Michelle Obama, la nueva primera dama presidenciable

Los discursos emotivos y contundentes de la primera dama para la campaña Clinton, su siempre alto índice de aprobación y la victoria de Trump remueven los anhelos de los demócratas por una candidata amada.
15 Nov 2016 – 4:56 PM EST

Fue la pregunta de muchos después del desempeño de Michelle Obama durante la campaña de Hillary Clinton: ¿Se lanzará a la presidencia alguna vez? El interrogante surgía incluso antes de que los demócratas sufrieran su inesperada derrota electoral frente a Donald Trump.

Este deseo se evidenció en las redes sociales cuando se coló como tendencia al grito de: #Michelle2020 en los días siguientes al triunfo republicano.

La primera dama, que se prepara para dejar en enero la Casa Blanca, fue vista como la mejor oradora entre los muchos y valiosos aliados que usó la campaña de Clinton para promover la candidatura de la ex secretaria de Estado y atacar al ahora presidente electo.

No es la primera vez que la primera dama se revela como el arma secreta de los demócratas en apuros. En 2012, en momentos en los que la reelección de su esposo parecía peligrar ante el crecimiento de la opción de Mitt Romney, Michelle fue clave en la movilización de un electorado que se había enfriado un poco después del histórico triunfo de 2008.

Michelle Obama es intocable. De hecho, el magnate republicano ni la rozó durante su propia campaña, que estuvo plagada de dardos contra todas las figuras que se le enfrentaban al otro lado de la acera política.

La esposa del presidente Obama tenía cerca de 62% de popularidad ya bien entrada la campaña presidencial (Gallup, Agosto, 2016) . Sus índices de favorabilidad subieron durante la contienda sugiriendo que su discurso en la Convención Nacional Demócrata de fines de julio en Filadelfia la colocó en una mejor posición ante la opinión pública.


Finalmente, este lunes alguien le preguntó, o más bien le pidió casi como una súplica, que apuntara a la presidencia. Un asistente a un evento sobre vivienda para veteranos militares aprovechó una pausa de Michelle para gritar: “Postúlate a la presidencia”. A lo que la anfitriona respondió muy sonriente: “Silencio, por allá”.

No hace falta destacar que no dijo no. Y eso ya de por sí servirá de consuelo a los muchos que la ven como la posible revancha ante Trump y los republicanos en 2020. Después de todo, por muchos años fue Hillary Clinton quien dijo "no" directamente y varias veces al ser preguntada por sus aspiraciones presidenciales. Y allí la vimos.


Aunque a algunos les parezca demasiado pronto para empezar a pensar en otra candidatura después de una desgastante campaña y cuando el ganador ni siquiera ha empezado a gobernar. Pero así es la dinámica electoral estadounidense, no han terminado de contarse todos los votos de los últimos comicios y ya se empieza a identificar a los nuevos presidenciables.

Vea también: Los ocho vestidos con los que Michelle Obama deslumbró en los discursos del Estado de la Unión:

Los ocho vestidos con los que Michelle Obama deslumbró en los discursos del Estado de la Unión

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés