null: nullpx

Cuatro rostros que vinculan a la Casa Blanca de Trump con el racismo de la derecha alternativa

Tras la explosión de violencia racial en Charlottesville, la líder de los demócratas en el Congreso , Nancy Pelosi, pidió al presidente Trump que despida a su estratega jefe Steve Bannon y “otros simpatizantes del supremacismo blanco” dentro de la Casa Blanca, para demostrar que su mensaje contra el racismo fue sincero.
14 Ago 2017 – 7:18 PM EDT

El presidente Donald Trump ha sido muy criticado por quienes consideran que su tardía condena a l a violencia ejercida por grupos racistas y supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, el fin de semana, es indicio de que la Casa Blanca alimenta de alguna manera el discurso intolerante de esos sectores.

Finalmente, el lunes, dos días después de los eventos y en medio de una gran presión de casi toda la sociedad estadounidense, el presidente denunció por su nombre a los racistas, un grupo en el que incluyó a supremacistas blancos y miembros del Ku Klux Klan.


Sin embargo, no todos están convencidos, y creen que la demora y tibieza del presidente se explica por la presencia de quienes consideran representantes de la llamada Alt Righ o Derecha Alternativa que tiene entre sus colaboradores, el principal de ellos, su estratega jefe Steve Bannon.

“Si el presidente es sincero sobre el rechazo al supremacismo blanco, debería remover toda duda despidiendo a Steve bannon y todos los otros simpatizantes de supremacistas blancos de la alt-right en la Casa Blanca”.

No es la primera vez que Pelosi arremete contra Bannon. Cuando fue nombrado en noviembre pidió al entonces presidente electo Mike Pence convencer a Trump que no le diera cargo alguno en el gobierno porque se trataba de una “nacionalista blanco”.

Junto a Bannon, otros asesores del presidente son señalados como cercanos al movimiento ultra conservador cuyas ideas promueven el odio contra judíos, negros y otras minorías.

Steve Banon, estratega jefe del presidente

Bannon, de 62 años ha sido oficial naval, banquero y productor de Hollywood. En agosto de 2015 tomó las riendas de la turbulenta campaña de Trump que manejaba el veterano operador político Paul Manafort y luego fue nombrado por el presidente como su “estratega jefe” en el equipo de la Casa Blanca.

El estratega presidencial era el presidente de Breitbart News , un sitio web considerado como el brazo mediático de la Alt-Right, o derecha alternativa, un movimiento difuso y voluble de internautas ultranacionalistas que, según algunos expertos, encarnan la nueva generación de supremacistas blancos.


Breibart ha sido muy virulenta no solo contra los liberales, sino contra republicanos y conservadores que consideran “moderados” como el senador por Florida Marco Rubio o el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan.

Se asume Bannon que sigue en contacto con la plana editorial, gracias a una dispensa que le permite no observar la norma que indica que el personal del gobierno no puede vincularse con sus antiguos empleadores.

Aunque en la Casa Blanca Bannon ha mantenido un perfil mayormente bajo, muchos aseguran que ejerce gran influencia en la manera como el presidente conduce sus asuntos de gobierno. Las críticas a los políticos y medios de comunicación “tradicionales” que frecuentemente expresa Trump son consideradas por algunos como ecos de las ideas de su asesor.

Stephen Miller, asesor politico presidencial

Miller, 31 años, llegó al equipo de Trump de la mano del ahora secretario de Justicia, Jeff Sessions, para quien trabajó como director de comunicaciones cuando era senador por Alabama. El joven asesor también fue secretario de prensa de la ex congresista Michelle Bachman.


Ha sido el principal redactor de los discursos del presidente, incluyendo el polémico mensaje inaugural del 20 de enero de 2017, en el que Trump asumió un tono nacionalista y combativo que indicaba que el espíritu de la campaña no había desaparecido para los nuevos ocupantes de la Casa Blanca.

Es considerado una de las voces más radicales contra todo tipo de inmigración y ha estado al centro del diseño de la política migratoria de Trump, desde la creación junto a Bannon de las órdenes ejecutivas que buscaban restringir la inmigración de ciudadanos de un grupo de países de mayoría musulmana, hasta el reciente respaldo que dio la Casa Blanca a un proyecto de ley republicana para restringir la inmigración legal.

Al defender esta última, Miller entró en un pugilato en la Casa Blanca sobre la simbología y significado de la Estatua de la Libertad con el periodista de CNN Jim Acosta, quien es de origen cubano.

Sebastian Gorka, asistente del presidente

Es un estadounidense nacido en Reino Unido de padres húngaros. Por un tiempo vivió en Hungría, donde se especializó en temas de terrorismo. En 2008 se mudó a EEUU para trabajar en esa área en la Universidad de Defensa, en Washington.

Tras varias experiencias en el mundo académico (consideradas irrelevantes por algunos analistas y expertos), en 2014 se convirtió en editor de asuntos de seguridad nacional de Breibart, donde trabajó con Steve Bannon.


Gorka estuvo al centro de una gran polémica cuando exhibió medallas húngaras que le fueron entregadas a su padre por el gobierno colaboracionista que controló Hungría durante los años de la Segunda Guerra Mundial y cuyo líder expresaba abiertamente sus ideas antisemitas.

Apenas la semana pasada, Gorka ofreció unas declaraciones asegurando que los medios prestaban demasiada atención a la supuesta amenaza de los supremacistas blancos, ratificando su opinión de que sus acciones son incomparables con las de extremistas radicales islámicos.

Julia Hahn, asistente especial del presidente

A pocos días de asumir el poder, Donald Trump nombró a Hahn, de 25 años, como asesora de la Casa Blanca, a donde llegó desde Breibart.

Antes de escribir para Breitbart, Hahn fue portavoz de Dave Brat, el congresista ultra conservador de Virginia que desbancó sorpresivamente en 2014 al entonces líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes Eric Cantor, haciendo una campaña contra cualquier reforma migratoria.

Hahn también fue productora del show de la activista conservadora Laura Ingraham. Pero según su biografía, no estudió Periodismo y sólo tiene un diploma en Filosofía de la Universidad de Chicago.

Durante la campaña presidencial, el congresista Raul Labrador, uno de los más conservadores dela bancada republicana, se negó a responderle si estaba de acuerdo con prohibir la entrada de personas a Estados Unidos según su religión aduciendo que Hahn no era “una periodista de verdad”.

Los textos publicados por Hahn desde julio de 2015 ofrecen la visión de un Estados Unidos arrasado por crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados, donde ambos partidos están en una cruzada para imponer el Islam.

En fotos: Así fue el violento atropello durante una marcha de supremacistas blancos en Charlottesville

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés