazgo para hacer realidad esta primera victoria parlamentaria de su gestión.

Sin embargo, se trataba de una celebración algo prematura, porque es una victoria parcial. Obamacare sigue vigente hasta que el Senado apruebe su versión de la ley. Eso sin contar que los republicanos lograron pasar la iniciativa por un margen pequeño de 217 contra 213, lo que significa que perdieron 19 votos (solo podían perder 22).

Pero se entiende desde el punto de vista de la propaganda porque por fin, tras casi 8 años y decenas de infructuosos intentos, el llamado Gran Viejo Partido (GOP) está más cerca de anular lo que se considera el mayor legado del presidente Barack Obama.

Además es un alivio para Ryan, quien en marzo ni siquiera pudo presentar la iniciativa para votación, sufriendo un duro golpe a su autoridad, y para Trump, quien ve por primera vez desde que llegó al a Casa Blanca moverse en algo su agenda en el Congreso.

Pero para poder celebrar en los jardines de la residencia presidencial con propiedad, todavía es necesario que el Senado estudie y vote sobre la iniciativa que aprobaron los representantes y allí se enfrentarán a problemas adicionales que pueden torpedear todo el esfuerzo hecho hasta ahora.

Dudas en el Senado

En la cámara alta se prevé que el proyecto sufra cambios, con seguridad afectando muchos puntos y añadidos que fueron negociados a última hora para convencer al grupo de representantes que no estaban convencidos de votar a favor.

La mañana del jueves se realizó una reunión en la oficina del líder de la mayoría Mitch McConnell para empezar a diseñar la estrategia cómo se manejará el tema, posiblemente a partir de junio.

El senador John Cornyn, de Texas, explicó que el grupo convocado por McConnell tenía diferentes posiciones ante la ley y que servía como ambiente de prueba, “Si ese grupo puede llegar a un sí, lo llevaremos al resto de la conferencia”.


Cornyn no quiso aventurar tiempos ni cronogramas limitándose a decir que habrá un voto sobre el proyecto cuando tengan los 51 votos necesarios para la aprobación.

El centro de las objeciones o preocupaciones planteadas por algunos senadores tiene que ver con el desamparo en el que quedarían muchos ciudadanos por pérdida de cobertura.

Senadores republicanos como Rob Portman de Ohio, Lisa Murkowski de Alaska, Cory Gardner de Colorado y Shelley Moore Capito de Virginia Occidental, han expresado sus dudas con la derogación de Obamacare porque consideran que deja desprotegidos a los ciudadanos de sus estados que se han beneficiado con la expansión de Medicaid.

Ted Cruz, de Texas; Mike Lee, de Utah, y Rand Paul, de Kentucky, han favorecido un reemplazo aún más radical de Obamacare y no se sabe bien cuál es su posición respecto a lo aprobado en representantes.

Con una mayoría de 2 senadores, los republicanos no pueden darse el lujo de perder muchos votos, considerando que con seguridad ningún demócrata votará para ayudarlos a pasar esta ley.

A la espera de un informe

Algunos senadores están sugiriendo que la cámara alta redacte su propia propuesta y no que simplemente tome la que aprobaron los representantes.

“Creo que esencialmente habrá una ley del Senado”, dijo el senador republicano de Montana Roy Blunt.

Aunque desde la Casa Blanca el presidente prometió que las coberturas se ampliarían y que las primas bajarían, todavía eso no ha sido respaldado por los análisis que suele hacer la Oficina de Presupuesto del Congreso, que no ha presentado todavía un informe sobre el costo y el alcance de la legislación propuesta.

Al contrario de la Cámara de representantes, las reglas del Senado le impiden analizar el texto sin ese informe. Y si el estudio no respaldara las promesas de quienes promueven la nueva ley, con seguridad las perspectivas de que reciban el visto bueno del Senado se complicarán más. El Senado se ha impuesto no aprobar leyes que aumenten el presupuesto en diez años.

Según la CBO, la versión que no se votó en marzo, dejaba a unos 14 millones de personas sin seguro para 2018 y rebajaba el déficit federal en 150,000 millones de dólares.

Pero incluso si el Senado aprobara la nueva ley, habrá que ver cómo las posibles modificaciones que se introduzcan son recibidas en la Cámara de representantes, a donde volvería para iniciar un proceso que se conoce como “comité” que permite coordinar diferentes versiones de ley aprobadas por las cámaras para sintetizarlas en un solo texto antes de volver a un último voto y mandarla a la firma del presidente.

La saga por la derogación de Obamacare todavía no es una historia cerrada, pese a la celebración prematura y confiada en la Casa Blanca.


En fotos: el Affordable Care Act (ACA), la ley de salud conocida como Obamacare, desde su aprobación hasta hoy

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés