null: nullpx

Obama advierte en Europa sobre el peligro del "nacionalismo burdo"

El presidente inició en Grecia su última gira en el exterior con un objetivo clave: trata de tranquilizar a los socios de Estados Unidos tras el triunfo de Donald Trump en las elecciones.
15 Nov 2016 – 5:59 PM EST

Barack Obama llegó a Grecia este martes para iniciar su última gira presidencial, destinada a tranquilizar a sus aliados tras la victoria electoral de Donald Trump, y allí alertó a los líderes mundiales sobre la división y la desigualdad en el mundo, apelando a lo que llamó "el nacionalismo burdo".

Durante una conferencia de prensa junto al primer ministro griego, Alexis Tsipras, Obama resaltó la importancia de la OTAN y aseguró que es "completamente vital" para los intereses de Estados Unidos. Esta alianza fue duramente criticada por Trump durante su campaña, quien puso en duda el apoyo de Washington si los socios europeos no aumentaban el gasto militar nacional que les correspondía.

"Esta relación transatlántica es la piedra angular de nuestra seguridad común y de nuestra prosperidad", declaró el presidente.

"Quiero reafirmar que el tema de la OTAN es muy importante y queremos asegurar la continuación de esta política durante el traspaso a la nueva presidencia electa de los republicanos", dijo Obama, quien también destacó que una "Europa fuerte, próspera y unida" es importante para el mundo.


"Nacionalismo burdo"

El mandatario estadounidense admitió que fue una "sorpresa" para él la victoria de Trump en las elecciones y explicó su triunfo por el descontento que existe en la sociedad estadounidense. Por lo mismo, llamó a prestar más atención a los temores sobre desigualdad y desplazamiento económico en medio de la globalización.

Obama señaló que la elección del magnate republicano y la votación en Reino Unido para dejar la Unión Europea (UE) reflejaron la necesidad de lidiar con "los temores de la gente, de que sus hijos no van a vivir tan bien como ellos". "A veces la gente simplemente siente que debemos tratar algo y ver si podemos cambiar las cosas", dijo.

En ese punto, fue cuando el presidente aprovechó para hablar del creciente peso de los nacionalismos. "Tendremos que vigilar el aumento de una especie de nacionalismo burdo o de identidad étnica o de tribalismo que se construye alrededor de un 'nosotros' y un 'ellos'", advirtió el mandatario.

Además, en el mismo tono reprochó que durante la campaña se utilizaran una retórica y un discurso construido sin hechos, que permitió a los republicanos canalizar la "angustia y el miedo de los estadounidenses" para llegar a la Casa Blanca.

"La retórica vista en las elecciones fue muy perturbadora y no conectada con la realidad", afirmó.

Por su parte, el primer ministro griego dijo que se había abstenido de criticar a Trump como lo habían hecho otros líderes europeos, diciendo que la "manera agresiva" del republicano como candidato pudiera no ser la misma como presidente. De acuerdo con la agencia AP, Tsipras predijo que "en el futuro cercano, no va a cambiar mucho en las relaciones entre la UE, Grecia y los Estados Unidos".

El miércoles, Obama recorrerá la Acrópolis y pronunciará un importante discurso sobre la democracia y la globalización antes de volar a Berlín. De allí, Obama viajará a Perú para asistir a una cumbre económica asiática y regresará a Washington el sábado.


Lea también:

Más contenido de tu interés