null: nullpx
Puerto Rico

En kayaks, botes y a nado: puertorriqueños piden también en el mar la renuncia a un Rosselló cada vez más aislado

“Somos más y no tenemos miedo”, volvieron a clamar este domingo decenas de personas en una inusual manifestación en las aguas detrás de La Fortaleza, la casa oficial del gobernador Ricardo Rosselló. Esto mientras se unen al pedido de renuncia más voces de alto nivel, desde la vicepresidenta de su partido hasta candidatos a la nominación presidencial demócrata en Washington.
21 Jul 2019 – 4:51 PM EDT

VIEJO SAN JUAN, Puerto Rico.- El mar que bordea la casa oficial del gobernador Ricardo Rosselló se llenó este domingo de decenas de puertorriqueños que, en kayaks, botes y a nado, exigieron la renuncia a un líder que ha quedado prácticamente aislado políticamente. Esto en medio de acusaciones de corrupción en su administración y el escándalo del chat con insultos y mofas entre él y su equipo cercano.

Bajo un sol intenso y con canciones, como la tradicional ‘Preciosa’ de fondo, cerca de 100 personas gritaron dos de las frases que más se han escuchado en las calles desde que fue develado hace una semana el contenido de las casi 900 páginas del chat de Telegram: “Ricky, renuncia” y “somos más y no tenemos miedo”. Las consignas eran acompañadas también con cacerolas y gritos de apoyo de las personas en una concurrida Vereda del Morro.

”Quisimos dejarle saber al gobernador que, ya sea en tierra o en el mar, estamos en contra de su gobierno, de los abusos”, dijo Ángel Jiménez, quien protestó desde su kayak. “Le exigimos que recapacite en su posición de quedarse en el gobierno, ya que le ha hecho un daño enorme al pueblo y se ha perdido la confianza”, agregó.


Una reunión en domingo

Mientras las aguas detrás de La Fortaleza, la casa oficial de Rosselló, se llenaban de gritos y banderas, dentro de la mansión, el gobernador convocó a jefes de las agencias de gobierno durante la mañana, informó el periódico El Nuevo Día. Se desconocía el motivo de la reunión, pero ese diario citó a un portavoz del gobierno diciendo que se trataba de un encuentro agendado con anterioridad.

El mandatario, de 40 años, no ha sido visto en público desde el martes pasado, cuando ofreció una conferencia de prensa de casi tres horas en la que ofreció una disculpa por las conversaciones del chat y negó haber cometido algún delito. Desde entonces, se ha limitado a colocar fotos en sus redes sociales mostrando reuniones con su equipo de trabajo.

En las calles, sindicatos, artistas y activistas convocaron para la mañana de este lunes una manifestación que se espera sea mayor a la que el miércoles pasado congregó a por lo menos 100,000 personas (algunas estimaciones alcanzan las 400,000) en el Viejo San Juan. La marcha recordaría, además, la histórica protesta que en el 2000 se tomó las principales vías de la capital para pedir la salida de la Marina estadounidense de la isla de Vieques.


Aislado y sin salir en público

La peor crisis sufrida por el gobierno de Rosselló ha llevado a que políticos de peso, tanto en Puerto Rico como en Washington, le pidan al gobernador ceder su cargo y poner en marcha una transición ordenada de cara a las elecciones del 2020.

La vicepresidenta del partido oficialista y encargada de representar a Puerto Rico en Washington, Jenniffer González, sentenció que Rosselló se encuentra en “modo de supervivencia”, mientras que el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, demandó al gobernador que actúe “diligentemente” y al menos aclare si seguirá como líder del Partido Nuevo Progresista. En Estados Unidos, candidatos a la nominación demócrata, como Bernie Sanders y Elizabeth Warren, se unieron a las voces que exigen su salida.

De no ceder su silla, Rosselló podría enfrentarse a un proceso de destitución en la Legislatura local, donde ya se dieron los primeros pasos para ello. La semana pasada, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Méndez, conformó un grupo de abogados que analizará si alguna de las conversaciones del chat contiene indicios de algún delito y recomendará si procede activar por primera vez el mecanismo de destitución amparado por la Constitución de Puerto Rico.

La publicación del chat con insultos sexistas y homofóbicos fue apenas el detonante que llevó a los puertorriqueños a las calles. En la isla, un territorio estadounidense, la ira ha sido alimentada por años de acusaciones de corrupción en diferentes gobiernos, un manejo económico que la dejó en quiebra y por la respuesta de la actual administración ante las miles de muertes ocasionadas por el huracán María en septiembre de 2017.

Por cuarto día consecutivo, puertorriqueños se lanzan a las calles pidiendo la renuncia de Roselló, quien declaró que no piensa dimitir

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Puerto RicoProtestasCorrupción

Más contenido de tu interés