null: nullpx
Donald Trump

La furia de Trump contra Robert Mueller luego de que el fiscal especial no lo exoneró

Un día después de que Mueller aclarara públicamente que él no exoneraba al presidente de delitos de obstrucción a la justicia como el mismo Trump dice, el presidente atacó al fiscal especial en furiosos tuits y comentarios desde la Casa Blanca.
30 May 2019 – 12:44 PM EDT

El presidente Donald Trump atacó este jueves al fiscal especial Robert Mueller un día después de que este dijera explícitamente que "si tuviera confianza realmente en que el presidente no cometió un delito" lo hubiera dicho.

Trump dijo que Mueller es un "anti-Trump" y está "en conflicto" totalmente con él porque tuvo discusiones sobre asumir la posición de director del FBI, puesto que Mueller ocupó por 12 años. Dijo que además Mueller "ama" a otro exjefe del FBI James Comey, a quien Trump despidió abruptamente en 2017.

"Él ama a Comey (...) Ya sea por amor o por algo profundo, estaba en conflicto", dijo Trump.

Continuando con sus comentarios furiosos contra Mueller, indicó erróneamente que si el fiscal especial hubiera tenido evidencia contra él hubiera presentado cargos, algo que específicamente el fiscal especial explicó que no puede hacer con un presidente en funciones debido a reglas del Departamento de Justicia (DOJ).


La embestida de Trump comenzó primero en Twitter y luego frente a la Casa Blanca esta mañana, cuando el presidente habló brevemente con los medios antes de emprender viaje para un evento a Colorado. Luego, continuó nuevamente por Twitter.

"Robert Mueller llegó a la Oficina Oval (junto con otros posibles candidatos) buscando ser nombrado director del FBI. Él ya había estado en esa posición por 12 años, le dije que NO. Al día siguiente fue nombrado fiscal especial - Un conflicto de intereses total. ¡Bien!", dijo el presidente.


"Mueller nunca debió haber sido elegido", dijo Trump sobre el ahora ex fiscal especial, quien fue designado por el ex vicefiscal general Rod J. Rosenstein, un representante republicano de Trump.

Trump también citó una disputa comercial con Mueller que puede referirse a una acusación del presidente sobre desacuerdos sobre las cuotas de una membresía de Mueller a un club de golf de Trump.

La ayuda de Rusia

Además, en uno de los tuits pareció reconocer por primera vez que Rusia pudo haber operado para ayudar a que él sea elegido presidente en 2016, como lo determinó la inteligencia estadounidense.

"Rusia, Rusia, Rusia! Eso es todo lo que tú escuchabas al principio de este juego de caza de brujas... Y ahora Rusia ha desaparecido porque yo no tenía nada que ver con que Rusia me ayudara a ser elegido. Fue un crimen que no existía. (...) ¿Podría ser esto una obstrucción? No, Mueller tampoco encontró Obstrucción. ¡Acoso presidencial!" dijo desde su cuenta de Twitter.


Pero poco después lo negó en los jardines de la Casa Blanca y dijo que Rusia "no lo ayudó a llegar a la presidencia".

Generando confusión

Más allá de las acusaciones de Trump contra Mueller de supuesto conflicto, los comentarios del presidente suman confusión al caso conocido como 'Rusiagate'. Mueller precisamente intentó clarificar ciertos puntos este miércoles, en su primera aparición pública desde que fue nombrado fiscal especial.

En la opinión pública hubo desconcierto sobre porqué Mueller no acusó al presidente para enjuiciarlo por posibles delitos de obstrucción a la justicia si halló 10 ocasiones en las que el Trump trató de que la investigación no siga.

Mueller explicó cuidadosamente que acusar a Trump "nunca fue una opción" porque un presidente en ejercicio no puede ser acusado de un delito federal de acuerdo con normas del DOJ. "Eso es inconstitucional", aclaró Mueller.


Mueller recalcó que si hubiera podido exonerar al presidente, lo habría hecho.


Acto seguido explicó que la Contitución, sin embargo, contempla otros procedimientos para continuar investigando y acusar, eventualmente, a un presidente en funciones. Se refería tácitamente al impeachment, proceso que debe ser comenzado por la Cámara de Representantes, ahora en manos demócratas.

Respecto a los ecos cada vez más sonoros de numerosos demócratas a comenzar los procesos de impeachment, Trump dijo que esa es "una palabra sucia" y que "no tiene nada que ver conmigo (...) No hubo un alto crimen y no hubo delito menor". Reiteró que las investigaciones son "un hostigamiento presidencial".

Las 37 acusaciones y acuerdos de culpabilidad que dejó la investigación de Mueller sobre el ‘Rusiagate’ (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés