null: nullpx

Gobernador de Puerto Rico acusa a Marco Rubio de dar la espalda a la isla con la reforma de impuestos

Ricardo Rosselló criticó al senador de Florida por apoyar el proyecto republicano, que según el gobernador tendrá "efectos potencialmente devastadores" sobre la isla.
19 Dic 2017 – 5:24 PM EST

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, acusó al senador republicano Marco Rubio de haber dado la espalda a los puertorriqueños, luego de que decidiera apoyar la reforma de impuestos de su partido días después de haberse reunido con líderes boricuas para conocer los efectos negativos que podría tener el proyecto sobre la isla.

“Estoy muy decepcionado con el hecho de que el senador Rubio votará a favor de esta propuesta, particularmente luego de que tuvimos la oportunidad de abordar sus efectos potencialmente devastadores sobre Puerto Rico”, afirmó Rosselló en declaraciones publicadas por el diario Miami Herald.

Ante el voto final sobre el proyecto este martes, Rosselló aseguró que tendrá un efecto en las elecciones de 2018; prometió que los millones de puertorriqueños viviendo en los 50 estados mostrarán su descontento en las urnas. "Evaluaremos quiénes le dieron la espalda a Puerto Rico al aprobar una medida que va en contra del espíritu de la ley", afirmó.

"Para mí es clarísimo que, ya que no tenemos representación directa, tendremos voces sustitutas, ya sean los puertorriqueños que se han mudado a Estados Unidos o la comunidad latina en general", agregó.

El gobernador ya había demostrado su enojo con Rubio el pasado viernes, luego de que quedara claro que la medida pasaría un voto sin los cambios que hubieran beneficiado a la isla. Ese día Rubio anunció que apoyaría la medida.

"El senador Rubio parecía entender el significado de su impacto severo sobre Puerto Rico. Es decepcionante", dijo Rosselló el viernes en entrevista con el medio NBC News.

Los más altos funcionarios en la isla habían pedido que se trate a Puerto Rico, que es un territorio estadounidense, como si fuera un estado en la reforma tributaria. Y es que la isla es considerada un país extranjero para efectos de algunas tarifas y aranceles federales que el proyecto republicano contempla aumentar, en un intento por incentivar la industria en territorio doméstico.

En concreto, Rosselló y otros funcionarios de Puerto Rico exigían que no se le cobre a empresas en la isla el 12.5% de las ganancias a raíz de la propiedad intelectual y el 10% por la erosión de base, entre otras tarifas que se le cobrarían a compañías con filiales en el extranjero bajo el plan republicano. Estas tarifas, argumenta Rosselló, le quitan incentivos a las compañías que quieran mantener sus sucursales en la isla.

Los funcionarios de la isla llevaban más de un mes abogando por cambios al proyecto de reforma y sus voces habían llegado a la capital.

En noviembre, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, había reconocido que la reforma de impuestos podría tener un impacto negativo sobre Puerto Rico. Ryan había prometido evitar ese desenlace durante el período de conferencia o reconciliación, en el que se redacta una versión final de la ley que mezcla las versiones aprobadas por separado por la Cámara de Representantes y por el Senado.

"Es nuestra intención hacerle mejoras a nuestro proyecto de reforma tributaria en relación a (cómo afecta a) Puerto Rico cuando vayamos a la conferencia", había dicho Ryan a mediados de noviembre, en un comunicado que publicó junto a la comisionada residente (o congresista sin poder de voto) de Puerto Rico, Jenniffer González.

Sin embargo, las mejoras nunca fueron aprobadas, por lo que Rosselló asistió la semana pasada a Washington para buscar el apoyo de congresistas como Rubio.


Tras una reunión con el senador, Rosselló había expresado esperanza de que Rubio ayudaría a "revisar el lenguaje de la reforma contributiva federal" antes de que pasara a un voto final.

Sin embargo, la reforma parece estar encaminada a convertirse en ley este martes en la noche sin los cambios que pedían los funcionarios de la isla.

“Muchos senadores y congresistas vinieron a Puerto Rico y prometieron su apoyo. Pero cuando llegó el momento de apoyar a Puerto Rico, esencialmente nos abandonaron”, lamentó el gobernador.

Madre puertorriqueña y sus hijas buscan una segunda oportunidad tras el paso del huracán María

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaImpuestos

Más contenido de tu interés