null: nullpx
Elecciones en EEUU 2020

Las mujeres que aspiran a la candidatura presidencial enfrentan un enemigo en común: el machismo

Aunque las candidatas cuentan con una amplia trayectoria política y profesional, su punto de partida en la carrera no es igual que el de sus pares masculinos.
18 May 2019 – 10:45 AM EDT

Las seis mujeres que compiten en la primaria presidencial demócrata tienen plataformas muy diferentes en sus campañas, pero algo que las une a todas son los obstáculos propios de su género, que aún son un problema en el terreno político y que las ponen en una clara desventaja frente al resto de los candidatos.

Tulsi Gabbard, Kirsten Gillibrand, Kamala Harris, Amy Klobuchar, Elizabeth Warren y Marianne Williamson ya han hecho historia al componer el grupo más grande de mujeres en aspirar a la nominación de uno de los dos principales partidos del país.

Los temas en sus agendas de campaña varían desde oponerse a la intervenciones militares en Siria, igualdad para la mujer, derechos civiles, combatir la crisis de drogas hasta desigualdad salarial.

Un nuevo reporte titulado “Que gane la mejor mujer” del centro para educación y fuerza de trabajo de la Universidad de Georgetown detalló que las expectativas en torno a las mujeres en la política aún están enraizadas en estereotipos sobre sus roles como cuidadoras.

“Las características asociadas con estos roles no son vistas necesariamente como compatibles con las responsabilidades de un comandante en jefe”, aseguró el estudio.

El centro incluyó resultados de un análisis hecho en base a la Encuesta Social General (GSS), un estudio sociológico creado por la Universidad de Chicago, que colecta información sobre experiencias, actitudes y prácticas de los estadounidenses.

El reporte explicó que para tener éxito en posiciones de liderazgo las mujeres deben ser fuertes y decisivas, pero al hacerlo arriesgan ser penalizadas por violar las normas sociales.

“Su éxito en roles asociados con los hombres pueden tener consecuencias negativas, incluyendo hacerlas menos agradables al público. Los estudios han demostrado que ser agradable es más importante que cualquier factor para el éxito de una mujer en una carrera política”, detalló el documento.

“Las mujeres todavía enfrentan desventajas serias a la hora de competir. Aunque el problema ha mejorado, todavía están sometidas a una métrica injusta. La gente las trata de evaluar con los parámetros de una estructura que está diseñada para los hombres, en cuanto a su desempeño en política”, aseguró a Univisión Noticias Cristina Reynolds, vicepresidente de comunicaciones de Emilys List.


¿Por qué es diferente?

En Washington, líderes de ambos partidos hablan comúnmente de cómo las mujeres y hombres tienen las mismas capacidades para hacer política. Pero ¿existen diferencias a la hora de ejercerla?

Según expertas como Debbie Walsh, directora del Centro para Mujeres Americanas y Política de la Universidad de Rutgers, las necesidades de hombres y mujeres en su vida diaria son distintas y eso los hace tener una actitud y entendimiento de los temas con amplias variaciones.

“Cuando hemos investigado a las mujeres nos hemos dado cuenta que tienen como prioridad en su agenda temas relacionados con mujeres, familias, niños, sin importar el partido”, dijo Walsh a Univisión Noticias.

“Los hombres que compiten por la presidencia pueden hablar y entender los temas de familia y mujeres, pero lo hacen desde su propia experiencia de vida”, agregó.


Mientras organizaciones pro mujeres se han esforzado por igualar el terreno, una parte de la opinión pública aún tiene una opinión desfavorable de las mujeres en política.

Según el estudio de Georgetown en 2018, un 13% de los estadounidenses continúa pensando que “las mujeres están menos preparadas para la política y eso es suficiente para perder una elección”.

En cuanto a la afiliación política, el estudio mostró que existe un nivel de discriminación mayor hacia las mujeres entre los participantes que se identifican como republicanos fuertes.

En 1974 casi 3 de 4 hombres que se identificaban como republicanos fuertes creían que las mujeres estaban menos preparadas emocionalmente para la política que los hombres.

Entre demócratas y mujeres republicanas la cifra llegaba a 54%. La incomodidad con las mujeres en la política declinó para todos los grupos, pero en 2016 la diferencia entre republicanos y demócratas fuertes aumentó.


“Para 2018 republicanos fuertes de ambos sexos se mostraron tres veces más propensos a discriminar en contra de las mujeres en política que los demócratas”, detalló el documento.

Las mujeres candidatas, a su vez, son más proclives a identificarse con el partido demócrata que los hombres. Actualmente el Congreso cuenta con 131 mujeres, un récord histórico. De ellas 108 son del Partido Demócrata y 23 del Partido Republicano.

“Las prioridades en la agenda de las mujeres en política son económicas; cómo las propuestas afectan a sus familias. Se sienten más vulnerables económicamente que los hombres, ganan menos dinero”, explicó Walsh.

“Una de las razones porque las mujeres apoyan más a los demócratas es porque sienten que el gobierno tiene que jugar un rol más fuerte en asegurarse que la red de seguridad social está ahí”, aseguró.

La educación es clave

Según el reporte, el mayor cambio en la opinión pública respecto al rol de las mujeres en política es proporcional al nivel de educación de los participantes.

“En 1974 entre 31% y 55% de hombres y mujeres con todos los niveles de educación tenían una visión negativa de la mujer en política. Sin embargo, con el tiempo esos números han bajado demostrando una tendencia”, explicó el documento.

En 2018 las personas con mayores niveles de educación mostraron ser más proclives que sus pares no educados a creer que las mujeres están preparadas emocionalmente para la política. 19% de los estadounidenses con educación de un nivel menor a secundaria dijeron que los hombres están más preparados, en comparación con sólo 7% de quienes tienen un máster o más.

“Estos resultados apoyan la creencia de que la educación es un antídoto a la intolerancia, al menos cuando toma la forma de discriminación en contra de las mujeres en política. Además indican que factores como sexo, edad, ingresos y raza en contra de las mujeres en política, ha declinado a lo largo del tiempo”, explicó el reporte.

Cobertura medial

Según Reynolds otra de las desventajas fuertes que enfrentan las mujeres en terreno es la cobertura medial, ya que en general los medios tienden a poner más atención a candidatos, incluso cuando aún no han lanzado su candidatura.

“Las mujeres comenzaron mucho antes con sus campañas y no están recibiendo el mismo nivel de cobertura. Necesitan las mismas oportunidades. Esto genera un círculo vicioso porque si no tienes suficiente cobertura, no suben en las encuestas y entonces reciben menos donaciones, y eso a su vez hace que obtengan menos cobertura medial”, aseguró Reynolds.

Las encuestas nacionales de Real Clear Politics aún están concentradas en Joe Biden con un 41.4% en promedio y Bernie Sanders con un 14.6%. Quienes le siguen son Warren con 8% y Harris con 7%, las únicas dos mujeres que hasta ahora han logrado posicionarse en las encuestas, aunque ninguna ha logrado tomar la cabeza en la carrera por la nominación demócrata.

En fotos: Estos demócratas confían que pueden sacar a Trump de la Casa Blanca en 2020

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés